TGI entra al negocio del transporte de crudo

La empresa filial del Grupo de Energía de Bogotá anunció que compró el 7,78 por ciento de la participación del proyecto Oleoducto al Pacífico, que pretende transportar petróleo de tipo pesado desde los Llanos Orientales hasta Buenaventura.

El objetivo de la compra es ampliar su portafolio en hidrocarburos.

Es la primera inversión que hace la compañía en un oleoducto.

Archivo Portafolio.co

Es la primera inversión que hace la compañía en un oleoducto.

Empresas
POR:
julio 02 de 2014 - 03:18 p.m.
2014-07-02

En un momento en el que se pone en duda la viabilidad del negocio de transporte de hidrocarburos por oleoductos, la Transportadora de Gas Internacional, TGI, decidió apostarle a este sector mediante la adquisición de 7,78 por ciento de las acciones del Oleoducto al Pacífico.

“Es una estrategia de diversificación para aportarle al desarrollo de proyectos importantes, como el Oleoducto del Pacífico, nuestra experiencia en la construcción, operación y mantenimiento de la infraestructura de transporte, independiente de los combustibles que se muevan por esta”, explicó el presidente de TGI, Ricardo Roa Barragán.

Este no sería el único proyecto de transporte de combustibles líquidos en el que estaría interesada la empresa.

Sin confirmar cuáles serían las próximas apuestas de la empresa, Roa Barragán explicó que antes de terminar el año tendrán definido un nuevo portafolio de proyectos de transporte de gas y líquidos en los que buscarán invertir.

Expertos del sector aseguran que un nuevo jugador con la experiencia en infraestructura de TGI, y el respaldo financiero de la Empresa de Energía de Bogotá, EEB, incentivará la llegada de nuevos inversionistas al sector.

Y es que el negocio del transporte de hidrocarburos por oleoductos en Colombia está dominado por Ecopetrol, mediante su filial de infraestructura Cenit, que tiene participación mayoritaria en los principales ductos de crudo que operan en el país, entre ellos Caño Limón, Ocensa y el Oleoducto de Colombia.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Pétróleo, Acipet, Hernando Barrero Chaves, el país tiene una necesidad sentida de este tipo de infraestructura, pues la industria está dependiendo mucho de los carro tanques para mover su producción.

“Los oleoductos requieren inversiones cuantiosas, pero si nuevas empresas miran este sector como parte de una diversificación de su oferta, el negocio se vuelve más atractivo. Esto favorece a la industria porque, de esta manera, se pueden llevar a cabo nuevos proyectos que Ecopetrol no puede hacer sola”, señaló Barrero Chaves.

EL OLEODUCTO

El Oleoducto del Pacífico tiene el objetivo de conectar los campos petroleros del centro del país con el puerto de Buenaventura, para facilitar la exportación de crudos pesados hacia el Asia-Pacífico, y tendrá un costo estimado de 5 mil millones de dólares.

Este proyecto fue impulsado desde un principio por la firma canadiense Enbridge y en la sociedad participan siete empresas, además de TGI.

Aunque el proyecto aún está en estudios de viabilidad financiera, el cronograma indica que a finales de este año debería tenerse ya los diseños en detalle y a mediados del 2015 iniciarían la fase de construcción de la estructura.

Para el 2018 se tiene planeada la entrada en operación del oleoducto.

La obra tendrá 760 kilómetros de longitud y un diámetro entre 30 y 36 pulgadas, con seis estaciones de bombeo. Además, se estima que la capacidad de transporte del oleoducto estará entre 250 y 400 mil barriles de petróleo por día.

Es el primer proyecto de transporte de crudo en el que invertirá TGI, que es actualmente la empresa transportadora de gas con mayor participación en el mercado nacional. En la adquisición de las acciones del oleoducto, TGI invirtió cerca de 5 millones de dólares.

EL FOCO SEGUIRÁ SIENDO EL TRANSPORTE DE GAS

De acuerdo con el presidente de TGI, el hecho de que la empresa busque diversificar sus negocios no implica que haya una reorientación del modelo de la empresa.

“Consideramos que en el país aún hace falta mucho por hacer el término de tener una red de transporte de gas seguro y confiable, para lo cual presentamos un banco de proyectos importantes ante la Unidad de Planeación Minero Energética, Upme, y el Ministerio de Minas y Energía”, explicó el presidente de la transportadora de gas.

Este banco de proyectos estima inversiones de 2.500 millones de dólares e incluye proyectos de ampliación de infraestructura existente y nuevos ductos de transporte y plantas de compresión para garantizar la confiabilidad del sistema.

Economía y Negocios