Toshiba, un gigante a punto de caer

Las acciones de la tecnológica se desplomaron hoy 12 por ciento. 

Satoshi Tsunakawa

Satoshi Tsunakawa, presidente de Toshiba Corp.

Satoshi Tsunakawa, presidente de Toshiba Corp.

POR:
Reuters
marzo 15 de 2017 - 05:20 p.m.
2017-03-15

Toshiba Corp ofreció a sus acreedores acciones de su unidad de chips de memoria como garantía para asegurar el refinanciamiento de su deuda, dijeron este miércoles fuentes informadas del tema.

La información se conoce un día después de que por segunda vez el conglomerado industrial japonés no presentó sus resultados auditados del tercer trimestre. Además, la empresa dijo que considera la venta de una participación mayoritaria en Westinghouse, su unidad de energía nuclear en Estados Unidos.

Lea: (Toshiba y Sony cierran acuerdos definitivos).

En una reunión con acreedores este mismo miércoles, Toshiba ofreció además acciones en otras firmas del grupo, junto a bienes raíces como garantías, dijeron las fuentes. Los acreedores tienen hasta el 24 de marzo para responder. Un portavoz dijo que la empresa considera varias opciones para asegurar fondos pero que no tenía nada que anunciar por ahora.

Toshiba está ofreciendo gran parte, o incluso la totalidad, de su preciado negocio de chips de memoria para lidiar con la próxima amortización por 6.300 millones de dólares por Westinghouse y para crear un colchón para potenciales pérdidas. Hoy, las acciones de Toshiba se hundieron un 12 por ciento, afectadas por el temor a que deje de cotizar en bolsa y por la falta de claridad sobre si la empresa se acogerá al capítulo 11 de la Ley de quiebras estadounidense, lo que podría frenar las pérdidas.

Lea: (Isagen y Toshiba firman pacto para energía geotérmica).

El martes, la Bolsa de Tokio colocó el papel en su lista de supervisión. Pese a que el movimiento se produjo automáticamente luego que la empresa no pudo entregar garantías sobre sus controles internos tras un escándalo contable en 2015, sí acrecienta el riesgo de que el papel deje de cotizar en bolsa.

Toshiba además amplió una investigación dentro de Westinghouse tras descubrir que ciertos ejecutivos ejercieron "presiones inapropiadas" en la contabilidad para la adquisición de una firma de construcción de plantas de energía nuclear de Estados Unidos. 

En el 2015 Toshiba se vio implicada en un caso de manipulación de cuentas que diezmó a la anterior dirección. El conglomerado vuelve a estar en crisis tras pedir un segundo aplazamiento para publicar sus cuentas, después de haber pedido uno a mediados de febrero que vencía este martes. "Creemos que aún necesitamos cuatro semanas", explicó el martes el conglomerado en un comunicado, en el que se disculpa ante sus accionistas e inversores. Las autoridades le han otorgado un nuevo plazo, hasta el 11 de abril.

Lea: (Toshiba quiere aumentar su presencia en puntos de venta).

El mes pasado la dirección de Toshiba sólo logró dar "estimaciones de resultados" en las que se hablaba de una 'depreciación' de 712.500 millones de yenes (5.800 millones de euros, 6.150 millones de dólares) en sus actividades nucleares en Estados Unidos debido a malos cálculos de su filial Westinghouse.

También dijo temer para el ejercicio 2016-17 una pérdida neta de 390.000 millones de yenes. Se trata de datos no corroborados por los contables y que siguen sin estarlo, pese a que el grupo los volvió a presentar este martes, siempre con carácter provisional.

En otro comunicado, Toshiba confirmó que varios directivos de Westinghouse impulsaron a sus subordinados a manipular las modalidades financieras de la operación de compra de la sociedad CB&I, una operación que está en el origen de los problemas financieros actuales. "La crisis de la filial Westinghouse alcanza su apogeo" afirmó el martes el periódico Nikkei, la 'biblia' de los medios financieros japoneses.

Toshiba aseguró que está estudiando deshacerse de la mayoría de su actividad nuclear extranjera. "Todas las hipótesis están sobre la mesa", incluso una suspensión de pagos de Westinghouse, declaró el presidente ejecutivo de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, en una rueda de prensa.

Pero "aún no se ha decidido nada", precisó. "En el pasado hemos hecho operaciones de fusiones-adquisiciones, hemos fracasado, debemos arrepentirnos" admitió el presidente ejecutivo de Toshiba, una marca centenaria, ahora en plena crisis. Westinghouse fue comprada por Toshiba hace diez años, por un elevado precio de más de 4.000 millones de dólares.

Siga bajando para encontrar más contenido