Trabajadoras de Reficar se defienden de acusaciones de la senadora Daira Galvis

Unas 50 mujeres firman una carta y dicen que "sienten vulnerada su integridad como mujeres". Galvis dijo que 'prepagos' se incluyeron a la nómina.

Refinería de Cartagena

La Refinería de Cartagena es uno de los complejos industriales más grandes e importantes para la economía colombiana.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 05 de 2016 - 01:06 p.m.
2016-05-05

Esta semana, en la sesión plenaria del Congreso en la que se cuestionó el despilfarro de cerca de 4.000 millones de dólares en la obra de renovación y construcción de la Refinería de Cartagena, una de las senadoras citantes, Daira Galvis, señaló que entre los hechos de corrupción estaba el que en la nómina de Reficar se habían incluido mujeres prepago.

Tras esta acusación, de la cual la congresista advirtió que tenía cómo comprobarlo, un grupo de empleadas de Reficar respondió, a través de una carta dada a conocer por Ecopetrol, que sentían vulnerada su integridad "como mujeres profesionales y técnicas con amplia experiencia y formación, altamente capaces y comprometidas con el desarrollo del país con nuestro conocimiento, trabajo y dedicación".    

"En respuesta a sus declaraciones realizadas el día de ayer (pasado martes), en el marco del debate de control político en la plenaria del Senado de la República, las mujeres en la nómina de Reficar nos pronunciamos al ver vulnerada nuestra integridad como mujeres profesionales y técnicas con amplia experiencia y formación, altamente capaces y comprometidas con el desarrollo del país con nuestro conocimiento, trabajo y dedicación.

Somos madres, hijas, esposas y miembros de familia y rechazamos el señalamiento realizado como prepagos que se nos endilga. Nuestros salarios corresponden al cargo y a la responsabilidad asignada y en ningún momento fueron tasados por encima de la tabla salarial existente para el Proyecto.

Objetamos el trato discriminatorio, acusador e infundado y exigimos respeto, en nuestra condición de mujeres colombianas. De manera respetuosa le solicitamos presente pruebas y resarza los daños causados al buen nombre y honra de las abajo firmantes, hoy en la palestra pública". 

Esta carta es firmada por cerca de 50 mujeres y, ahora, será responsabilidad de la senadora Galvis, presentar las pruebas respectivas para que esta investigación -que el país sigue con atención- llegue a feliz término y se defina quiénes fueron los responsables de los sobrecostos del proyecto y si en realidad, la corrupción fue tal, que hasta prepagos fueron pagadas con los recursos destinados para la ampliación y modernización de Reficar.