Tres décadas de las Olimpiadas especiales

La Universidad Manuela Beltrán (UMB) incorporó a la vida académica el evento de responsabilidad.

Durante las olimpiadas en la UMB.

Archivo particular

Durante las olimpiadas en la UMB.

Empresas
POR:
octubre 03 de 2014 - 02:01 a.m.
2014-10-03

Esta semana concluyen las ‘XXX Olimpiadas para personas con Discapacidad’, organizadas por la Universidad Manuela Beltrán (UMB), un acto deportivo, recreativo y cultural que tiene como fin brindar un espacio de atención a las personas con algún tipo de discapacidad y mejorar su calidad de vida.

Cerca de 49.000 personas con discapacidad física, mental y sensorial, y su entorno familiar, han sido atendidas por la Universidad Manuela Beltrán (UMB), durante las olimpiadas, actividad que cumple 30 años de labor social.

Desde su creación, en 1984, la UMB ha querido mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad a través del deporte, la cultura y la recreación, convirtiéndose a la vez en el medio para que los estudiantes de la universidad se formen como profesionales con responsabilidad, solidaridad y sentido de servicio social hacia la población más vulnerable.

En sus inicios, el proyecto denominado ‘Olimpiadas para personas con discapacidad’, nace como actividad complementaria en la formación de los estudiantes de la Facultad de Salud, especialmente de los programas de Fonoaudiología y Terapia Ocupacional.

En la actualidad, es una responsabilidad de toda la comunidad universitaria, estudiantes, docentes, directivos y funcionarios. Desde ese momento y con el paso de los años, se ha convertido en uno de los eventos deportivos, culturales y recreativos más importantes del país en el que participan deportistas con discapacidades físicas, cognitivas y sensoriales. Durante tres décadas, las olimpiadas han contado con recreación, cultura y deporte, actividades con las que los organizadores han encontrado el mejor medio de reconocimiento de valores y de inclusión social.

Cabe destacar que en el camino recorrido, en 2007, el proyecto fue declarado como una de las experiencias más exitosas de gestión educativa de las universidades colombianas, durante el ‘Foro de Gestión Educativa en Educación Superior’ organizado por el Ministerio de Educación Nacional.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), reconocida en el mundo empresarial como las actividades que se desarrollan en pro o beneficio de personas vulnerables u organizaciones sin ánimo de lucro, se ha hecho evidente en la Universidad Manuela Beltrán, con ese acto deportivo, desarrollado cada año en el mes de octubre en el que participan personas en diversas disciplinas como el fútbol ocho, fútbol sala, baloncesto, atletismo, natación, patinaje, bolos, ciclismo, Boccia, entre otros.

La visión de este proyecto está encaminada a convertir las olimpiadas en el evento cumbre de todo un proceso de formación e investigación y desarrollo de proyectos de Deporte, cultura y recreación, que contribuyan a la rehabilitación e inclusión de este tipo de población.

El desarrollo del evento ha sido la consecuencia de la formación de los estudiantes a través de valores como solidaridad y compromiso social, para que a través de su formación académica puedan mejorar la calidad de vida de esta población desde cualquiera de los programas académicos que ofrece la institución.