Triplicar ventas en sus nuevas plazas, una meta de Nespresso

Afirma que ‘Colombia –a donde la marca llegó en septiembre pasado– está madura para tomar café de calidad’, que las Américas son estratégicas para ellos y que en el 2015 irán a 2 países más de la región.

Triplicar ventas en sus nuevas plazas, una meta de Nespresso

Claudia Rubio / Portafolio

Triplicar ventas en sus nuevas plazas, una meta de Nespresso

Empresas
POR:
marzo 09 de 2015 - 11:52 a.m.
2015-03-09

Después de trabajar año y medio en el Oriente Medio, Jean-Marc Duvoisin, el actual presidente mundial de Nespresso, transitó durante cerca de seis años por sectores como el 20 de Julio y Cazucá (Bogotá) y ciudades del sur del país, nada fáciles de lidiar para abrirles mercado a los productos de Nestlé, la multinacional a la que pertenece la marca que hoy dirige.

Eso no solo le permitió a este suizo escalar puestos, sino ver nacer como colombianos a sus dos hijos y lograr un excelente español. En septiembre pasado, Duvoisin vino a inaugurar la primera boutique de Nespresso y la semana pasada volvió para visitar a 800 campesinos en Aguadas (Caldas) que hacen parte del programa AAA, y que empiezan a cotizar para su pensión con un porcentaje de la prima especial que Nespresso les paga por los altos estándares de calidad con los que ellos cultivan el grano. Portafolio habló con él.

¿Está produciendo Colombia la calidad y cantidad del café que ustedes requieren?

La empresa está creciendo mucho a nivel global y cada día necesitamos más café, pero de la mejor calidad. El Cauca es de los lugares del mundo que sacan mejor producto y tenemos que ayudar a los campesinos a mejorar los volúmenes.

Ellos están produciendo mucho más y con mejor calidad, pero ahora tienen que invertir porque ya una hectárea no les da abasto. Ese es un problema, pero un problema bueno. Diría que lo actual da para lo que necesitamos, pero no sobra. (80 % de las referencias de Nespresso utilizan café colombiano).

¿Y da para su expansión?

El país puede crecer. Lo que hay que ver es que el mercado del café está evolucionando mucho. Hace diez años era un café mucho más homogéneo.

Hoy día el consumidor conocedor a nivel mundial quiere una experiencia diferente y nosotros lo que necesitamos hacer con el gremio es desarrollar esto, también con diferentes sabores.

¿Cómo pinta el mercado de café para este año?

El consumo de café está creciendo mucho. Esa es una gran ventaja para los países productores y se trata de una tendencia a largo plazo. Ahora, a corto plazo, hay una gran volatilidad, pero es más una consecuencia de la producción.

¿Qué se puede esperar en cuanto al precio?

La tendencia es positiva, aunque el problema es la volatilidad, y esta no depende de Colombia, sino, por ejemplo, de los anuncios en Brasil. Es algo muy complicado para un país productor, y para nosotros también.

¿La volatilidad del dólar les afecta algún plan?

En Nespresso y Nestlé tenemos una visión a largo plazo, por eso las fluctuaciones de corto plazo no son importantes para nosotros. Estamos invirtiendo para unos 20 a 30 años. Como Nespresso está en 60 países se compensan uno con otro. Nunca dejamos de invertir porque la moneda pierda valor.

¿Y eso es válido para Colombia?

El año pasado me preguntaron por qué venir ahora y no antes, y yo pienso que es porque el país ahora está maduro para un café de altísima calidad y de diferentes sabores, que es lo que aportamos.

¿En el 2014 cómo les fue a nivel global?

No doy cifras, pero el negocio va bien porque la categoría (de cafés porcionados en cápsulas) crece mucho.

¿Latinoamérica cómo está en sus planes?

En Brasil somos muy grandes y entramos muy bien en Argentina, donde existe la costumbre de consumir un café muy fuerte. Igual en Chile, México y Colombia nos está yendo muy bien.

¿Cuál es la meta de penetración en la región?

Hace 15 días veíamos los países maduros para entrar y en Latinoamérica hay como dos. Uno puede imaginar que es una opción para este año y el año siguiente. En Europa estamos en casi todos los países, vamos entrando en Rumania y vamos para Ucrania, que es muy prometedor.

¿Qué parte del mercado en la categoría manejan?

Esa cifra tampoco la doy, pero en Europa estamos muy fuertes. Europa del Este es un poco más reciente y podemos crecer bien, incluida Rusia. También crecemos en las Américas y después vendrían los países asiáticos, donde el trabajo a desarrollar es más de fondo porque son más consumidores de té. Ya estamos fuertes también en Australia y Japón. Pero a mediano plazo, es decir dentro de cinco u ocho años, el crecimiento nuestro va a venir de las Américas: EE. UU., donde somos relativamente pequeños en la categoría, y Latinoamérica, donde estamos todavía creando la categoría de las porciones en cápsulas.

¿Cuál es su plan para Estados Unidos?

Queremos triplicar las venta en 3 o 4 años, y en los países donde arrancamos, la idea es acelerar para que cada año vendamos dos a tres veces lo del año anterior.

¿Las ‘boutiques’ y las ventas ‘on line’ cómo se mueven?

Hace 15 años la gente llamaba o hacía los pedidos por computador. Solo después se abrieron boutiques para complementar la imagen de experticia que queríamos con Nespresso. En el caso particular de Colombia, es como el símbolo de la entrada, pero la venta por medios digitales es lo más importante.

Los tres pilares de la facturación son tres: digital, teléfono (que no hay en Colombia) y boutiques. Normalmente van por terceras partes, aunque en algunos países eso varía.

¿Cuántas ‘boutiques’ son?

Unas 400 y este año vamos a abrir de 30 a 40.

neslop@eltiempo.com