Uber pide al Gobierno que los escuche y regule

El servicio de solicitar un vehículo a través de una aplicación tecnológica lo realiza esta empresa hace un año en Bogotá y Cali.

Ana Paula Blanco, directora de Comunicaciones de Uber para Latinoamérica.

Archivo particular

Ana Paula Blanco, directora de Comunicaciones de Uber para Latinoamérica.

Empresas
POR:
noviembre 26 de 2014 - 12:02 a.m.
2014-11-26

Las directivas de Uber están a la expectativa de que el Ministerio de Transporte los reciba para explicarle los alcances que tiene el servicio que ellos prestan en el mercado colombiano con las empresas de transporte especial.

“Queremos seguir con las conversaciones porque nos interesa aclararle al Ministerio quienes somos y que hacemos, porque hay mucha confusión sobre lo que realmente estamos realizando y cómo funcionamos”, dice Ana Paula Blanco, directora de Comunicaciones de Uber para Latinoamérica.

Lo que pasa en la actualidad con la labor que prestamos, es que la tecnología antecede a la legislación, por lo tanto, “no existe ninguna norma que regule el servicio que prestamos, ya que la reglamentación que hay sobre los sistemas de transportes se hicieron hace varios años”, enfatiza Blanco.

Por ejemplo, la Ley 105 de 1993, donde se dan los tres pilares fundamentales sobre cómo se tiene que suministrar el servicio de transporte a los colombianos hace referencia a la libre opción, la seguridad y la calidad en el servicio, todas estas características las ofrecemos en la plataforma de Uber, a través de las empresas de transporte que funcionan como nuestros socios.

Entre tanto, en el Decreto 174 del 2001 que regula el transporte terrestre automotor especial que es con el cual está operando Uber, se establece que este servicio puede ser utilizado por un grupo específico de ciudadanos, por ejemplo aquellos que tienen un teléfono inteligente y descargan una aplicación voluntaria, aceptan los términos y condiciones y solicitan mediante esta aplicación un servicio que está ligado a su tarjeta de crédito.

“Como tal no existimos en la regulación porque en el 2001, cuando se tiene el Decreto más reciente que regula el servicio de transporte, no existían los teléfonos inteligentes como los conocemos, ni las aplicaciones. Por consiguiente, hay muchas conversaciones que se deben tener alrededor de lo que hacemos y que no debemos realizar, por tanto, queremos que nos regulen para ofrecer este servicio a los colombianos”, indica Blanco.

El servicio de solicitar un vehículo a través de la aplicación Uber, la viene prestando esta empresa de origen estadounidense hace un año en Bogotá y Cali.

El conductor que quiere trabajar con la plataforma Uber debe someterse a un chequeo de antecedentes que está comparado con el que hace la industria financiera en Colombia o con los pilotos de avión, por eso, el servicio que prestamos es de calidad y seguridad para los ciudadanos, señala Blanco.

En cuanto a las tarifas que cobra Uber, por utilizar el servicio de transporte estas tienen una base de 3.000 pesos más minuto y kilómetro y la mínima es de 6.000 pesos, pero la gran diferencia que tienen con los taxis amarillos es la transparencia ya que el pago se hace con una tarjeta de crédito por tanto, todas las transacciones quedan registradas en el sistema financiero colombiano.

MAYOR CONTROL PARA EVITAR LA ILEGALIDAD

La Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans) y la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Intermunicipal (Aditt) rechazaron el servicio que ofrecen las aplicaciones móviles e hicieron un fuerte llamado a que se ejerzan controles en contra de la ilegalidad.

“Los gremios del transporte público estamos sentando nuestra voz de protesta por esta nueva modalidad que ofrecen algunos particulares. Los dueños de aplicaciones como Uber están actuando fuera de la Ley y desacatando decisiones de la Corte Constitucional como la Sentencia C- 033 de 2014”, puntualizó Marino Quintero, presidente del Consejo Superior del Transporte y Asotrans.

Según la sentencia, se debe entender como contrato de transporte cuando una persona se obliga con otra a trasladar usuarios o cosas de un lugar a otro bajo la responsabilidad del contratante.

“Es decir, cuando quien ofrece el servicio controla la operación de transporte, ejerciendo la supervisión del conductor y del vehículo, en estos casos el arrendatario realizaría un transporte no autorizado o cambio de servicio”, puntualiza el fallo del alto tribunal.

LAS OTRAS ‘APPS’ QUE SERÍAN ILEGALES

El anuncio del Ministerio de Transporte de calificar de ilegales las aplicaciones que no pertenezcan a empresas de transporte afecta no solo a Uber y UberX. En Colombia hay más de una docena de ‘apps’ que ofrecen servicios de taxi como Tappsi, EasyTaxi, SmartTaxi y transporte puerta a puerta o compartido como Movip, Tripda, Mi Águila, Fuímonos y Partem.