Universidad-Estado-empresa, ‘Triple hélice’ de la innovación

Henry Etzkowitz indica que con este modelo no solo se puede generar nuevo conocimiento, sino que las sociedades atinan a resolver problemas sociales, como ha ocurrido en Brasil. Este tipo de colaboración también se ha aplicado entre países europeos para crear o hacer crecer empresas.

Henry Etzkowitz es profesor de las universidades de Stanford, London, Birkbeck y School of Management.

Archivo Portafolio

Henry Etzkowitz es profesor de las universidades de Stanford, London, Birkbeck y School of Management.

Empresas
POR:
diciembre 16 de 2014 - 01:23 a.m.
2014-12-16

Hace ya 17 años que el estadounidense Henry Etzkowitz –junto con Loet Leydesdorff– desarrolló el modelo de la Triple hélice, que integra como sistema a las empresas, las universidades y el Gobierno para producir ciencia, tecnología y desarrollo.

Etzkowitz, considerado como una ‘biblia’ en el tema de innovación estuvo la semana pasada en Colombia, invitado por la Cámara de Comercio de Cartagena y la Universidad del Sinú para una conferencia sobre innovación, creatividad y empresa. Portafolio habló con él.

¿Dónde se viene aplicando con éxito su modelo?

Una aplicación moderna se viene haciendo por ejemplo en Brasil, con un modelo de incubadora, no solo para desarrollo de tecnología sino para solucionar problemas de inclusión social.

¿Qué ventajas tiene la ‘Triple hélice’?

El principal beneficio es la creación de nuevas empresas y nuevos puestos de trabajo mediante la colaboración y el complemento entre Estado, empresas y universidades. El Estado proporciona recursos; la universidad, conocimientos, y las empresas aportan los productos. El resultado es que mediante la colaboración se puede generar muchísimos mejores beneficios para la sociedad.

¿Cómo han surgido las experiencias que ha habido al respecto?

En cada uno de los lugares donde se ha implementado ha partido de un grupo de personas o entidades que se juntaron para ver cómo solucionar problemas entre estos tres componentes.

¿Qué tipo de universidades son parte de esta alianza?

Pueden participar universidades de todo tipo, incluso la que se dedican exclusivamente a la enseñanza (no a la investigación de élite). Esto porque el modelo es aplicable no solo para la innovación tecnológica sino para el arte y la cultura, porque todos los profesores tienen un conocimiento.

¿Qué campos se han estado más beneficiados?

El modelo es aplicado a cualquier nivel regional, local, nacional y multinacional. En la Unión Europea también se ha utilizado en proyectos transnacionales. Por ejemplo, hubo uno entre Alemania y Países Bajos para crear nuevas empresas, y otro entre Dinamarca y Suecia para subir el nivel de empresas dedicadas a la producción de alimentos funcionales, porque por medio de la colaboración podían lograr más que trabajando cada uno por su cuenta.

¿Sería aplicable para cerrar la brecha tecnológica de los países en vías de desarrollo?

Los países en vías de desarrollo pueden colaborar entre sí en áreas tecnológicas si se concentran en algún campo en particular, como energía solar; de hecho, hay varios países de Latinoamérica que están procurando hacer investigación en ese sentido. En Sudáfrica también y si trabajan en conjunto podrían lograr avances más significativos.

¿Es difícil para las empresas acoplarse a los calendarios y las formas de actuar de las universidades?

Ese es un problema frecuente, pero se puede resolver creando un centro de investigación dentro de la universidad, de manera que no tengan que depender de los profesores y alumnos, que funcione al mismo ritmo que las empresas. Otra posible solución es que haya investigaciones de las propias empresas que participen en estas investigaciones a un nivel precompetitivo y que trabajen allí beneficiándose de los aportes de los profesores y alumnos; eso hace que se mueven mas rápido que si hicieran esa investigación por su cuenta. Y si participa el Gobierno con recursos, se crea realmente el modelo de la ‘Triple hélice’.

¿Se necesitan incentivos tributarios o de otro tipo?

La intervención del Gobierno en ese sentido ayuda. Por ejemplo, si hay reducción de impuestos y se trata de que la empresa establezca un centro de investigación cerca de la universidad, las compañías han descubierto que esto es tan provechoso que incluso si el Gobierno retira el incentivo continúan haciéndolo.

¿No hay problemas con las patentes de los desarrollos que se hacen?

Por supuesto que surgen problemas, pero se resuelven con negociaciones o procesos legales. Los conflictos también pueden ser una oportunidad de algo creativo. Todo el tiempo se ven empresas que tienen disputas por patentes y eso conduce a una colaboración y luego se genera un progreso. El conflicto es una relación social y si las personas están alejadas, no van a tener oportunidad de colaborar o negociar.

CRISIS AFECTA LA APLICACIÓN 

La crisis económica que se ha presentado en el mundo desde el año 2008 se ha constituido en una barrera para que florezca el modelo de la ‘Triple hélice’, advierte Henry Etzkowitz.

Y aclara que ante esta coyuntura hay dos posturas posibles: promover la austeridad a costa de la pérdida de progreso, o buscar recursos para generar un progreso que luego servirá para pagar las deudas. “Es una cuestión que se está planteando en el mundo y una disyuntiva presente”, añade el especialista, para quien incluso el estancamiento económico es una buena oportunidad para emprender nuevos proyectos, porque hay gente dispuesta a trabajar.

Néstor Alonso López
Economía y negocios