Atentados al oleoducto Caño Limón-Coveñas han dejado 751 víctimas

En 17 años, 167 personas han perdido la vida y 584 han resultado heridas por minas antipersonal instaladas en tramos afectados por voladuras. 

Los trabajadores se dirigían a realizar trabajos en el oleoducto Caño Limón Coveñas.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
marzo 23 de 2017 - 09:35 a.m.
2017-03-23

Una vez más Ecopetrol rechazó los atentados perpetrados por el Eln en contra del oleoducto Caño Limón–Coveñas, los cuales, según denunció la petrolera, han provocado la muerte de 167 personas en los últimos 17 años producto de las minas antipersonal instaladas alrededor de los tramos afectados por las voladuras, con el fin de obstaculizar las reparaciones.

(Lea: Ataques al oleoducto Caño Limón-Coveñas ya dejan pérdidas por $18.600 millones). 

Así mismo, en ese lapso de tiempo se han registrado 2.590 eventos ocasionados por minas antipersonal, que han dejado 584 heridos, para un total de 751 víctimas, incluida población civil (niños, mujeres y trabajadores), según estadísticas de la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (Daicma).

"Ecopetrol reitera a la opinión pública que tanto las roturas como las abolladuras ocasionadas al tubo por los ataques terroristas son igualmente peligrosas para las comunidades, el personal encargado de las reparaciones y los miembros de la Fuerza Pública", señaló la empresa en un comunicado.

(Atentados a Caño Limón limitan la operación de Ecopetrol). 

Según la denuncia de Ecopetrol, la guerrilla rodea con minas antipersonal las zonas de los eventos para atentar contra los representantes de las fuerzas armadas que se dedican a asegurar las áreas e impedir la labor de los trabajadores que hacen las reparaciones. En varias ocasiones las cuadrillas han sido blanco de francotiradores apostados en las zonas afectadas.

Los atentados terroristas, ya sean abolladuras o roturas, ponen en grave peligro la vida de las comunidades y el medio ambiente. Estos eventos podrían ocasionar una tragedia como la de Machuca que dejó 84 personas calcinadas, 30 personas heridas con quemaduras graves y todo un pueblo destruido, por un atentado de la guerrilla contra el Oleoducto Central de Colombia el 18 de octubre de 1998 en Segovia (Antioquia).

Adicionalmente, en los últimos 17 años, los ataques contra el Oleoducto han dejado como saldo el derrame de 1,5 millones de barriles de petróleo, equivalentes a 66 millones de galones, generando un grave impacto ambiental a fuentes hídricas, fauna, flora y terrenos dedicados por las comunidades a la agricultura. Esto, además, genera pérdidas millonarias que lesionan los presupuestos de regalías para inversión social en las regiones.

(Siete atentados, en una semana contra el oleoducto Caño Limón- Coveñas). 

Los atentados al oleoducto han afectado y ponen en riesgo a seis municipios del Catatumbo (49 veredas), dos municipios de Arauca (28 veredas), y un municipio de Boyacá (seis veredas).

En total, el oleoducto ha estado fuera de operación 3.800 días desde su inauguración en 1986, equivalentes a 10,4 años (30% del total del tiempo de servicio), por cuenta de los atentados terroristas.

En lo corrido del 2017, el país ha dejado de producir más de 900 mil barriles de petróleo por las 28 voladuras ocasionadas presuntamente por la guerrilla del Eln contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, cuyo bombeo se encuentra paralizado desde hace 39 días.

Siga bajando para encontrar más contenido