Los precios de la vivienda
usada empiezan a moderarse

Inmobiliarios dicen que la gente quiere invertir,
pero las ventas no tienen la dinámica esperada.

El ajuste en los precios no significará desvalorización, simplemente que estarán acordes a la realidad del mercado.

El ajuste en los precios no significará desvalorización, simplemente que estarán acordes a la realidad del mercado.

Archivo particular

Empresas
POR:
Gabriel E. Flórez G.
febrero 24 de 2016 - 09:44 p.m.
2016-02-24

Luego de crecimientos relevantes en los precios de las casas y los apartamentos de segunda en los últimos años, estos empezaron a ajustarse en el 2015 entre uno y dos puntos porcentuales por encima del Índice de Precios al Consumidor (IPC), para llegar a un promedio de 8 y 9 por ciento.

Estos datos revelados por María Clara Luque, presidenta de la Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), tienen como base el Índice de Precios de la Vivienda Usada (IPVU), cuyo dato vigente está al tercer trimestre del 2015 (el consolidado anual se reportará en mayo próximo).

Según la directiva, esto apunta a una estabilización, aunque reconoce que en algunas ciudades, entre el 2010 y el 2014, los valores se mantuvieron altos por una oferta restringida y alta liquidez que, de todas formas, “no correspondía a una burbuja hipotecaria, como se dijo en algunos escenarios”.

Al hacer las proyecciones de lo que podría suceder este año, con base en esos reportes, el consultor de banca de inversión César Llano asegura que “actualmente, la demora en la entrada de proyectos nuevos de vivienda, especialmente en los estratos 5 y 6, y con énfasis en el caso de Bogotá, ha generado una sobreoferta en la usada.

3,5
 %
de cerca de 400.000 inmuebles usados en los estratos 4,
5 y 6 de Bogotá tiene aviso de “se vende” o “se arrienda”.


“Esta no se ha movido lo suficiente porque aún mantiene valores de venta altos y, además, porque está en un entorno de expectativa”, explica.

Por eso, considera que la verdadera moderación de los precios del inventario usado se daría solo a principios del próximo año, “cuando la oferta y la demanda se equilibren”.

QUIEREN COMPRAR, PERO...

Manuel Alfonso Carrillo, gerente de la firma inmobiliaria Avacol, coincide con Llano en que el mercado residencial de segunda –como la mayoría de los sectores de la economía nacional– está en un momento muy particular: “Sigue primando la incertidumbre por el aumento del dólar y la caída del precio del petróleo que, a pesar de percibirse como un indicador macro, tiene impactos en la decisión de compra de un bien como la finca raíz”.

Según el empresario, “esta ha disminuido y lo que se espera es que la gente que necesita vender y rematar capital y activos, haga lo que llamamos ‘romper ciclos’, especialmente en los estratos 5 y 6”.

De hecho, la venta en estos segmentos que antes demoraba seis meses hoy toma casi un año y esto, precisamente, permite presagiar lo que identifica el Gerente de Avacol: ajustes, vía moderación en los precios.

El ajuste de precios se daría el próximo
año, cuando se espera que la oferta
y la demanda se equilibren.

COMPARTIR EN TWITTER


Para la Presidenta de Fedelonjas, una respuesta del mercado en ese sentido motivaría la adquisición de los inmuebles con valores que corresponden más a la realidad del mercado de bienes raíces, sin especulación.

Y esto sería sano y permitiría reactivar la inversión para contrarrestar los precios altos de los que aún se quejan los potenciales compradores de vivienda, sobre todo en los estratos medio-alto y alto.

‘ES UN MERCADO CON OPORTUNIDADES DE NEGOCIOS’

Para Manuel Alfonso Carrillo, gerente de la firma inmobiliaria Avacol, adquirir vivienda usada actualmente es un buen negocio, dependiendo del estrato. Por ejemplo, en el 6, con mucha paciencia en la búsqueda, se pueden encontrar cosas interesantes. El directivo asegura que “el hecho de que los ciclos de venta se hayan alargado, incluso, más de un año, puede hacer que el comprador dé con una buena opción”.

Igualmente, hay consenso en que con la plata destinada a la adquisición de una vivienda nueva se podría hallar oferta de segunda de más área, seguramente susceptible de mejoras, pero a un buen precio.

COMPRAR PARA VENDER O ARRENDAR

El presidente de la multinacional de servicios inmobiliarios Century 21, Alberto Rodríguez, le da una lectura adicional al fenómeno de la vivienda usada en el país.

Asegura que este mercado se está convirtiendo en una competencia fuerte para la oferta nueva, ya que hay mucho inversionista que la adquiere para alquilar o vender, especialmente en las principales ciudades.

Otro dato relevante de la compañía es que de cerca de 400.000 inmuebles usados en los estratos 4, 5 y 6 de Bogotá (que tienen la mayor participación del negocio en el país), 3,5 por ciento tiene aviso de “se vende” o “se arrienda”.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios