WeWork, un espacio laboral para generar comunidad

El 1 de octubre abriremos, en Bogotá, no importa si estamos al 50% o al 100% de ocupación.

Patricio Fuks, CEO de WeWork  para América Latina.

Patricio Fuks, CEO de WeWork para América Latina.

Archivo particular.

Empresas
POR:
Portafolio
agosto 09 de 2017 - 09:02 p.m.
2017-08-09

En solo seis años de operaciones, WeWork ya está en 52 ciudades de 16 países y cuenta con 130.000 miembros, que no son nada distinto a clientes que usan sus espacios de trabajo flexible, y pueden ir desde el simple acceso a sus instalaciones para ubicarse en una mesa, hasta tener un escritorio de uso personal o una oficina privada.

Una membresía en cualquiera de esas modalidades da la posibilidad de tener comodidades como salas de juntas dotadas, una barra libre con café, agua y cerveza.
En los más de 160 edificios que ya cuentan con esta marca los espacios cerrados son de vidrio, de suerte que se puede vislumbrar lo que el otro hace. Él, a diferencia de la mayoría de ejecutivos de su categoría, que visten de traje y corbata, va por ahí de gorra, bluyines, camiseta manga corta o camisa informal y tenis.

En América Latina We Work ya está en México, Buenos Aires y Sao Paulo. A principios de octubre comenzará su expansión a Colombia y llegará también a Río de Janeiro y Lima. Patricio Fuks, CEO de WeWork para América Latina, le contó a Portafolio sobre sus planes, que involucran inversiones e ingresos billonarios.

¿Cuándo y en qué condiciones se abre la operación en Bogotá?

El primero de octubre abriremos, no importa si estamos al 50% o al 100% de ocupación. Lo que pasa es que empezamos a vender antes, y normalmente lo que ocurre con WeWork es que la demanda es tanta que siempre que abrimos lo hacemos al 100%; así ha pasado en México, Sao Paulo y Buenos Aires. Y en Bogotá va a pasar lo mismo.

En esta misma fecha probablemente abriremos cuatro pisos, el primero de noviembre serán otros dos pisos, y así sucesivamente.

¿Qué contactos han hecho?

Hay gente que se contacta con nuestro grupo de ventas y empieza a reservar oficinas. En todas partes, cuando se empieza a correr el rumor de que viene WeWork, los emprendedores y las empresas quieren estar acá.

¿Cuál es el plan para Colombia?

El plan es crecer muy agresivamente, primero en Bogotá. Ya firmamos contratos (de arrendamiento) con los dueños de dos edificios y estamos a punto de firmar el tercero. El primero queda cerca de la avenida 93 (9 pisos para 1.300 miembros) y el segundo, para entre 1.600 y 2.000 miembros, quedará en Usaquén. Del tercero no revelo todavía nada, hasta que no se concrete.

¿Hay otras ciudades de Colombia en la mira?

Tenemos varias, pero aún no hay negociaciones. Vamos a ser muy fuertes en Bogotá, abriendo muchos edificios.

Después vendría Medellín y probablemente Barranquilla o Cali.

¿Qué mercado ven en Colombia?

El mercado es el mismo en todas las ciudades. Son muchas las compañías que están viniendo.

Colombia tiene una comunidad emprendedora muy fuerte, tal vez como Ciudad de México y sin duda más robusta que Buenos Aires, donde estamos llenos en el primer edificio que abrimos y tendremos el segundo en diciembre.

¿En lo que falta del año cuántos edificios abrirán en América Latina?

Tenemos firmados 23 y veremos cómo marchan las obras para ver cuántos pueden estar listos.

¿Qué otras metas hay?

Esperamos llegar a los 250.000 miembros en los próximos cinco años: 50.000 para el 2018, de los cuales, con lo que tenemos firmado son 23.000.

¿Qué elementos los hacen fluctuar?

En Buenos Aires, de 1986 al 2017, la ocupación en un (establecimiento) cuatro estrellas o más siempre estuvo en un 80% anual. Durante todos los años, salvo entre septiembre del 2001 y febrero del 2002, cuando bajó a un 50% y en julio del 2009, que tuvimos la gripe A por un mes.

Lo que fluctuó fue la tarifa: en los 90 era de 180 dólares y cuando vino la debacle en Argentina disminuyó a 15 dólares, luego subió a 30, 50, 60 dólares y después a 100.

Pero uno puede decir también que ahora la economía del área tiene gripa, ¿no lo inquieta?

Cuando la economía tiene gripa, a nosotros nos va mejor, porque si se piensa en una o diez personas que quieren tener una oficina y desean irse al mejor edificio (este es el mejor de Buenos Aires) tendría que alquilar un piso entero, que son 500 metros, o la mitad, e invertir plata para remodelarlo. Son miles y miles de dólares mensuales; en cambio viene acá y toma dos o tres membresías y se muda.

En crisis somos mejores todavía, porque cuando la economía se retrae, lo que hacen es ajustar los costos. En crisis o no, esto da esa posibilidad y mejora el sitio donde estás y lo que ofreces.

Ese es un plus para las personas y lo mismo para una compañía: si consideras que en un mes vas a tener 20 empleados más, pides 20 escritorios y puedes achicarte o agrandarte de acuerdo con tu necesidad.

Si fuera a resumir, ¿qué elementos los diferencian de otros servicios similares?

Desde el punto económico es la flexibilidad, la facilidad de llegar sin tener que invertir y solo venir con tu computadora, a un costo muy bajo; el poder entrar y salir cuando quieres. A la gente le mejoramos la calidad de vida; al venir acá todos los días te conectas con emprendedores de todo el mundo. Es como tener oficinas en muchos países.
El autor de este nota fue invitado a Buenos Aires por WeWork, con todos los gastos pagos.