‘Youtubers’: el negocio que se está volviendo viral

Tener un canal en YouTube no solo dispara la popularidad, también es muy rentable.

Este es el canal en Youtube de Germán Garmendia.

Este es el canal en Youtube de Germán Garmendia.

Archivo particular

Empresas
POR:
septiembre 15 de 2015 - 03:33 p.m.
2015-09-15

No han vendido millones de discos, no tienen casas de lujo en Los Ángeles ni se han ganado un Nobel. No salen en cine o televisión ni llevan décadas forjando su talento.

Pero ellos, la mayoría menores de 30 -hay quienes lucen tan solo 16 años-, ya abrazan la fama. Miles de personas los siguen, tiene clubes de fans alrededor del mundo y ya están publicando libros. Tres minutos a la semana frente a la cámara de su computador les basta para devengar millones de dólares. Los 'youtubers' están revolucionando una industria que hasta ahora muchos desconocían: la libertad de subir el contenido que se desea y ser visto por millones de personas alrededor del mundo. Sí, se gana fama -y plata- siendo fiel a YouTube.

La mejor prueba del fenómeno que este grupo de jóvenes -aunque también hay personas mayores metidas en este mundo- representa fue lo sucedido en la última versión de la Feria Internacional del Libro (Filbo).

Al mejor estilo de un concierto de rock, la Filbo agotó sus entradas y tenía a miles de capitalinos haciendo ‘cola’ para poder entrar. Que esto suceda en un país en el que se lee menos de dos libros por año, según el presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González, no deja de sorprender.

Y aunque ese día hubo más de 50 eventos en la Feria, fue uno el que generó tal conmoción: Germán Garmendia, un ‘youtuber’ chileno, quien presentó su libro ‘Chupa el perro’.

Fueron más de 10.000 jóvenes los que llegaron a la cita para conocer al afamado joven con más de 27 millones de seguidores en esta red de videos. Para que se den una idea: el canal de la BCC tiene 3’156.968 suscriptores.

De hecho, cifras de Mindshare Colombia señalan que el joven tuvo 49,2 millones de impresiones en redes sociales ese día.

¿Qué hace un 'youtuber'? En teoría, ellos invierten alrededor de tres millones de pesos en equipos, escogen una temática y se graban hablando sobre lo que les antoja con cierta regularidad. Ellos, los ‘youtubers’, no solo encontraron la puerta de acceso más sencilla y rápida a la fama, también tienen en sus manos un negocio rentable que les significa viajes, alfombras rojas, libros y una –nada despreciable- cantidad de dinero constante.

No en vano Forbes creó el año pasado una lista de los diez 'videoblogueros' más ricos del mundo-. Uno de estos jóvenes  puede hacerse hasta con 12 millones de dólares al año. Quienes descubrieron el negocio cuentan que pueden vivir de él.

En el país se multiplican tan rápido como la reproducción de videos: en agosto del 2015 se registraron más de 10 millones de usuarios con un promedio de 98 videos vistos al mes por persona, según Comscore.

De hecho, más de la mitad de los colombianos dice "amar" los videos cortos, sobre todo las audiencias entre los 18 y 24 años.

¿Pero qué hace que estos ‘youtubers’ se viralicen tan rápido? Fácil: saben llegarle a su audiencia, chicos de su misma edad quienes han convertido a YouTube en su canal favorito de contenidos.

A esta audiencia digital – a la que Coca Cola llama ‘teens’ – la marca los considera los nuevos líderes de opinión. De esta generación, el 87 % ve videos online a diario, según TGI 2015.

De hecho, el reporte de ConsumerLab TV & Media 2015 de Ericsson señala que Colombia es el país de Latinoamérica que más horas al día ‘permanece’ en YouTube.

¿CÓMO GANAN DINERO?

La primera forma en que un ‘youtuber’ puede ganar dinero es monetizando sus videos. Aunque YouTube Colombia no se atreve a dar cifras concretas, pues el pago por vistas varía conforme al contenido, Isabela confiesa que por cada 3.000 reproducciones está ganando tres dólares.

PaulaGalindo, la 'youtuber' colombiana más afamada, también se contiene a la hora de hablar sobre dinero. Sin dar cifras concretas, le cuenta a Portafolio.co que cuando empezó, ganaba cerca de 100 dólares. Hoy está facturando más de US$ 1.000 al mes, lo que le representa más de cuatro salarios mínimos mensuales.

Sin embargo, la cifra – fácilmente – puede ser muy superior. Para hacerse una idea, uno de sus videos más vistos se acerca a las 3 millones de visualizaciones. Es decir, si suponemos que está ganando tres dólares por cada 3.000 reproducciones, ese video le mereció US$ 3.000.

Aún más sorprendente que el caso de Paula resultan otras historias alrededor del mundo que, incluso, a Susana Pabón, gerente de comunicaciones y relaciones públicas para Google Colombia y Perú, le resultan extravagantes.

Una de ellas es la del sueco autor de ‘PewDiePie’, un canal que le dice a la gente – entre otras cosas – cómo ganar videojuegos en línea. Este ‘youtuber’ está por alcanzar los 40 millones de suscriptores y tiene videos que han alcanzado 70 millones de reproducciones, visualizaciones que le significan 210 millones de pesos.

Más curioso aun – aunque menos escandaloso - es el caso de Esperanza Rosas, una peruana cuyo canal, ‘Tejiendo Rosas’, le ha permitido vivir de ser ‘youtuber’. Lo que hace especial su historia es que Esperanza es una señora que supera los 50 años y cuya temática es enseñarle a sus seguidores cómo coser en croché. “En una ocasión, la llevamos a México para hablar de este fenómeno que significan los ‘youtubers’. Me impresionó la fanaticada que la estaba esperando en el aeropuerto para ovacionarla y manifestarle su cariño”, cuenta Pabón.

TAMBIÉN CON PAUTA

Otra manera en la que el canal le paga a los generadores de contenido es por cada anuncio que inserta en sus videos. Se calcula que cada pauta representa un dólar.

Hay un tercer camino por el cual usted puede obtener ganancias y que - confiesa Pavón – aún muchos desconocen: identificación de contenido.

Para el dueño del video le puede representar un ingreso más que otro usuario utilice su contenido. Pabón explica que el canal le avisa al ‘youtuber’ y le da dos opciones: que ordene clausurar su material para quien lo está usando o que los ingresos por publicidad que dicho usuario esté disfrutando vayan directamente a sus arcas.

¿Cuál es el negocio para YouTube? Por cada clic que un internauta haga en la publicidad de dicha compañía, la empresa le paga al canal cierto monto previamente determinado.

A LAS EMPRESAS LES INTERESAN LOS YOUTUBERS


En donde hay negocio, las compañías no ‘pasan derecho’. El auge de los ‘youtubers’ no les ha sido indiferente y han visto en él una oportunidad para lograr mayor visibilidad. Tanto así que Coca Cola Colombia confiesa ver en esta plataforma uno de los medios más relevantes para enganchar a los ‘milennials’, para abrir terreno en audiencias que antes se enmarcaban como tradicionales, pero que hoy están entrando en la onda digital.

Por eso, no es de extrañarse que una marca mundialmente reconocida como Coca Cola ya haya trabajado con Juan Pablo Jaramillo y Sebastián Villalobos, dos de los ‘youtubers’ colombianos más famosos.

A Juan Pablo, seguramente, usted lo podría recordar por el video en el que confesó ser homosexual, el cual disparó su fama. Tanto así que, en la Filbo del año pasado, estrenó su primera publicación, ‘La edad de la verdad’, texto que llegó a ser ‘best seller’.

“Ellos logran mayor identificación con nuestro consumidor, pues abordan los temas que les interesan como música, videojuegos o moda desde un lenguaje común y cercano para los jóvenes. Algunos pueden ser influyentes culturales en la manera de vestirse, peinarse y en la forma de comunicarse”, explica Gustavo Díaz, administrador de conexiones de Coca Cola Colombia.

Sobre cómo son sus relaciones comerciales con estas nuevas celebridades, Díaz cuenta que el auge de este negocio ha cambiado las ‘reglas de juego’. Inicialmente, negociaban con ellos de manera directa. Ahora, a medida que los ‘youtubers’ se empiezan a especializar y a ganar mayores audiencias, se agrupan y se asesoran para crear su modelo de remuneración - monetizar su popularidad -, como Latin We y Mitú.

“Esto les permite, además, capitalizar la audiencia que han logrado en otros países, pues su fama y reconocimiento logra traspasar las fronteras. De esta manera, la contratación es formalizada por ciertos derechos adquiridos para el uso de la marca. El valor depende del renombre y capacidad de alcance del ‘youtuber’”, añade el vocero de la compañía en el país.

Coca Cola no es la única marca que se ha dado cuenta en el potencial de estos jóvenes. Carulla, Viva Colombia, Nokia e incluso Trident aprovechan la visibilidad que han logrado los 'youtubers' para mostrarse. Y su estrategia no está errada: Mindshare muestra que, cuando se trata de consumo, los colombianos obedecen a las recomendaciones de alguien cercano o que admiran.

EL ARTE DE SER VISTO

Paula Galindo empezó hace tres años con su canal ‘Pautips’. Sus ganas por conocer personas de otras culturas mostrando sus rutinas de ejercicio, qué comen para cuidarse y cómo se maquillan para cada ocasión la llevó a sentarse frente al computador, sin falta, más de una vez por semana.

Pero lo que empezó como un hobbie, como una forma de expresarse, terminó convirtiendo una pequeña bola de nieve en una gigantesca avalancha de reproducciones, comentarios y mensajes: su canal dobla las suscripciones que luce Coca Cola y Bomba Estéreo y solo se aleja por 100.000 usuarios de los que tiene Taylor Swift, la cantautora con más récords batidos en el mundo de la música, entre ellos, la artista más seguida en redes sociales.

US$ 12
 millones 
puede devengar un 'youtuber'.


Paula dice que ha invertido más de cinco millones de pesos en cámara, trípode, luces, programas de edición y maquillaje, y que ha ido financiando estas herramientas con las ganancias que le han ido representando sus videos.

Con tan solo 22 años, la bogotana ya alcanzó la fama: fue invitada a la alfombra roja de la última edición de los Premios Tv y Novelas, la Revista Tú en México, Ecuador y Colombia la han invitado a ser parte de su publicación y tiene más de diez clubs de fans alrededor del mundo. Incluso, hay un grupo de niñas que la siguen en España.

Recibe más de 300 mails e inbox diarios y, como una celebridad, no tiene perfil en Facebook sino página a la cual la gente se suscribe para enterarse de su vida.

Aunque asegura que en un inicio jamás pensó ser ‘youtuber’ como un negocio, reconoce que hoy lo es. “Pero para mí también significa poder estar en contacto con gente que he podido inspirar. Siento que con el canal tengo una labor social, una plataforma para trabajar en el empoderamiento de la mujer”, añade la joven.

Lo que a muchos les suena como locura – una adolescente de 22 años que logró ser ídolo de miles de niñas alrededor del mundo grabándose mientras se maquillaba – es hoy una realidad... para todos los 'youtubers'.

'PAUTIPS' PARA SER UNA YOUTUBER EXITOSA

Con un camino ya recorrido, Paula afirma que hoy no es tan fácil alcanzar la fama por medio de YouTube, pues ya hay muchas más personas ofreciendo un poco más de lo mismo.

Por eso, señala que su consejo para quien quiere incursionar en este segmento es ofrecer algo único y diferente.

Pavón suma a esta otras claves para no fracasar en el intento: constancia, calidad y ‘feedback’ con la audiencia.