En Colombia ya hay más de 24.500 fincas agroturísticas

Actualmente, las zonas que concentran este tipo de alojamiento son Quindío, Risaralda y Caldas.

Finca cafetera

Así luce una típica finca cafetera, ubicada en el departamento del Quindío.

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
abril 26 de 2017 - 09:28 p.m.
2017-04-26

Hay una oportunidad de negocio escondida detrás de la naturaleza: el agroturismo. Se trata de una actividad cada vez más común en el país, relacionada con el sector agropecuario y que nació en las fincas cafeteras.

Según cifras que manejan las diferentes entidades públicas y privadas vinculadas al sector, en Colombia hay más de 24.500 predios utilizados con este fin.

(Lea: El comercio y el turismo crecerían 2,4 por ciento este año

De acuerdo con estimaciones del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el agroturismo está concentrado en el Eje Cafetero, y para Gustavo Toro, presidente de la Asociación Hotelera Colombiana (Cotelco), las haciendas son uno de los principales atractivos.

A pesar de ello, este es un segmento incipiente en Colombia, mientras que en Europa es común visitar viñedos o fábricas de queso.

(Lea: Más de 200 establecimientos turísticos han sido cerrados por no tener el RNT

“Actualmente, se encuentran en construcción productos como haciendas y granjas turísticas. Y en regiones como el Eje Cafetero se busca reposicionar el turismo cafetero y en el resto del país a través de la definición de rutas de turismo rural, como la ruta láctea, del cacao, de las frutas, de las flores, de cultivos ancestrales y plantas medicinales, de granjas andinas y de los hatos llaneros”, explicó María Claudia Lacouture, ministra de Comercio, Industria y Turismo.

(Lea: Eje Cafetero: en la élite del turismo mundial

De hecho, ya hay unos mercados reconocidos para turismo receptivo en países repartidos por todo el mundo. “Estudios adelantados por el equipo ProColombia nos han llevado a apuntar la estrategia de este producto hacia viajeros de Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, España, Francia, Japón, Reino Unido o Estados Unidos. La paz amplía el portafolio de productos y, sobre todo, repercute positivamente en la percepción y decisión de viajeros internacionales de escoger a Colombia como su destino de vacaciones”, explicó Felipe Jaramillo, presidente de ProColombia.

Y las agencias de viajes ya están reconociendo en este sector una oportunidad. “Este segmento tiene muchísimo potencial y los agentes de viajes han visto posibilidades para el empaquetamiento”, afirma Paula Cortés, presidenta de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), quien añade que el agroturismo fue el noveno producto más vendido por las agencias según la encuesta de temporada realizada por la entidad.

Sin embargo, la informalidad prima en ese sector, pues de 24.548 predios solo 1.548 están apuntados en el Registro Nacional de Turismo en calidad de alojamiento rural, a cierre de 31 de diciembre de 2016. En otras palabras, el 6,5% de las fincas son formales.

“De cinco hogares quindianos, tres tienen finca y de esos uno la ofrece como como alojamiento. Pero no todos se quieren formalizar porque ese no es su principal fuente de ingreso”, explica María Margarita Londoño, directora del capítulo Quindío de Cotelco, uno de los departamentos que tiene más concentración de predios con calidad turística.

Y esa oferta en Colombia se viene gestando, silenciosamente, hace más de 20 años. Según cuenta Londoño, el Quindío fue el primero en implementar el agroturismo por cuenta de una crisis cafetera. “Cuando el departamento se enfrentó a esta situación tuvo que buscar otra manera de sacarle provecho a sus fincas y, utilizándolas como hoteles, fue la manera cómo podrían sacar un capital extra”, señaló la directiva.

No solo la región cafetera es protagonista. De acuerdo con los datos del Registro Nacional de Turismo, también hay una gran concentración de predios de este tipo en Villavicencio (273), en Bucaramanga y en el Putumayo hay un gran interés.

“Hemos visto que a los extranjeros les llama mucho la atención cómo es la cosecha de chontaduro, por ejemplo, que se da una vez al año. Estamos revisando asimismo posibilidades en hacer lo mismo con la pimienta verde”, recuerda Juan Pablo Ramírez, un operador de la Posada Turística Dantayaco ubicada en el Putumayo, quien agrega que en el 2016 tuvo una ocupación de casi del 100% durante todo el año.

Así, los conocedores de ese sector coinciden en que aunque es un sector llamativo que podría atraer más divisas al país, también faltan más incentivos para su formalización.

María Camila González
marola@eltiempo.com