‘Colombia crecería un poco menos que Perú y México’

Juan Maldonado, vicepresidente de Mercados Emergentes del Credit Suisse, asegura que es deseable que la expansión de la económica se ajuste a la baja.

Juan Lorenzo Maldonado

Juan Lorenzo Maldonado, vicepresidente de Renta Fija del grupo de Mercados Emergentes del banco Credit Suisse.

Archivo

Negocios
POR:
Portafolio
febrero 20 de 2016 - 11:12 a.m.
2016-02-20

Aunque América Latina atraviesa una etapa de desaceleración que ha estado caracterizada por el desplome de los precios de las materias primas (como el petróleo), los pronósticos de crecimiento para la economía colombiana parecen no lucir tan desalentadores frente a otras naciones como Brasil, Argentina y Venezuela.
Juan Lorenzo Maldonado, vicepresidente de Renta Fija del grupo de Mercados Emergentes del banco Credit Suisse, asegura que Colombia crecería este año un poco por debajo de Perú, Chile y México.

“La caída en los términos de intercambio hace deseable que el crecimiento se ajuste hacia abajo para ayudar a la economía”, aseguró el experto quien cree que el 2017 será un mejor año para Colombia si se implementan reformas estratégicas como la que se planea para el sistema de impuestos del país.

¿Qué tan desalentadores son los pronósticos de crecimiento del país frente a las demás naciones de Latinoamérica?

Los pronósticos de crecimiento para Colombia no son tan desalentadores cuando se toma en cuenta la magnitud del choque macroeconómico que el país está viviendo, evidenciado a través de la caída en términos de intercambio, menores exportaciones, menores ingresos fiscales, y la depreciación de la moneda.
En específico, la caída en los términos de intercambio hace deseable que el crecimiento se ajuste hacia abajo para ayudar a la economía a recuperar sus equilibrios macroeconómicos.

Con respecto a los otros países de la región, esperamos que Colombia crezca ligeramente menos que Perú, Chile, y México, pero más fuerte que otros productores de petróleo como Ecuador y Venezuela. Y también más fuerte que Argentina y Brasil.

¿Es la inflación un problema que puede controlarse solo con incrementos en las tasas de interés?

En nuestra opinión, buena parte de la inflación actual en Colombia está determinada por factores de oferta y por la depreciación del peso.
Cuando estos choques se reviertan, la inflación debería caer naturalmente. Desde este punto de vista, el impacto de la política monetaria sobre la inflación observada en este momento en específico es muy bajo.
Sin embargo, la política monetaria también está diseñada para contener las expectativas de inflación, que se afectan cuando el IPC observado se incrementa.

¿Cómo una nueva reforma tributaria puede ayudar al Gobierno a sanear sus finanzas?

Una nueva reforma tributaria estructural podría ayudar al Gobierno buscando nuevas fuentes de ingresos permanentes para compensar lo que se ha perdido estructuralmente en términos de ingresos petroleros.

¿Es asustador el descuadre de las cuentas externas?

Si bien no es deseable tener un déficit muy abultado en la cuenta corriente, no diría que el descuadre actual en Colombia es necesariamente asustador.
Como porcentaje del PIB, el déficit de cuenta corriente se ha incrementado bastante, pero en términos de dólares se puede ver que el déficit del 2015 seguramente será igual al del 2014, y el del 2016 seguramente será menor que el del 2015.
Entonces, efectivamente existe un ajuste en balanza de pagos, aunque este no sea muy rápido. También es importante el financiamiento del déficit de cuenta corriente. Mientras este siga financiado en su gran mayoría con capitales de largo plazo, la vulnerabilidad externa es menor.
Si no existiera el financiamiento adecuado para el déficit de cuenta corriente, el panorama sería más preocupante.

¿Es sostenible que Colombia tenga una tasa de cambio de $3.300 por cada dólar?

El tipo de cambio es la variable que ayuda a absorber los choques externos en una economía. Ante un cambio de fundamentales tan importante como es la caída permanente de los precios del petróleo (para una economía exportadora de petróleo), el tipo de cambio se ha ajustado (y se sigue ajustando) para encontrar un nuevo equilibrio. El nivel actual refleja los nuevos fundamentos de la economía.

¿Puede el 2017 prometer una situación económica más sólida para Colombia?

Depende en gran parte de la política económica interna, la salud de la economía global, y los precios del petróleo. Si en el 2017 el Gobierno ha logrado implementar una reforma fiscal estructural, el proceso de las 4G se desenvuelve con normalidad, la economía internacional se acelera, la volatilidad en los mercados financieros internacionales cae, y los precios del petróleo encuentran un equilibrio más alto al actual, entonces el 2017 podría ser un mejor año para Colombia.