‘Michelin no ha sentido el cierre de la planta en Colombia’

Luigi Cannelloni, directivo de la compañía, dice que la marca ha incrementado la participación en el mercado. 

Luigi Cannelloni.

Luigi Cannelloni, presidente de Michelin Colombia.

Archivo

Negocios
POR:
Portafolio
febrero 21 de 2016 - 10:31 p.m.
2016-02-21

Luigi Cannelloni, presidente de Michelin Colombia, dice que a pesar del impacto del aumento del precio del dólar en esta industria, los consumidores se han beneficiado porque el negocio pierde atractivo y deja por fuera a los importadores, que no tienen músculo financiero para soportar la pérdida de rentabilidad.

“Solo con innovación y valor agregado es posible crecer en las actuales condiciones del mercado colombiano”, asegura el ejecutivo, quien habló con Portafolio sobre el tema.

¿El cierre de la planta de Michelin en Colombia, no se ha notado en el mercado local?

En absoluto. Nosotros no hemos sentido ningún impacto porque seguimos dándoles valor agregado a nuestros clientes a través de las distintas referencias de llantas que comercializamos en Colombia. La industria requiere de innovación y eso es lo que estamos ofreciendo en Colombia.

Los productos de Michelin son referentes en el país, lo que nos ha permitido no solo mantener nuestra participación en el mercado sino aumentarla.

El año pasado crecimos en todos los segmentos, y ganamos dos puntos porcentuales de participación, que hoy es superior al 10 %.

¿Los ha impactado el aumento del precio del dólar?

Mucho. Es muy fuerte al momento de consolidar los resultados en euros, pero también ha habido un alivio en el tema del costo de la materia prima debido a la caída del precio del petróleo, aunque no alcanza a compensar. El efecto es negativo en el resultado y por eso estamos trabajando para aumentar las ventas y mejorar la eficiencia en todos los procesos para reducir costos. En el 2015 tuvimos un resultado positivo pero con muchas dificultades.

¿Qué efectos ha tenido el dólar caro, en la competencia por el mercado local?

Las cifras indican que hay una reducción de la importación de llantas asiáticas por el efecto del dólar. Está claro que los que más han sufrido con el alza del dólar, en el corto plazo, son las importadoras independientes que no están respaldados por un grupo financiero sólido, como sí lo está Michelin.

¿Eso significa que el mercado estaría dejando por fuera a quienes no tienen un músculo financiero fuerte?

Así es. El aumento del precio del dólar también trae beneficios. Por ejemplo, el mercado de llantas se profesionaliza, dejando solo a los actores competitivos y con capacidad innovadora. Es bueno para el consumidor saber que no todo el mundo puede importar y abrir una tienda sin soporte de seguridad y calidad.

¿De qué manera los ha afectado la reducción de las ventas de vehículos en el país?

Nosotros la teníamos prevista, porque ya habíamos tenido unas alertas.
Creemos que este año también habrá un descenso en las ventas de carros, pero considero que Colombia aún tiene un bajo promedio de personas con vehículo, lo que significa que hay un gran potencial y un espacio suficiente para crecer.
No estamos pensando que Colombia esté viviendo una recesión. Lo que hay es una desaceleración, pero con muy buenas perspectivas tanto en carros como en motos.

¿Qué expectativas tienen para el 2016?

Pensamos que podemos seguir aumentando nuestras ventas como lo hicimos en el 2015. Gracias a la evolución del parque automotor, creo que podemos crecer entre 4 y 5 por ciento este año. El segmento de las motos va a tener un mejor desempeño.

¿Qué le preocupa del mercado?

Tenemos preocupación en el segmento de carga porque la desaceleración de la actividad petrolera tiene un impacto importante sobre el transporte de hidrocarburos, que en el 2012 y 2013 tuvo un gran auge.

El país se preparó para atender este mercado, pero luego se desplomó de una manera rápida y significativa. Este sector de transporte de carga de hidrocarburos vive un momento difícil.

¿La construcción de obras civiles puede impulsar el mercado de llantas?

Sí, eso es lo que esperamos. Pero este es un mercado que tiene velocidades diferentes, aunque creemos que este año iniciarán más proyectos que en el 2015.

¿Qué otros sectores le pueden dar una mano al negocio de las llantas?

El turístico. La mejoría en las carreteras y el alto precio del dólar aumentan las vacaciones en Colombia y el desplazamiento de más vehículos por las carreteras del país, tanto de nacionales como de extranjeros. Este es un buen dato para la demanda interna.

¿Con qué empresas tienen acuerdos de suministro de llantas para carros nuevos?

Tenemos acuerdo con Sofasa Renault, con una alta presencia de equipamiento de automóviles. También lo hacemos con Colmotores en el segmento de carga.

¿Qué estrategia tienen para competir en la coyuntura actual?

Una vez pase el fenómeno de ‘El Niño’ vendrá ´La Niña’. Por eso estamos lanzando una promoción que consiste en que la gente cambie las llantas de su carro, para evitar accidentes por la llegada de las lluvias.

Esta consiste en que el usuario sepa cuál es el tamaño del rin del vehículo, y tendrá un descuento en esa misma proporción. Por ejemplo, si tiene un rin 17, la rebaja será del 17 % y así sucesivamente. La campaña está en marcha y finalizará a mediados de mayo.