‘Esperamos tener 2.000 beneficiarios por año’

De acuerdo con el director ejecutivo de Colfuturo, Jerónimo Castro, hay un nuevo
marco de cooperación con el Gobierno por ocho años. 

Jerónimo Castro, director ejecutivo de la fundación.

Milton Díaz/Portafolio

Jerónimo Castro Jaramillo, director ejecutivo de Colfuturo. 

Negocios
POR:
Portafolio
julio 07 de 2016 - 07:59 p.m.
2016-07-07

Colfuturo es una entidad que promueve el financiamiento de posgrados para colombianos en el exterior.

Su presidente ejecutivo, Jerónimo Castro, destacó la importancia de poder ampliar la capacidad de las promociones que hacen cada año, habló sobre los limitantes que establece la entidad, el impacto del aumento del precio del dólar y de los acuerdos a los que se llegó.

¿Cómo ha sido el impacto de la devaluación sobre los créditos?
Sin suda, se ha aumentado el costo de estudiar por fuera, a través de Colfuturo, por la subida del dólar en el último año.

La entidad condona cerca de la mitad de los gastos en que se incurre, que corresponden a las matrículas y para la manutención.

Después de que el estudiante termina sus estudios paga el restante, descontada la condonación, y allí es donde se ha generado este aumento.

¿Por qué Colfuturo apoya a los estudiantes en dólares?

Como la mayoría de instituciones educativas del mundo manejan dólares y monedas fuertes, entonces, por ello, Colfuturo financia a través de esta moneda.
Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de los estudiantes financiados van a Estados Unidos.

¿Y qué pasaría si el mecanismo se pasa a pesos?

Los que pagarían el impacto del dólar serían los estudiantes futuros.

No podría ir el mismo número de estudiantes porque si recauda en pesos, pero se paga en dólares, la capacidad de mantener el número de estudiantes se reduciría.

Con los estudiantes que se organizaron y expusieron su malestar a la entidad por esta situación, ¿a qué solución se llegó?

Con el mecanismo de financiamiento que tenemos no podemos ir más allá, así que la respuesta que hemos ofrecido es un esquema con los bancos para que los estudiantes pasen su deuda de dólares a pesos con ellos, y eliminen la preocupación de la tasa de cambio.

A pesar de que no muchos han decidido optar por esta estrategia, al menos, hay ahora esta posibilidad que no existía antes, que, de hecho, es muy generosa en muchos bancos en términos de las tasas que se ofrecen.Esto se hizo con el Banco de Bogotá, con Bancolombia, Colpatria y Davivienda.

¿Cómo funcionan los activos de la entidad?

Es muy importante considerar que el principal activo con el que cuenta Colfuturo es fundamentalmente la cartera. No es que tengamos un fondo con el dinero para girar a los estudiantes.

Es la recuperación de esta la que permite seguir financiando a los estudiantes.
Si fuese en pesos, no habría cómo apoyar al mismo número de estudiantes, pues estaríamos hablando de cerca de la mitad de los que ahora se seleccionan.

¿Qué planes hay para hacer crecer la cantidad de beneficiarios?

Pese a que las donaciones han sido muy generosas, el motor de Colfuturo es el pago de los que ya regresaron y la cooperación el Gobierno.

Así que con este ya iniciamos una nueva cooperación, definida en el Conpes 3835, que va hasta el 2025. Nos permitiría llegar hasta ese año con 2.000 beneficiarios por año.
Estos aportes gubernamentales se hacen a través de Colciencias.

¿Cuál fue la promoción de este año?

Seleccionamos 1.258 estudiantes, con un desembolso de 44 millones de dólares para 1.162 maestrías y 96 doctorados.

Pero la idea es como mínimo mantener este nivel, más lo que le sume el nuevo marco de cooperación.

Por áreas de estudio, predominaron las ingenierías, y las relacionadas con administración y ciencias sociales.

Entre estos tres grupos sumaron el 46,4 por ciento del total del número de seleccionados por áreas de interés.


El mecanismo de selección de Colfuturo


De acuerdo con el presidente ejecutivo de la entidad, Jerónimo Castro, seleccionan anónimamente a las personas y basados en cuatro elementos ponderados con los que organizan desde el candidato más fuerte al más débil, y ahí realizan una “línea de corte” con la que deciden finalmente.

El primero es el promedio de la carrera en el pregrado; el segundo es el nivel de la universidad a la que quieren optar; tercero, el puesto que ocupó, que permite quitar el sesgo de que algunas universidades son más exigentes que otras, y por último, un ensayo que corrige un juez externo.

En cifras, de las 2.690 solicitudes recibidas para la promoción de este año, un 47 por ciento fue beneficiado. Por país de destino el 21 por ciento correspondió a Estados Unidos y un 20 por ciento al Reino Unido, que fueron los principales, tendencia que se ha mantenido en los últimos años. 

Asimismo, como la capital gradúa la mayoría de profesionales del país, la mitad de los seleccionados son de Bogotá.