Ex-Im Bank de EE. UU., listo para fondear infraestructura en Colombia

Las firmas colombianas son las segundas receptoras de recursos que la agencia de crédito ha asignado en el continente.

Fred Hochberg

Fred Hochberg, director del Ex-Im Bank de Estados Unidos.

Rodrigo Sepúlveda

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 18 de 2016 - 09:37 p.m.
2016-09-18

Colombia es el segundo país en el hemisferio occidental con más peso en la cartera del Ex-Im Bank, la agencia de crédito para las exportaciones de los Estados Unidos.

Por ahora, la financiación ha sido a empresas colombianas como Ecopetrol y Avianca, que son grandes clientes de compañías estadounidenses, pero la idea es irrigar recursos para más actividades.

El director del Ex-Im Bank, Fred Hochberg, quien estuvo en Colombia la semana pasada, dijo que están revisando las oportunidades en materia de infraestructura, tanto en carreteras como en energía, telecomunicaciones, entre otros.

Durante su visita al país, el directivo habló con Portafolio.

Actualmente, ¿cuál es la relación que tienen el Ex Im Bank y Colombia?

En el hemisferio, se trata del segundo país dentro de nuestro portafolio, es solo superado por México y pesa mucho más que Brasil, Chile, Canadá o Argentina, en donde la semana pasada reabrimos nuestros negocios después de 15 años. De hecho, nuestra cartera en la región es de 20.000 millones de dólares, y Colombia tiene 3.000 millones. Hemos trabajado con Ecopetrol y la Refinería de Cartagena con financiación de largo plazo, y también apoyamos a Avianca en la compra de dos de sus aviones Dreamliner (a Boeing).

¿Cómo ve a Colombia?

Sentimos un ambiente que ayuda a los negocios, con grandes y pequeñas empresas que son sofisticadas, y personal inteligente y capacitado. También veo que hay un gran sentido del emprendimiento, lo que me da para pensar que es un buen mercado. Además, es un país cuya economía no está totalmente controlada por el Estado: hay libertad de mercado, más que en otros países de la región.

¿Cuál es la expectativa?

Hemos visto una gran actividad en los últimos años y queremos hacer mucho más. Estamos viendo las oportunidades que ofrece el país y nos reunimos con representantes del sector privado y funcionarios del Gobierno para ver cómo los bienes y servicios estadounidenses pueden ser parte de los planes del país, particularmente en infraestructura.

¿En ese punto, qué temas les interesan?

Hemos oído de los planes ambiciosos de infraestructura que hay en Colombia, creo que eso debe incluir energía, petróleo y gas, transporte, telecomunicaciones y en todas esas áreas tenemos amplia experiencia en financiación, e involucran productos que Estados Unidos exporta de manera activa y en las que tiene ventajas competitivas.

¿Y las vías 4G?

Por supuesto, Estados Unidos puede proveer muchas de las cosas que demandan este tipo de proyectos, como equipos, maquinaria, servicios de ingeniería, servicios para peajes, entre muchos otros. El trabajo en carreteras es fundamental para desarrollar otros sectores como la agricultura y que el país se inserte en el mercado global, lo que ayudará al bienestar de los ciudadanos colombianos.

¿Qué tanto el enfriamiento de las economías en esta parte del mundo ha afectado su actividad?

Las economías latinoamericanas han estado basadas en las materias primas y eso ha tenido un gran impacto. Mi percepción es que los países latinos tienen el reto de moverse más hacia las cadenas globales de valor, vendiendo mucho más allá de materias primas y transformarse hacia la venta de bienes terminados, lo que ayuda a crear más empleos y genera más ingresos. Hasta ahora, nuestra mayor operación aquí y en el mundo tiene que ver con el transporte aéreo, y en la región hemos hecho muchas cosas con petróleo, gas, minería y equipos, e incluso en Brasil y Argentina se ha trabajado con agricultura, así que las oportunidades están ahí.

¿Cuáles son las condiciones para acceder al crédito?

La idea es que las empresas y los proyectos vinculen bienes y/o servicios estadounidenses. De todas formas, también podemos financiar costos locales de los proyectos, como pasa con infraestructura y minería. Somos una agencia autosostenible de Estados Unidos, que no da subvenciones sino préstamos y garantías a empresas con alta opción de pago; de hecho tenemos una junta directiva que revisa cada operación.
Hacemos préstamos de hasta 18 años para energías renovables, y con menores plazos para energías convencionales, aerolíneas o infraestructura. No hay límites de monto, sector o país, en la medida en que vemos buenos proyectos, lo hacemos.

¿A cuánto asciende la cartera de créditos y cuánto hay para prestar?

Actualmente está en 90.000 millones de dólares, por mandato del Congreso tenemos un tope de 135.000 millones de dólares, así que aún tenemos 45.000 millones.

¿Qué ventajas hay frente a otras opciones de financiamiento?

Los préstamos y garantías son respaldados por el gobierno de EE.UU. y por eso las tasas de interés son más bajas, y los plazos en ciertos casos son mayores que los que puede proveer la banca comercial, de manera que podemos añadir capacidad en montos y en plazos. Cuando los negocios o gobiernos están comprando bienes o servicios de otro país, por ejemplo Canadá, China o Alemania, también encuentran financiamiento como lo ofrecemos nosotros, lo que asegura que las personas y las empresas elijan al mejor producto y nosotros nos aseguramos de que las empresas estadounidenses estén en esa competencia en igualdad de condiciones con otros países.

luicon@eltiempo.com