Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Miércoles 30 de Julio 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El próximo desafío corporativo es la Generación Y

Enero 4 de 2013 - 7:36 pm


Entender la genética de esta generación es tarea clave para cualquier directivo que quiera ser exitoso.

Los mayores empiezan a ocupar cargos directivos, pero su forma de ser los hace inestables laboralmente, un problema para las empresas. ¿Cómo lidiar con los futuros gerentes del país?

Aunque son más creativas y laboralmente flexibles que las generaciones anteriores, las personas pertenecientes a la generación Y (nacidas entre 1980 y 1998) representan un reto para las empresas pues sus características y visión del mundo las hace proclives a la alta rotación, un desafío para las compañías, especialmente cuando se trata de cargos directivos, que ya empiezan a ocupar.

El fenómeno no es nada extraño para el país, pues, según las proyecciones del Departamento Nacional de Estadística (Dane), este año, el 33,6 por ciento de la población pertenecerá a este grupo, de los cuales el 21,6 por ciento tiene entre 30 y 34 años, lo que las ubica en una edad perfecta para empezar a ocupar jefaturas y, en algunos casos, incluso gerencias.

Pero, ¿cuál es el meollo del asunto?, ¿qué los hace proclives a cambiar constantemente de empleador?

Pues bien, lo particular respecto a ellos es el contexto en el que crecieron: sin las dificultades económicas a las que tuvieron que enfrentarse generaciones como los baby boomers o la generación X y con una visión inmediata del mundo -debido a que crecieron junto a la tecnología-, se aburren rápidamente de un cargo y deciden salir en busca de nuevos retos profesionales en vez de decidir “hacer carrera”, como se prefería en tiempos anteriores.

Así lo demuestran diversos estudios sobre el grupo poblacional: por ejemplo, la encuesta Talent Edge, adelantada por Deloitte, arroja que son los trabajadores de la generación Y los que más activamente buscan cambiar de empleador en el corto plazo, con 38 por ciento de incidencia.

Otra de sus diferencias respecto a las demás generaciones es el cambio en la escala de prioridades que otorgan a ciertas características de una organización.

Por ejemplo, la citada encuesta evidencia cómo mientras para el 35 por ciento de los baby boomers es importante trabajar en una empresa sostenible, la cifra sube al 63 por ciento en el caso de las personas de la generación Y; caso parecido está en cuanto a tener un ambiente de trabajo divertido, lo que es importante solo para el 19 por ciento de los boomers y sube al 55 por ciento en el caso de los Y.

Al respecto, Duarte Ramos, gerente general de Hays Colombia, dice que “estas personas traen nuevas reglas a las empresas y perspectivas de trabajo; mientras que en el caso de las generaciones anteriores la gente trabajaría máximo en 4 o 5 empresas durante toda su vida, ellos no duran más de 2 años en una.

Hay que cuidarlos más y brindarles un ambiente más diverso porque son más inmediatistas”.

“Las compañías deben repensar lo que es la vida de un trabajador porque ellos no son fieles, deben pensarse de manera diferente y establecer mecanismos para adaptarse a la alta rotación de quienes pertenecen a la generación Y”, advirtió Ramos.

En este sentido, el Centro de Investigación Grupo RHUO en Argentina (CIGRA) del IAE Business School de Argentina, recomienda que, para afrontarlo, una empresa debe comenzar a entender los valores de estas personas, adaptarse a ellas y cambiar ciertas políticas. “Entender la genética de esta generación es tarea clave para cualquier directivo que quiera ser exitoso en el desafío de liderar a este nuevo grupo de personas”, recomienda la institución.

“Las competencias requeridas de los managers para lograr una mejor coexistencia con ellos en el mercado laboral son: flexibilidad, incentivar, cultura de la creatividad y motivación”, finaliza.

EL EQUILIBRIO LABORAL REDUCIRÍA LA ROTACIÓN

Para el 73 %, es uno de los aspectos más importantes en un trabajo. Además, les interesa ascender rápidamente.

Pese al alto nivel de rotación de la generación Y, expertos aseguran que realizar algunos ajustes en las organizaciones podría contribuir a fidelizarlos con la compañía y a prolongar el periodo en que trabajan con ella.

En primer lugar, un estudio realizado por la consultora Robert Half encontró que el 73 por ciento de las personas de esta generación se preocupa por el equilibrio entre su vida personal y laboral, para lo cual es importante diseñar esquemas flexibles y virtuales de trabajo que les permitan tenerlo.

“Antes, estos eran temas de los que no se hablaba porque los empleados no planteaban esas necesidades.

En nuestro caso, acomodamos ciertas cosas como los horarios para que no se desplazaran en hora pico y se movilizaran más rápidamente”, dijo Alejandra Ferraro, líder de recursos humanos de Accenture para América Latina, compañía que ha aprendido exitosamente a evolucionar y adaptarse a las dinámicas de esta nueva generación de trabajadores.

En segundo lugar, debido a la cultura inmediatista que los caracteriza, los estudios recomiendan diseñar planes de carrera en los que el ascenso sea más rápido de lo que se hacía tradicionalmente.

Por ejemplo, si se hacían cada cinco años, el periodo podría reducirse a tres.

En tercer lugar, aconsejan implementar metodologías de trabajo donde se mida al empleado por objetivos, lo cual los mantendrá enfocados y representará un reto constante, lo que evitará la odiada monotonía laboral y la realización de tareas “insignificantes”.

Además, aunque para algunos pueda sonar trivial, es importante hacer que su trabajo sea divertido.

“Hicimos cosas prácticas para mejorar el ambiente de trabajo con actividades lúdicas, deportivas e integración, que les permitieran reforzar su sentido de pertenencia al grupo, que también es algo muy importante”, complementó Ferraro.

Pese a los puntos anteriores, es importante desmentir el mito según el cual son personas irresponsables que se preocupan solo por vivir el momento.

De hecho, en Robert Half señalan que la mayoría se preocupa por sostenerse a ellos mismos y a su familia y que, incluso, se preocupan desde ya por sus planes de retiro.

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad