Hacia el súper consumidor

Cómo comprometer a los consumidores para que adopten el bienestar durante toda su vida.

La confianza del consumidor subió por cuarto mes consecutivo

El consumidor empoderado o «súper consumidor» se reconoce como una fuerza disruptiva que altera
la manera en que operan las compañías.

BLOOMBERG

POR:
Portafolio
junio 28 de 2017 - 06:15 p.m.
2017-06-28

¿Cuántas veces ha programado su despertador temprano para ir al gimnasio y cuando suena solo se da la vuelta y toca el botón de repetición? ¿O ha escogido manejar o coger transporte público en vez de ir en su bicicleta al trabajo porque piensa que ‘puede’ llover?

(Lea: ¿Cómo conquistar al consumidor colombiano?

Si lo ha hecho, no está solo. Como humanos, con frecuencia escogemos la satisfacción a corto plazo en vez del beneficio a largo plazo. Este es un reto para las sociedades cuando se trata de promover la prevención de enfermedades en lugar de administrarla.

(Lea: ‘Creemos que la confianza del consumidor va a volver’

No hay duda de que hemos avanzado mucho en prolongar la vida, pero aún continuamos luchando para conseguir buena salud generalizada a lo largo de la vida. Las
enfermedades de la vejez impactan no solo la calidad de vida de los adultos mayores,
sino también la de aquellos que los cuidan.

La prevención y acceso temprano al cuidado son claves para controlar los costos asociados con las enfermedades del envejecimiento. Sin embargo, ambos requieren que la gente se comprometa y cambie su enfoque a tener bienestar a lo largo de su vida en vez de simplemente estar libre de enfermedad.

Las nuevas tecnologías, el aumento del consumismo de salud y los cambios comportamentales pueden contribuir a mantener una vida enfocada en la salud.


TECNOLOGÍAS EMERGENTES Y EL SURGIMIENTO DEL «SÚPER CONSUMIDOR»

En todas las industrias, el consumidor empoderado o «súper consumidor» se reconoce como una fuerza disruptiva que altera, aunque más lentamente, la manera en que operan las compañías, aún aquellas en el área de la salud.

Las tecnologías emergentes pueden estar a punto de acelerar este cambio, mediante la promesa de comprometer a la gente con sus metas de salud, permitiéndoles alcanzar su máximo desarrollo personal, independientemente de su estado de salud.

Por ejemplo, hay dispositivos médicos y sensores que pueden monitorear el estado de salud y recopilar datos que pueden ayudar a los consumidores a mantener su salud. Estos dispositivos inteligentes crean círculos de retroalimentación positiva para «darle un impulso» a los individuos con la información correcta en el momento justo para atender su estado de salud. Sin embargo, muchos de estos dispositivos están diseñados para gente joven y activa, vendiéndoles la idea de que existe un atleta en cada uno de nosotros. Este no es necesariamente el mejor enfoque para motivar el bienestar en las personas mayores.

Esto presenta un problema ya que en una encuesta reciente realizada por EY, al preguntarle a la gente sobre sus preocupaciones con relación al envejecimiento solo el 38 % de aquellos con 65 años o más, y el 51 % de la generación y contestaron que mantener un estilo de vida saludable y tener independencia eran las prioridades más altas.

​CAMBIO DE COMPORTAMIENTO, CAMBIO DE COMPROMISO

La realidad es que para lograr el éxito, las nuevas tecnologías tienen que ser usadas. El diseño enfocado en el usuario, fácil de manejar y que ofrece beneficios instantáneos ayudará. También tenemos que tener en cuenta nuestro comportamiento como especie. Además de escoger la retribución inmediata por encima de los beneficios a largo plazo, somos una especie con aversión inherente al riesgo y preferimos protegernos de pérdidas aún a costa de sacrificar ganancias.

Como seres humanos, también somos un poco miopes. La salud no es necesariamente la ausencia de enfermedad, sino más bien un enfoque de bienestar a lo largo de la vida. Pero toda una vida parece interminable y el bienestar es muy nebuloso para agarrarse de este como una meta sostenible. Como resultado, volvemos a nuestros comportamientos habituales.

Para modificar el comportamiento, tanto de los individuos como de los equipos de cuidado, ambos tendrán que entender sus objetivos personales y definir sus metas parciales y su motivación para alcanzarlas. No obstante, al hacer esto tendrán que evitar las dificultades de la «fatiga del impulso». Muchos de los aplicativos y sensores actuales pueden estar diseñados para obtener resultados a largo plazo, pero buscan promover algunos resultados inmediatos. La urgencia de estas alertas, combinadas con los resultados tan lejanos que impiden percibir su valor, pueden ayudar a desmotivar más que a motivar.

UN CAMBIO DE PARADIGMA: DE ACEPTAR LA AUSENCIA DE ENFERMEDAD, AL NUEVO ENFOQUE DE CELEBRAR LA SALUD A LO LARGO DE LA VIDA

En la mayoría del mundo desarrollado, la gente ha logrado vivir más tiempo. Pero ¿están viviendo vidas mejores y más saludables? La convergencia de tecnologías emergentes, el súper consumismo en salud y los ajustes fundamentales en el comportamiento y la actitud, pueden ayudar a responder esta pregunta, no solo por la salud del individuo, sino también por la salud financiera.

PAMELA SPENCE
Global Life Sciences Industry Leader de EY
(antes Ernest & Young)

Siga bajando para encontrar más contenido