Haz de Oros, 60 años en el gusto de los colombianos

Luego de seis décadas de lanzamiento de la marca, la empresa cuenta hoy con 24 productos diferentes, entre industriales y de consumo masivo.

CONTRA

Carlos Mario Jaramillo, director de Asuntos Corporativos de Harinera del Valle.

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 15 de 2016 - 09:11 p.m.
2016-09-15

La historia del nacimiento de la empresa Harinera del Valle y su producto estrella Haz de Oros, tiene varios hechos curiosos: de no haber sido porque doña Rosa Marina Bautista, esposa de don Arcesio Paz Paz, fundador de la compañía, necesitaba vivir en un lugar de clima menos frío que Pasto, la marca Haz de Oros, seguramente se llamaría Reina del Sur. Así mismo, Harinera del Valle podría llamarse hoy Harinera de Nariño.

En 1947, don Arcesio, un joven agricultor con visión empresarial, hijo de campesinos, se asoció con un amigo y montaron en Pasto un molino de trigo para atender la demanda de harina de las panaderías de esa ciudad y los municipios vecinos. Su primer marca fue harina de trigo Reina del Sur, un producto industrial, que vendía solo a la industria panificadora de la región.

Debido a que su esposa tuvo problemas de salud, fue necesario trasladarse a Cali, donde montó su nueva empresa, tras vender su participación en la compañía pastusa.

La nueva compañía se llamó Harinera del Valle, y su primer producto fue Harina Haz de Oros, que por estos días está cumpliendo 60 años de permanencia en el mercado colombiano. Hoy, este producto cuenta con 23 marcas distribuidas entre categorías de consumo masivo y de abastecimiento del sector industrial.

Carlos Mario Jaramillo, director de asuntos corporativos de la compañía vallecaucana, afirma que desde 1980, la empresa empezó a producir harina Haz de Oros en presentaciones para los hogares, pues hasta ese año esta materia prima alimenticia solo se comercializaba por bultos para grandes empresas y panaderías de barrio.

“Hasta hace cinco años existían dos tipos de harinas: la tradicional y otra con mejorantes. Pero debido a la innovación, la especialización y las exigencias del mercado, en la actualidad existen siete tipos de harinas y tres premezclas de diferentes tipos de trigo”.

Hoy la empresa ofrece siete clases de harinas industriales, es decir, que se comercializan al por mayor y 13 premezclas, en distintas presentaciones.

Hace apenas unos meses la empresa lanzó al mercado el producto NutriDely, una mezcla de maíz y trigo para hacer un alimento similar a una colada.

Como resultado de innovación y del plan de expansión Harinera del Valle lanzó al mercado en el 2000 las primeras premezclas entre ellas la de pankes y syrup, esta última importada de Canadá.

Las marcas incluyen otros productos tales como tortillas, harinas para buñuelos y natilla, e ingredientes para tortas, ponqués y brownies.

Para la celebración de las seis décadas de presencia en el mercado Harina Haz de Oros presentará varios de sus últimos avances en productos de consumo masivo, tales especialmente sus tortillas, que con un año de ventas ya es el segundo producto del mercado. Su crecimiento es de 10 % mensual. En la conmemoración, el objetivo es recordarles a los consumidores que las marcas de Harinera del Valle están presentes en todas las comidas de los colombianos, desayuno, onces, almuerzo y cena.

“En la línea industrial estamos trabajando en una mayor especialización para transmitirles a los panaderos el conocimiento sobre nuevas preparaciones. Hay una tendencia global que no ha llegado fuerte a Colombia, y es la harina para productos congelados. Se trata de una opción para que el panadero congele la masa y al otro día pueda hacer sus productos, sin necesidad de madrugar como lo hace actualmente”.

Esta harina tiene características especiales que hacen que ese producto se conserve congelándolo durante uno o varios días.

“Adicionalmente, hemos detectado que apenas el 15 % de los panaderos colombianos tiene formación técnica, pues la mayoría son empíricos. En otras partes del mundo este es un oficio desempeñado por profesionales. El año pasado capacitamos a más de 1.500 panaderos con un programa de asesoría profesional”.

Se estima que en Colombia, el consumo per cápita es de tres panes al día, es decir 23 kilos al año, según datos de la Federación de Molineros (Fedemol), adscrita a la Andi. En Alemania el consumo es de 100 kilos de pan al año y sus habitantes no sufren de obesidad. Entre tanto, los chilenos consumen 80 kilos anuales y en Argentina 70 kilos.

Por estos días, la empresa les hará entrega a los panaderos clientes, un libro de las recetas acumuladas en los últimos 60 años. Así mismo, la compañía está evaluando la opción de montar plantas en la Costa Caribe, para producir harina industrial.

HABRÍA PLANTA EN LA COSTA

Debido a que Harinera del Valle no tiene presencia con productos industriales en la Costa Caribe, sus directivos llevan varios años analizando la posibilidad de montar o adquirir una planta en esa región del país para iniciar la venta de harina industrial.

“Solo así sería posible competir, debido a que el costo del transporte entre el suroccidente y el norte de Colombia es demasiado alto”. Según Jaramillo, el aumento del precio del dólar ha afectado severamente el negocio debido a que la mayoría del trigo se compra en el exterior, ya que Colombia no produce esta materia prima.