Blue Doors: del alto lujo a los hoteles de carretera

El grupo está creciendo este año al 20% y aspira a facturar unos $ 23.000 millones. Su presidente, Fernando Sánchez, dice que la paz traerá inversión.

Blue Doors

En la remodelación del hotel Continental, en el centro de Bogotá, invirtieron unos 3.000 millones de pesos.

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 22 de 2016 - 10:27 a.m.
2016-09-22

Para el año entrante, el grupo de hoteles Blue Doors, cuyo target son los ejecutivos que buscan un hospedaje de alto lujo, dará al servicio dos nuevos proyectos en Medellín y Bogotá.

En la actualidad, opera cinco hoteles, todos premium y en la capital de la República: el 104 Art Suites, con habitaciones diseñadas por artistas jóvenes del país; el 93 Luxury Suites, con lujo extremo, al punto de que es líder en cuanto a ingreso por habitación; el Jazz Apartaments (calle 87 con 15), con vista al parque El Virrey; el Celebrity Suites (calle 74 con 10) y el Continental, decano de los hoteles en la ciudad, en pleno centro.

“Todos son boutiques y por eso no nos llamamos cadena sino colección de hoteles. Cada uno tiene su propia particularidad, sus edificios son distintos y los huéspedes siempre van a encontrar un servicio muy personalizado y un diseño especial e irrepetible”, explica el presidente del grupo, Fernando Sánchez.

La clientela principal son extranjeros, directivos empresariales y funcionarios de gran perfil.

“Así captamos un mercado muy importante y por eso nos está yendo bien. Los clientes son, por ejemplo, los presidentes o inversionistas de compañías que llegan a Bogotá por largo tiempo y no quieren llega a un hotel normal, sino a nuestros hoteles, porque lo que tienen son tremendos apartamentos de 60 metros, con servicio hotelero, restaurante, room service, camarera, etc.”, añade Sánchez.

Sus competidores directos en la plaza, dentro de ese nicho, son el JW Marriott, Four Seasons y el Sofitel.

El promedio de ocupación llega al 75%, y crece al 20% anual. De esta manera, calculan que la facturación alcance los 23.000 millones de pesos este año, mientras que en el 2015 fue de 19.000 millones.

PAZ ATRAERÁ HUÉSPEDES

Sánchez espera que, tras la firma de la paz con las Farc, el incremento en facturación supere el 30% a futuro, pues al incentivar la inversión en el país, vendrán más hombres y mujeres de negocios que requerirán el tipo de hospedaje que la cadena ofrece.

Además, este hecho le permitirá a Blue Doors meterse en un nicho nuevo, el de los hoteles de carretera, un concepto que todavía no está desarrollado en el país.

“Lo que viene es algo muy parecido a la reunificación de las dos Alemanias. El mundo nos está mirando y en la medida en que vean un país en paz, acá se va a despertar el turismo”, apunta el empresario.

La más reciente apuesta de Blue Doors fue la remodelación del hotel Continental, de la Avenida Jiménez con carrera 4. El lugar estaba abandonado y fue necesaria una inversión superior a 3.000 millones de pesos en la intervención de los apartamentos del complejo, el montaje del restaurante La Placita Verde y la ornamentación de los alrededores.

Y si bien aún la rentabilidad no ha sido la esperada, a futuro se augura un buen negocio, todo dependiendo de que se haga realidad el plan de rehabilitación del centro.

LOS OTROS DOS HOTELES PARA MEDELLÍN Y BOGOTÁ 

En octubre del 2017 inaugurarán en el barrio El Poblado, de Medellín una torre de 26 pisos similar al 93 Luxury Suites de Bogotá, con piscina, restaurante, salones de eventos y jardines espectaculares. La inversión, por parte de terceros que la ponen al servicio del grupo, es de unos 30.000 millones de pesos, más otros 1.000 millones que pone Blue Doors para poner a punto la operación. En Bogotá tienen otro proyecto de suites, en cercanías del World Trade Center, pero aún se abstienen de hablar sobre el tema.