‘Industrias culturales le aportan más al PIB del país que el café’

De acuerdo con el Dane, de 2005 a 2017 la participación promedio en la economía fue del 1,1%. En 2016 movió 6,2 billones de pesos.

Ucep

La Ucep espera que el nuevo Gobierno promueva leyes que ayuden al sector.

CEET/ Cesar Melgarejo

POR:
Portafolio
agosto 20 de 2018 - 07:55 p.m.
2018-08-20

Las actividades económicas derivadas de la generación de contenidos, que dependen del talento humano y que se protegen bajo la impronta de los derechos de autor, se denominan industrias culturales.

(Lea: En la última década, economía naranja despegó en Bogotá)

Este sector productivo, en el 2016 (último dato mostrado por la cuenta satélite de cultura del Dane), movió 6,2 billones de pesos, y del 2005 al 2017, tuvo una participación promedio del valor agregado del 1,1% del total del PIB nacional, estando por encima de sectores como el del café, cuya participación fue del 1%.

(Lea: Duque creará una exención de impuestos para jóvenes emprendedores)

De acuerdo con la Federación Nacional de Cafeteros, en el 2017 la producción por el año cafetero fue de 8,1 billones, y se calcula que en el mismo ejercicio, las industrias culturales rondaron los 15 billones de pesos. Esto, al sumar los cuatro trimestres del PIB de la categoría ‘Actividades artísticas, de entretenimiento y recreación’ del Dane.

(Lea: Economía ‘naranja’ de Bogotá mueve unos $6,5 billones al año)

Ximena Tapias, presidenta de la Unión Colombiana de Empresas Publicitarias (Ucep), indica que, si bien la rentabilidad de las industrias culturales siempre ha sido más significativa de lo que se cree, la falta de mediciones específicas sobre el impacto económico que tiene este sector, ha dificultado su desarrollo.

“Colombia es un país que siempre ha vivido muy aferrado al concepto de los bienes, más que de los servicios, de lo tangibles sobre lo intangible”, indicó en diálogo con Portafolio.
Sin embargo, hoy en día la perspectiva estaría cambiando, dado que desde el 2005 el Dane abrió la cuenta satélite de cultura y empezó a cuantificar la participación en el PIB de lo que ahora se conoce como economía naranja. En 2016 empezó a publicar los resultados.

En este estudio se identificaron varios aspectos sobre el comportamiento económico de estas industrias. En este sentido, uno de los más importante es que, por ejemplo, la generación de contenidos audiovisuales es la de mayor generación de divisas, al haber ascendido en el 2017 a 3,5 billones de pesos, un alza de 1,6%.

Por otro lado, el Dane indica que la participación promedio de los puestos de trabajo generados en el campo cultural, frente a los empleos del total de la economía del 2005 al 2017, se ubicó en el 1,2%.

“Solo el sector de los contenidos digitales origina un millón de empleos. Además en Bogotá se concentra el 92% de participación en servicios creativos y el 90% de productores audiovisuales de todo el país, por lo que se debe trabajar en promover estas actividades en otras regiones y, así, se podría dinamizar fuertemente estas economías, sin tener que hacerse una inversión en infraestructura tan grande como en otro tipo de actividades”, señaló Tapias.

Lo que se necesita
Para explotar al máximo este “recurso natural renovable”, como Tapias lo denomina, ella opina que es necesario que el Gobierno y el sector privado trabajen en conjunto.
“Anteriormente este era un esfuerzo que se hacia solo desde el sector privado, y obtuvimos buenos resultados al haber posicionado al país a nivel internacional con numerosos premios, en el campo de la publicidad por ejemplo, pero ahora esto debe cambiar”, resaltó.

Según ella, lo primero que se requiere es provocar un cambio de paradigma para que todos los estamentos entiendan que ‘la creatividad’ es monetizable y altamente rentable. Y, de la mano de este proceso, la elaboración de políticas públicas.

“Hay entidades del Estado que aún siguen hablando de plataformas, de la televisión, la radio y el internet como cosas aparte, pero deben entender en primer lugar que lo relevante es el contenido,
independientemente del medio. Así, la ley naranja requiere de una reglamentación que desarrolle una institucionalidad de las industrias”, agregó.

Este es un paso de gran importancia según Tapias, ya que existía una dispersión entre las instituciones que no permitía desarrollar proyectos que en conjunto impulsaran a las industrias culturales.

“Todo se relaciona con la cultura y la producción de contenido y, por eso mismo, ningún ministerio respondía por las industrias culturales. Por ejemplo, el desarrollo de videojuegos se relaciona con el MinTIC, pero estaba direccionado más hacia lo digital y en ese sentido nadie parecía tener la responsabilidad, no había un doliente. Sin embargo esperamos que esto cambie con la ley naranja y el nuevo Gobierno”, explicó.

Adicionalmente, Tapias opina que se necesita continuar fortaleciendo el talento humano desde el área educativa, capacitando al talento humano y formando a profesionales, técnicos y tecnólogos en labores con escasez de personal, como por ejemplo los camarógrafos y los desarrolladores de aplicaciones para celulares.
“Necesitamos gente que esté más vinculada con las necesidades reales del sector productivo”, apuntó la directiva.

El potencial
Para Tapias es claro que una de las maneras más efectiva para movilizar la economía del país y entregar una alternativa de empleabildiad a regiones donde hay altas tasas de desocupación, es el sector de las industrias culturales.

La razón primordial es que “esta economía no requiere de infraestructura pesada, ni de inversiones tan grandes como en actividades de tipo extractivo, porque lo que se necesita es contar con el talento de la gente, y eso ya lo tenemos, aunque hay que continuar cultivándolo” señaló.

“El talento es un recurso natural renovable que tiene Colombia, que es limpio y está por encima de las debilidades estructurales que tiene este pais. Por eso, en la medida que nos unamos a incentivarlo, le estaremos apostando a una mina, no de oro, sino de posibilidades de crecimiento, de desarrollo social y de identidad cultural”, agregó.

LA CUMBRE +CARTAGENA

En opinión de Ximena Tapias, la ‘Cumbre Latinoamericana de Comunicación + Creatividad, + Innovación + Mercadeo’ es el evento que acompaña la estrategia de promoción de las industrias culturales, no solo para darlas a conocer, sino para visibilizar cuál es la situación de este sector productivo en el mundo, qué resultados ha tenido a nivel global en otros lugares y qué actividades se podrían adoptar al entorno colombiano.

El evento tendrá lugar del 3 al 5 de octubre en La heroica y hay programadas 60 charlas con conferencistas expertos en temáticas diversas, dentro de los que se destacan Pancho Cassis y Juan Sevilla, dos de los publicistas más relevantes del momento en Europa.

Siga bajando para encontrar más contenido