Si no sabe de acciones esta es una buena opción de inversión

Los Fondos de Inversión Colectiva son una herramienta para proteger y aumentar sus ahorros.

Inversión
POR:
Portafolio
febrero 10 de 2016 - 02:25 p.m.
2016-02-10

Las noticias económicas de los últimos meses han mostrado que en momentos de desaceleración y cuando el mercado de acciones no encuentra un ‘salvavidas’, los inversores no profesionales tienen dos opciones: guardar su dinero debajo del colchón o utilizar productos financieros que generen mayor rentabilidad que la tradicional cuenta de ahorro.

Los Fondos de Inversión Colectiva (FIC) son una herramienta que transforma el ahorro en inversión. Estos permiten a varias personas realizar inversiones en diversos activos financieros y no financieros a través de una entidad, que dispone de expertos para administrar de la mejor manera posible su dinero.

Es decir, una sociedad administradora reúne dinero de distintos inversionistas, bien sean personas naturales o jurídicas, para “invertirlos en diferentes instrumentos financieros de acuerdo a un reglamento donde el objetivo principal es obtener una ganancia, que se repartirá entre todas aquellas personas que realizaron aportes de dinero”, explica Ernesto Villamizar Mallarino, presidente de Credicorp Capital Fiduciaria.

Los Fondos son seguros para los inversores pues están vigilados por la Superintendencia Financiera. Además, en caso de que las cosas no le salgan tan bien a la sociedad que administra los recursos, existe la ‘segregación patrimonial’, un término técnico que indica que el capital de los inversionistas es independiente.

Los cánones de inversión dicen que planificar es la mejor vía. Y los fondos son la puerta hacia un ahorro sostenido a largo plazo.

Y si usted quiere saber a dónde acercarse para obtener mayor información, consulte las instituciones autorizadas a través de Asofiduciarias.

LAS VENTAJAS

Warren Buffett, uno de los empresarios estadounidenses con más éxito en el mundo de los negocios, afirma que “una diversificación sólo es necesaria cuando el inversor no entiende lo que está haciendo”. Este es el caso de los Fondos de Inversión Colectiva.

Si usted posee un patrimonio pero desconoce todo sobre las finanzas y el mercado de valores, y aun así quiere encontrar buenas oportunidades para incrementar su capital, los Fondos podrían ser una solución segura porque basan su funcionamiento en la diversificación del riesgo.

El funcionamiento de este vehículo de inversión permite no perder todo. En otras palabras, si alguien invierte los ahorros de toda su vida, no quedará en bancarrota porque los ‘huevos’ no fueron puestos en la misma canasta.

La inversión colectiva permite destinar recursos a cualquier tipo de activo financiero, ya sea de renta fija o renta variable, de cualquier país del mundo con bajos costos de transacción. Lo anterior permite también una diversificación de capital minimizando el riesgo y generando mayores rentabilidades.

“Un fondo colectivo puede generar un rendimiento promedio de 3,5 % anual y los recursos están puestos en acciones del mercado de valores colombiano, títulos en bolsas extranjeras y papeles (TES) del Gobierno. Por el contrario, dejar el dinero en la cuenta de ahorros dejaría sólo un 0,5 % de rentabilidad”, explicó el presidente de la fiduciaria de Credicorp Capital.

ALTERNATIVAS DE INVERSIÓN

La variedad de alternativas de inversión depende del perfil del cliente, de los plazos y de los activos en que se quiera invertir.

Por ejemplo, Villamizar sugiere que los fondos abiertos, que no incluyen restricciones sobre los recursos, son “más flexibles y permiten disponer del dinero invertido, o una parte de este, de acuerdo a las necesidades del inversor”. Por el contrario, en los fondos cerrados se ‘obliga’ a los participantes a que no rediman sus beneficios antes del fin del plazo.

Otra de las características que hace atractivo este sistema es la administración del fondo a través de profesionales que están dedicados a tiempo completo: “La gestión profesionalizada ofrece comodidad al inversor al encomendar la gestión de sus ahorros a profesionales financieros que disponen de conocimiento y experticia suficiente para tomar decisiones eficientes y seguras”, agrega Villamizar.

Si aún esto no lo convence, la variedad de alternativas de inversión puede atraerlo.

En el caso de Credicorp Capital Fiduciaria, el portafolio de productos cuenta con 34 distintos fondos de inversión. Se dividen en tradicionales y no tradicionales.

Dentro de los tradicionales, existen los de renta variable y renta fija. Para el primer grupo se suele invertir la mayor parte del patrimonio en acciones donde priman los sectores financiero y tecnología. Y en renta fija se invierte en obligaciones, bonos, letras y pagarés.

“Uno de nuestros fondos de renta variable es Fonval acciones. Este funciona como una cartera abierta que invierte en acciones listadas en la Bolsa de Valores de Colombia y cuyo índice de comparación es el Colcap”, explica Villamizar.

LAS DESVENTAJAS

Aunque los inversores tienen el derecho de escoger en cuál fondo ‘meter’ su plata, estos no pueden tomar decisiones sobre las inversiones del Fondo porque la administración fue delegada a un gestor.

Por otra parte, la valoración de los fondos es diaria, es decir, que depende de los precios de mercado. Debido a esto, el inversionista percibirá mayor volatilidad. Pero recuerde, la rentabilidad sólo se define al redimir la inversión y no durante el período en que actúe el fondo.

Los fondos al ser vehículos de medio de ahorro y no de resultados no pueden garantizar una rentabilidad específica.

“La rentabilidad siempre dependerá del perfil de riesgo de cada producto. Esta rentabilidad es variable y por ende el administrador no garantiza ni avala utilidades específicas”, indicó Villamizar.

Y no se deje 'meter los dedos en la boca’, las sociedades autorizadas para administrar fondos de inversión colectivos en Colombia son: fiduciarias, comisionistas de bolsa de valores, las administradoras de inversión, entre otras.

TAMBIÉN PUEDE INVERTIR EN INMUEBLES


Si usted es de los que tiene un patrimonio elevado y su horizonte de ahorro-inversión es de más largo plazo, existe la posibilidad de dirigir su atención hacia inmuebles comerciales como oficinas, locales, bodegas.

Esta clase de fondos permite suscribir contratos de arrendamiento con arrendatarios de primer nivel, representando así un riesgo moderado.

Sebastián Rojas
@jusebroj
sebroj@eltiempo.com