La calidad es una variable clave en la nueva economía

“Esperamos que la política en este campo la dicte el Gobierno y no el mercado”, afirma Ramón Madriñán, director Ejecutivo de Asosec.

Ramón Madriñán

Ramón Madriñán, director Ejecutivo de la Asociación Colombiana de Organismos de Evaluación de la Conformidad.

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
julio 15 de 2016 - 07:00 p.m.
2016-07-15

Ahora que en Colombia se debate la necesidad de generar lo que el propio ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha denominado la nueva economía, el factor calidad está llamado a configurar una variable fundamental de este modelo.

Así lo precisa Ramón Madriñán, director Ejecutivo de la Asociación Colombiana de Organismos de Evaluación de la Conformidad (Asosec), que agrupa a las entidades de certificación de producto y otros entes y laboratorios para la calidad, quien asegura, que son las propias empresas del país las que deben liderar los procesos de calidad.

El directivo destacó los avances del país en cuanto a su sistema nacional de calidad, pero advirtió que los retos son enormes.

¿Cuáles son los avances que puede mostrar el país en materia de calidad?

El país ha dado un giro muy importante en materia de calidad desde el año 2006, cuando a partir de un documento Conpes se logró fortalecer la institucionalidad y se puso al sistema colombiano a tono con la normatividad internacional, en buena medida por cuenta de los TLC.

Las instituciones relacionadas con la calidad han tenido un crecimiento fuerte y rápido.
Igualmente, se les ha reconocido internacionalmente, al tiempo que se han dado importantes avances en los sistemas de metrología, en especial en lo que hace a la metrología química.

¿Cómo están jugando los distintos actores relacionados con la calidad en el país?

Al hacer un análisis crudo encontramos que el sector productivo y los reguladores no avanzan a la misma velocidad o en el mismo sentido. No siempre hay sincronía, pues mientras algunos sectores más expuestos a la globalización tienen que ajustarse rápidamente a las normas internacionales de calidad, en otros casos ciertas industrias y organizaciones se limitan a cumplir los estándares básicos que se exigen en el país, muchos de ellos desalineados con los requisitos de los mercados externos.

Aquí lo que está en juego es decidir si las necesidades de calidad para competir deben subir por la escalera o por el ascensor. Lo primero es mucho más lento y costoso, ya que implica duplicar los expertos y los equipos para la calidad de los países de destino, lo que no sucede cuando se invierte de una sola vez en patrones y entrenamiento aceptados.

¿Quiénes deben ser los responsables de implementar la sincronía que ustedes
reclaman?


Además del gran esfuerzo que se requiere desde el ángulo de la empresa privada, mediante vigilancia tecnológica de normas técnicas y patentes de invención, es fundamental que exista un análisis de impacto normativo, tarea que compete a los ministerios de Salud, Comercio, Minas, Trabajo y Transporte, así como a las Comisiones Reguladoras y al Congreso.

¿Qué incidencia tendrá el factor calidad en lo que se ha denominado la nueva economía?

La calidad tiene que ser una variable fundamental en este nuevo escenario que se plantea, precisamente, porque el entorno económico nos ha demostrado que la alta dependencia del sector minero energético versus los resultados negativos en ese renglón ponen al país en la perspectiva de diversificar realmente sus exportaciones, con productos diseñados y costeados para un número significativo de consumidores.

Y en ese contexto, se requieren con urgencia cambios en mentalidad y cultura frente al factor calidad. Seguimos esperando que la política en este campo la dicte el Gobierno y no el mercado. Esto no es lo deseable ni lo correcto. En resumen, la calidad debe asegurarse desde el ámbito empresarial y el Estado debe actuar como un garante de la seguridad.

En todos estos escenarios, ¿cómo va el consumidor?

Es bien importante entender que todos los asuntos relacionados con la calidad, definitivamente afectan al consumidor. Y es por ello que el nuevo estatuto de protección obliga a los empresarios en toda la cadena a reportar los incidentes que ocasionen o puedan causar productos riesgosos.

Más aún, cuando hablamos permanentemente de la proyección de los productos colombianos hacia los mercados internacionales, es bien importante entender que estos deben ser seguros y cumplir rigurosamente con los estándares de las economías avanzadas. Además, respetar patentes, normas técnicas internacionales y apoyarse en bases de datos de reportes de incidentes con consumidores.

¿Qué novedades y expectativas trae al país el World Quality Forum?

El World Quality Forum Bogotá 2016, bajo la premisa “Calidad y Administración de Riesgos” es la reunión anual de todos los interesados en la mejora de la calidad y seguridad de productos, en los sistemas de gestión y competencias de las personas, así como de aquellos avances de los sistemas para evaluar su conformidad con sus respectivos referentes técnicos, para el logro de tales objetivos.

Para este año, del 1 al 5 de agosto, contará con la presencia de más de 300 profesionales, autoridades e interesados en la calidad y la seguridad.