La fortuna oculta de los 'cerebros' de Premium

'Penthouse' en Manhattan y otras propiedades en Florida, entre bienes de los autores de la estafa.

Fondo Premium

De izquierda a derecha: Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo y Víctor Maldonado.

Negocios
POR:
Portafolio
julio 31 de 2016 - 12:21 p.m.
2016-07-31

De manera insistente, los abogados de las más de mil víctimas del Fondo Premium le han pedido a la Fiscalía que revele el inventario de bienes que asegura haberles ubicado en el exterior a los cerebros de esa millonaria estafa: Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo y Víctor Maldonado.

Pero la única pista que la Fiscalía ha entregado sobre el paquete de bienes la dio el fiscal saliente Jorge Perdomo, quien aseguró que fueron adquiridos con dineros de Premium y de Interbolsa y que se encuentran en Estados Unidos y Europa.

La información se mantiene bajo reserva porque será usada en el juicio contra Ortiz y Jaramillo por el delito de no reintegro del dinero que se une al de estafa agravada, manipulación de especies y concierto para delinquir.

Además, se utilizará dentro de la causa que se le sigue al empresario Víctor Maldonado, socio de Interbolsa y principal beneficiario de los dineros captados en Premium: más de 320.000 millones de pesos.

A pesar del hermetismo, EL TIEMPO estableció que entre los bienes que el ente acusador rastreó está un apartamento ligado a Juan Carlos Ortiz, ubicado en el condado de Hillsborough (Florida), cuya existencia niegan sus abogados.

Con ayuda de autoridades de Estados Unidos, también se obtuvo información según la cual Interbolsa tenía alguna participación en el Hotel Ritz de Key Biscayne. Al respecto, ya está probado que el Fondo Premium, a través de su filial en Panamá, le desembolsó un crédito a la Sociedad Key Biscayne, vinculada al lujoso hotel.

GRANJAS Y EMPRESAS 

En el rastreo se localizó, además, un ‘penthouse’ en Manhattan, cerca de la sede de la Universidad de Columbia. “El costoso bien estuvo ocupado por Ignacio Maldonado, hijo de Víctor Madonado, cuando este se desempeñó como gerente general de Interbolsa en Nueva York”, aseguró una fuente de la Fiscalía.

Y agregó que también se indagó sobre inversiones de Interbolsa en un fondo de capitales en República Dominicana vinculado a las termoeléctricas de la compañía Interenergy.

Siguiendo esa misma pista, se revisaron recientes compras de dos granjas dedicadas a la producción de cítricos, que estarían vinculadas a la fortuna de Víctor Maldonado. Así mismo, inversiones de Savannah Resources Inc., compañía cuya matriz fue abierta por Maldonado en Ciudad de Panamá.

Esa firma registra como domicilio un exclusivo condominio en Miami cerca de la sede de Narita Investments Incorporated, la compañía que se quedó con parte de la venta de los restaurantes Archie’s, alegando una millonaria deuda de Maldonado.

Cuando se le preguntó a los hijos de Maldonado por las granjas y los otros bienes, hicieron saber que, efectivamente, la familia está buscando oportunidades en Estados Unidos para generar empresa. Pero advirtieron que las inversiones que están haciendo no son con el dinero de Víctor Maldonado ni de ninguno de los vinculados a las investigaciones de Interbolsa o Premium. De hecho, recordaron que el Ignacio Maldonado que figura en la investigación es el hermano de Víctor y no su hijo.

La defensa de Jaramillo también salió a negar que su cliente tuviera bienes ocultos. Sin embargo, la Fiscalía tiene en su poder un anónimo en el que se asegura que, antes de ir a prisión, Tomás Jaramillo vendió un megalote de obras de arte moderno colombiano a un empresario caleño. De hecho, allegados a Jaramillo confirmaron la transacción: “Necesitaba tener liquidez y echó mano del arte que coleccionó”.

En ese mismo anónimo se asegura que Tomás Jaramillo es el verdadero dueño de los apartamentos 401 y 402 de la Torre A, en el exclusivo conjunto Torres de Llorente, norte de Bogotá.

De hecho, señalan el nombre del contador que le habría ayudado a ocultar el rastro de las propiedades a través de una sociedad limitada independiente. EL TIEMPO localizó al contador, quien dijo que ni siquiera conocía a Tomás Jaramillo, aunque sí está ligado al lujoso conjunto.

A pesar de estos señalamientos, Ortiz y Jaramillo esperan a que el nuevo fiscal, Néstor Humberto Martínez, le dé vía libre a un principio de oportunidad. Si se aprueba, evitará que los condenen por captación ilegal a cambio de que señalen a más implicados.

Unidad Investigativa
u.investigativa@eltiempo.com