La mala hora de la relojería suiza

Las exportaciones cayeron 5,7 por ciento en abril y la mayor baja se produjo entre los relojes con un costo de menos de 206 dólares.

Reloj

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
mayo 23 de 2017 - 04:21 p.m.
2017-05-23

Una mala racha está viviendo la industria de los relojes de lujo y las cifras lo dejan en evidencia. Las exportaciones suizas de relojería cayeron 5,7 por ciento en abril, después de que marzo quebró una racha de 21 meses de descensos, anunció el martes la Federación de la Industria Relojera Suiza.

(Lea: "El lujo se resiste a caer en las crisis económicas": TAG Heuer

Es posible que el panorama no sea tan malo: en abril hubo tres días laborables menos. Si tomamos en cuenta el efecto de este dato sobre el calendario, las exportaciones probablemente subieron cerca de 7,5 por ciento, una cifra aproximadamente similar al aumento de marzo, según los analistas de Exane BNP Paribas.

(Lea: Google, Intel y Tag H. crearán relojes suizos inteligentes

De todos modos, hubo variaciones pronunciadas en la demanda regional: China está de vuelta con un crecimiento fuerte, en tanto el Reino Unido se vio impulsado por la caída de la libra. Pero las exportaciones a Hong Kong y Estados Unidos, los dos mayores mercados en abril, sufrieron una caída.

(Lea: Las novedades de la industria de relojes de lujo

La mayor baja en las exportaciones se produjo entre los relojes con un costo de menos de 200 francos suizos (206 dólares), lo que sugiere que los relojes inteligentes pueden haber empezado a perjudicar a los modelos más baratos.

Esas son malas noticias para la marca suiza central, Swatch. El panorama contradictorio demuestra que la recuperación de los artículos de lujo no seguirá la línea recta que los precios de las acciones están registrando.

Las acciones de Compagnie Financiere Richemont SA han subido 42 por ciento en los últimos 12 meses y Swatch Group AG avanzó 34 por ciento. Los indicadores futuros precio-ganancias de ambas compañías están en máximos de 10 años, aventajando a su grupo de pares del sector del lujo en el índice Bloomberg Intelligence.

Parte del aumento se debe al desplome de sus ganancias -pero también muestra que los inversores apuestan a una recuperación de los relojes ostentosos-. Los datos del martes son un recordatorio, sin embargo, de que no deben ajustar sus relojes para ese repunte.