La receta con la que el Grupo CBC le pondrá más ‘sabor’ a sus restaurantes

La firma, dueña de las marcas Cali Mío, Cali Vea y La Brasa Roja, explica la estrategia para agregar valor a sus 88 restaurantes. 

Carlos García, gerente general del Grupo CBC.

Carlos García, gerente general del Grupo CBC.

Abel Cárdenas

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 22 de 2016 - 09:35 a.m.
2016-09-22

Con 43 años de operaciones en el mercado, el Grupo CBC, propietario de las cadenas Cali Mío, Cali Vea y La Brasa Roja, tiene en marcha una estrategia para agregar valor a cada una de sus marcas, con el fin de acomodarse a las nuevas tendencias y estar más cerca de sus consumidores.

En el caso de Cali Mío, por ejemplo, acaba de presentar en Bogotá ‘Cali Mío Fresca Tradición’, un establecimiento moderno y con un nuevo concepto que implicó una inversión de 750 millones de pesos.

Carlos García, gerente general del Grupo CBC, explica los planes para las tres cadenas.

¿Cuántos puntos tiene el Grupo CBC en la actualidad?

Cali Vea tenemos 18 puntos en Bogotá, Cali Mío tenemos 15. Solamente están en Bogotá. Por su parte, los restaurantes La Brasa Roja son más porque incluyen las regionales. Tenemos 35 en Bogotá, 7 en Medellín, 9 en Cali y 4 en lo que nosotros llamamos Tolima/Cundinamarca. Suman 55.

¿Qué desarrollo han tenido las marcas?

En estos tres años que llevo en la gerencia hemos hecho un trabajo muy juicioso para empezar a diferenciar las marcas, para darles un rumbo y una propuesta de valor distinta a cada una.

¿Cuál es el espíritu del cambio en La Brasa Roja?

Ha tenido una evolución en lo que hemos llamado los sabores del mundo y trabajamos de forma importante en el cambio de imagen y el cambio de ambiente en los restaurantes.

Incursionamos en un menú más variado, más ‘cosmopolitan’ con ingredientes japoneses y con una línea mexicana. Seguimos conservando el énfasis en pollo, pero en La Brasa Roja lo queremos hacer más internacional.

Nos falta renovar dos restaurantes con el nuevo concepto. Definitivamente, en los últimos años la tendencia es hacia la comida asiática y la mexicana.

¿Y cuáles son los planes para Cali Vea y Cali Mío?

Con Cali Vea la imagen se renovó y el futuro de la marca tiene un enfoque regional, valluno, tropical y alegre. Va a seguir creciendo, principalmente en Bogotá. Con Cali Mío queremos explorar los sabores de Colombia y eso es lo que estamos representando en este nuevo concepto que es un ambiente como en casa que representa la diversidad y las tradiciones de las regiones colombianas, pero en un espacio actual y contemporáneo. ‘Cali Mío Fresca Tradición’ es el futuro de Cali Mío.

Dependiendo del mercado, el restaurante se va a transformar o va a adoptar algunas cosas del formato. Poco a poco los cambiaremos, esperamos que en dos años estén todos listos.

¿Siguen pensando en que Cali Mío y Cali Vea son solamente para Bogotá?

Con el nuevo concepto, a Cali Mío sí lo vemos con la proyección para crecer a nivel nacional con el nuevo formato, pero no de manera masiva, porque está ofreciendo algo distinto frente al de La Brasa Roja. Es un formato casual.

Estamos enfocados en la renovación en Bogotá y por ahora no hay planes concretos de expansión en otras ciudades.

¿Cómo ven la competencia?

Hay bastantes retos. La competencia ha aumentado mucho en los últimos años y ahora el mercado está muy centrado en precios.

El costo de la materia prima nos afectó en el primer semestre. Precisamente, con la renovación de las marcas nuestro objetivo es tratar de generar valor agregado para poder salirnos de ese enfoque de precios.

Entendemos que debemos crear menús de bajo ‘ticket’ pero no debe ser la única estrategia. Hemos tenido que reestructurar el menú y buscar nuevos proveedores.
Además, el otro fenómeno que impacta en el sector es el de los costos de los arriendos, pero se está corrigiendo.

Somos una cadena conservadora que está concentrada en la sostenibilidad de la empresa a nivel financiero, a nivel ambiental, con nuestros proveedores y nuestros colaboradores. Estamos pensando en un Grupo CBC para los próximo 40 años, no para los próximos cinco.

Sabemos que nuestro producto es ganador y único, pero necesitamos generar a nuestros clientes una experiencia alrededor, porque eso es lo que están buscando los consumidores hoy en día.

El mercado está muy competido, pero ha crecido mucho y eso nos ha beneficiado.

¿Qué esperan para el segundo semestre?

Creo que la inflación bajará en los últimos meses del año. Lo importante es tener proveedores de todas las regiones para poder asegurar el abastecimiento.

¿Cuánto esperan vender?

El año pasado estuvimos sobre los 90.000 millones y este año estaremos en los 93.000 millones aproximadamente.

En este crecimiento hay que tener en cuenta que este año optimizamos la red de restaurantes y dejamos de operar 7 locales, principalmente de La Brasa Roja en las regionales.

¿Y en planes de inversión?

El año pasado hicimos inversiones por más 5.000 millones de pesos para los ajustes a Cali Vea y La Brasa Roja.

Igualmente, con 2.000 millones de pesos reformamos la planta de producción de Bogotá. Modernizamos todo el tema de cocción, de refrigeración.

Trabajamos en un equilibrio entre poder ofrecer productos frescos, naturales y, algunos casi artesanales, con una producción centralizada.

¿Planean el ingreso de un inversionista?

Esta es una empresa de familia. No cerramos la puerta a eso, pero no tenemos planes a futuro.

Buscamos hacer crecer más las ventas en cada uno de nuestros locales y tener un plan de expansión moderado, después de tres o cuatro años de crecimiento rápido.

congom@portafolio.co