‘Habrá unos requisitos especiales para las cooperativas del posconflicto’

La superintendente de Economía Solidaria, Mariana Gutiérrez, habla sobre las consecuencias que trajo al sector solidario la crisis de las libranzas.

Mariana Gutiérrez

Mariana Gutiérrez, superintendente de Economía Solidaria.

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
octubre 13 de 2016 - 08:18 p.m.
2016-10-13

Como parte de la Convención de Cooperativas Financieras, que tuvo lugar en Cartagena, la superintendente de Economía Solidaria, Mariana Gutiérrez, le dijo a Portafolio que uno de los proyectos para el desarrollo rural que se viene con el proceso de paz, les aplicarán unos requisitos más simplificados para que la creación de cooperativas sea más accesible.

La funcionaria, que entró a la Superintendencia a comienzos de este año, asegura que la crisis de las libranzas también afectó al sector cooperativo.

¿De qué manera la crisis de las libranzas ha afectado al sector solidario?


Nosotros hemos venido trabajando con el superintendente de sociedades, revisando los distintos temas que tienen que ver y que tocan con el sector cooperativo porque es claro que dentro de este entramaje que se presentó, las cooperativas tuvieron mucho que ver. Afecta mucho al sector desde el punto de vista desde el riesgo reputacional, el sector mueve alrededor de 30,6 billones de pesos en activos. Es un sector sólido que lleva muchos años trabajando, que viene regulado desde muchos años atrás y el sector se ve afectado cuando se muestra que hay cooperativas que están haciendo uso indebido de una facultad legal que tiene a través de la ley 1527 que es la de operar a través de libranzas.

¿Está de acuerdo con la propuesta de Enrique Valderrama de reversar la ley 1527 de 2012 para que los únicos que operen en libranzas sean las vigiladas por las superintendencias?

Nosotros tenemos que mirar el marco de competencias actuales, que cada una de las autoridades tiene unas competencias específicas y las sociedades no podríamos nosotros vigilarlas como tal. Lo que sí es que el trabajo armónico, el trabajo en colaboración que estamos teniendo en este momento, con las distintas superintendencias nos permite organizar una acción de estado importante y representativa en este tema.

¿Qué están haciendo para que lo que pasó con Estraval, Elite y las cooperativas de fachada no se vuelva algo generalizado?

De un lado, ya hay una regulación especial que es el decreto 1348 de este año, reglamentario de la ley 1527, que hace un poco más de énfasis en la importancia de informar a las personas que hacen inversiones, cuál es el riesgo que asumen al momento de hacer esas inversiones. Esto es muy importante porque hay unas reglas de juego dadas, pero cuando uno ve márgenes de rentabilidad tan sumamente altos, uno tiene que alertarse y tiene que saber específicamente, que la inversión que uno está haciendo es una inversión riesgosa. Entonces en eso está haciendo énfasis el decreto en donde se le dice a las cooperativas que tienen que informar a los compradores cómo funciona el negocio y cuáles son los riesgos que se asumen con esto. Entonces, creo que esta regulación nos ayuda mucho a la tarea que estamos haciendo, además de una tarea de vigilancia e inspección de estas entidades que están actuando de manera irregular y tomando las medidas necesarias.

En este momento estamos en plenas investigaciones, pero si encontramos situaciones que realmente se han contrarias, estaremos tomando las determinaciones.

¿Es verdad que hay unas regiones donde más se están concentrando este tipo de cooperativas fachada?

En este momento estamos haciendo los análisis correspondientes, pero sí hay unas regiones en donde hemos visto que hay utilización de la compra y venta de libranzas, que son las investigaciones que estamos haciendo.

¿Cuáles son los retos que le queda a la Superintendencia?


Nosotros particularmente tenemos que hacer énfasis en lo que tiene que ver con los asociados. La Super tiene que velar por la protección de los derechos de los asociados y aquí particularmente encontramos una situación con los asociados y es se hicieron unas ventas que incluían una serie de valores, adicionales al crédito mismo y lo que hicieron fue engloblar las libranzas y nosotros nos tenemos que sentarnos con mucho cuidado a mirar cuál ha sido el perjuicio con los asociados. Por supuesto, en lo que nosotros podamos aportarle a la superintendencia de sociedades, para mirar el tema de la reversión a los inversionistas, por su puesto estaremos atentos a solucionarlo.

¿Qué papel juegan las cooperativas en un escenario de posconflicto?

Desde el 2016 iniciamos un cruce de información de bases de datos, tanto con las cámaras de comercio como con la Dian para mirar específicamente, cuál es el panorama. Queremos tener un modelo estadístico, georeferenciado que nos permita, específicamente cuáles cooperativas están en qué sitios porque digamos estamos detectando que algunas cooperativas no nos rinden la cuenta. Entonces tenemos que tener a todo el mundo a rendir cuentas y a todo el mundo trabajando. En el caso específico del posconflicto, creemos que se crearían muchas cooperativas con unas características especiales dada la naturaleza de la situación que van a cubrir.

No solamente estamos hablando de personas que se reincorporan a la vida civil, sino de víctimas del conflicto y también de campesinos que tuvieron que huir de las zonas, que estaban en riesgo y todos ellos en un modelo cooperativo simplificado y en eso se está trabajando. No hay todavía una reglamentación específica, pero sí nosotros desde la superintendencia tenemos que mirar cómo podemos hacer, desde la óptica de la supervisión, una supervisión simplificada en materia de rendición de la cuenta que sea sencilla pero estricta a la hora de analizar estas cooperativas que se crean para que partamos de unas cooperativas que nazcan sanas desde el principio.

¿Habrá requisitos menos estrictos para las nuevas cooperativas?

Yo no hablaría propiamente de flexibilidad, sino de unos requisitos diferentes para empezar porque hay muchas cooperativas, como en el caso de las de ahorro y crédito que rinden la cuenta hace muchos años y que tienen un esquema financiero muy importante. Aquí estamos hablando de pequeñas cooperativas, entonces esas pequeñas cooperativas deben tener un nivel de supervisión especial y no flexibles frente a la ley sino una rendición de cuentas sencilla y clara y que les permita tener interacción con el ente supervisor.