‘Las cooperativas son un motor de igualdad social’

Enrique Valderrama, presidente de Fecolfin, dice que las empresas financieras y de ahorro y crédito del sector solidario son un motor de desarrollo.

Enrique Valderrama, presidente de Fecolfin.

Enrique Valderrama, presidente de Fecolfin.

Archivo Particular

Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 19 de 2016 - 06:59 p.m.
2016-09-19

Las cooperativas que realizan algunas actividades financieras aseguran que el Gobierno y el Congreso de la República tienen en sus manos el futuro de las cerca de 200 instituciones de este tipo que operan en el país.

Enrique Valderrama, presidente ejecutivo de la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Financieras (Fecolfin), sostiene que si se elimina la exención de renta como lo propuso la comisión de expertos tributarios, el sector tendría que dar un giro en su función social.

El directivo habló con Portafolio a propósito de la próxima Convención Financiera Cooperativa que se realizará del 11 al 13 de octubre en Cartagena.

¿Qué expectativas tienen sobre la reforma tributaria?

Lo primero que hay que decir es que el régimen especial que tienen las cooperativas de ahorro y crédito debe permanecer. Nosotros no pagamos el impuesto de renta siempre y cuando cumplamos con las condiciones que señala la Ley. Somos contribuyentes del régimen especial.

Estamos diciéndole al Gobierno que las cooperativas somos entidades sin ánimo de lucro, pues desarrollamos actividades empresariales sociales. No nos pueden comparar con otros entes como una junta de acción comunal ni con una asociación de padres de familia. Nos regimos por el mutualismo y no por el asistencialismo.

Pero el Gobierno está proponiendo desmontar los beneficios, no saltárselos…

Es que estas entidades tienen características muy distintas a las del resto del sector financiero. Lo que queremos es que se nos reconozca que somos sin ánimo de lucro y cumplimos una función social clara. No somos empresas de capital que lo único que buscan es utilidades para sus dueños. Nuestro objetivo es tener beneficios para los asociados, las familias y la comunidad. No tenemos utilidades sino excedentes que distribuimos entre los asociados. No nos pueden comparar porque somos totalmente diferentes.

¿No cree que las cooperativas están compitiendo en el mercado en condiciones desiguales, gracias a esos beneficios?

No nos pueden considerar una competencia cuando ellos crecieron el año pasado 62 billones de pesos y nosotros ni siquiera llegamos al billón de pesos de crecimiento.
El promedio de préstamos oscila entre 2 y 3 millones de pesos. Y el ahorro entre 3 y 5 millones de pesos.

¿Pero están en condiciones de competir con los bancos?

Competimos en unas pequeñas cosas, pero no tenemos los recursos para hacer grandes inversiones en tecnología que sí hacen los bancos comerciales. Mientras los bancos van en billetera electrónica, nosotros apenas estamos saliendo del talonario.

¿Qué puede pasar si a las cooperativas se les elimina el beneficio de renta que tienen en la actualidad?

Habría una mortandad de cooperativas pequeñas que operan en zonas rurales o apartadas, porque no serían capaces de resistir a ese nuevo régimen impositivo al que se les quiere someter.

Nosotros cumplimos un trabajo eminentemente social, clave para el Gobierno. Somos un sector que contribuye a la igualdad social. A cambio de perseguirlas hay que protegerlas.

¿Qué les ha dicho el Gobierno ante sus planteamientos?

En los distintos foros y reuniones nos ha señalado que entiende nuestras particularidades frente al resto del sector financiero y las demás entidades sin ánimo de lucro.

Como tal, vamos a comenzar a discutir para que no nos metan en el mismo grupo, sino que tengan en cuenta nuestra función social.

¿Qué tiene que decir ante las dudas sobre la vigilancia que tienen las cooperativas?


Desde cuando se creó Fogacoop, entidad que hace las veces del Fogafín que opera para la banca comercial, no ha tenido que atender ni desembolsar un solo peso por casos de quiebra de cooperativas, porque no ha habido ni un siniestro, mientras que en otros sectores, que dicen ser más vigilados, sí ha habido casos en los que han resultado afectados los ahorradores.

¿Qué opinión tiene de las medidas que se han venido adoptando en materia de libranzas?

Me parece que aún hace falta hacerlas más fuertes. Están surgiendo entidades como Estraval, que no son vigiladas por nadie. Y esa no es la única, hay más instituciones creadas para competir en este mercado, las cuales deben ser sometidas a control. Lo único en lo que se ha avanzado es que las han puesto en la picota pública.

EL TAMAÑO DEL SECTOR

En el país hay 187, de las cuales 182 son de ese tipo y cinco financieras. Las primeras prestan dinero solo a sus asociados y están vigiladas por la Superintendencia Solidaria. Las otras prestan a sus asociados y al público en general y están bajo la supervisión de la Superfinanciera.

¿Cómo le ha ido al sector financiero cooperativo, en demanda de crédito?

El primer semestre fue bueno, aunque no creció en la misma proporción que en el mismo periodo del año pasado. Sin embargo, tengo que decir que comportamiento fue igual en todo el sector financiero nacional.

edmtov@portafolio.co