Las exportaciones de bebidas alcohólicas disminuyen 24,3%

A pesar de las cifras negativas, las principales licoreras del país esperan llegar a nuevos mercados internacionales e incrementar su facturación proveniente del exterior.

Energizantes y alcohol, un dúo de peligro
POR:
Portafolio
noviembre 26 de 2017 - 07:55 p.m.
2017-11-26

Ad portas del comienzo de la Navidad, el comercio en el exterior de los licores nacionales, como aguardiente o ron, está de capa caída, por lo que entre enero y septiembre de este año las ventas alcanzaron US$5,9 millones, mientras que el año pasado eran de US$7,8 millones; lo cual representa una caída de 23,4%, según un reporte de ProColombia, basado en cifras del Dane. 

Por otro lado, datos de la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras (Acil) indican que términos de unidades exportadas en presentación de 750cc (de aguardiente y ron), acumulado enero a octubre, se registraron 2,3 millones y el año pasado, 905.344. El director de Acil, Juan Alberto Castro, expresó que “las industrias no están orientadas al exterior; todavía no hemos aprovechado suficiente las exportaciones, por lo que considero que es una tarea pendiente”,

No obstante, ProColombia ha identificado oportunidades comerciales para los productos de bebidas alcohólicas colombianos en los siguientes mercados Estados Unidos, Países Bajos, Panamá, Perú, Chile, España, Ecuador, Canadá, Bolivia, México, Reino Unido, Australia, Suecia y Caribe.

En esta misma línea, la Industria Licorera de Caldas, con su producto insignia que es el Ron Viejo de Caldas, espera entrar, en el corto plazo, al mercado mexicano, panameño, europeo y ruso, con lo que completaría un portafolio de nueve destinos internacionales. Mauricio Vélez, gerente comercial de esta compañía, expuso que “anteriormente las licoreras nacionales era apuntarle a los colombianos en el exterior, pero nosotros estamos tratando de llegarle a los nativos de esos países”.

Vélez explicó que el objetivo este año es exportar US$1,7 millones, y el año pasado, fueron US$637.000. Y en unidades, van a tener un salto de 290.000 botellas a 600.000 botellas, que se conseguirán con un valor entre US$13 y US$25.

“Tenemos grandes expectativas en el mercado mundial, porque el nacional con la nueva ley de licores y el código de policía se ha visto bastante afectado en cuanto a consumo y nos toca compensar esas ventas mirando la parte internacional”, puntualizó el gerente comercial.

Del lado de la Industria Licorera del Valle (ILV), Mario Rivera, gerente general de la firma, detalló que su producto estrella en el exterior es el aguardiente Blanco del Valle, que tiene gran acogida en Estados Unidos, España y algunos países de Europa.

“Lo que más se vende internacionalmente hablando es aguardiente 80% y ron con un 20%. Las ventas externas representan un 5%, que son aproximadamente $4.900 millones, de nuestro total de $98.000 millones. En los próximos dos años, aspiramos a que las exportaciones correspondan a 10% de nuestras facturación total”, afirmó Rivera, quien añadió que tienen en la mira llegar a Chile, México y naciones de Europa del Este.

“Hace cuatro años hemos venido incrementando nuestras exportaciones, con un alza de 6% anualmente”, complementó el gerente general de la Industria Licorera del Valle, quien espera que la época decembrina tenga una gran demanda, tanto a nivel local como internacional.

Iván Correa, gerente de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), contó que los productos de la compañía llegan a Estados Unidos, Panamá, Centroamérica, Perú, Chile y Europa.

“El público en el exterior consume de manera muy pareja aguardiente y ron, pero de pronto hay una preferencia más por el primero. Esto, por lo que vendemos 70% aguardiente y 30% de ron. Cerca de 2% de nuestros ingresos totales corresponden a las exportaciones”
, expuso Correa.

En cuanto a la posibilidad de llegar a nuevos mercados, el gerente general de la FLA dijo que prefieren por el momento consolidarse en los que están, para luego dar el salto a otros. Reveló que buscarán posicionar a futuro nuevos productos a nivel internacional.

OBJETIVOS DE ACIL 

La Asociación Colombiana de Empresas Licoreras (Acil) manifestó que las metas, en términos de exportaciones, son: llegar a la población colombiana que se encuentra viviendo por fuera del país; “posicionar el aguardiente como producto insignia de Colombia; aprovechar la visibilidad que está teniendo el país actualmente y mostrar los productos locales, y ampliar el mercado internacional”.

Por otro lado, ProColombia detectó que en Estados Unidos hay una tendencia marcada por las cervezas artesanales, “que continúan su excelente desempeño en el mercado cervecero estadounidense. Los estilos de cerveza con una fuerte presencia de artesanía, tales como cervezas inglesas, cerveza de trigo y cerveza negra, siguen teniendo un fuerte crecimiento”.

Andrés Felipe Quintero Vega
En Twitter: @QuinterovAndres

Siga bajando para encontrar más contenido