Las ganancias de Grupo Argos por la venta de Compas | Negocios | Portafolio

Al vender Compas, Grupo Argos obtuvo 2,5 veces lo que invirtió

La ‘holding’ explicó que el negocio hace parte de su concentración en las áreas de cemento, energía e infraestructura.

Compas posee terminales portuarias en Cartagena, Barranquilla, Tolú, Buenaventura, Houston (EE. UU.), Panamá y Buenavista (Mamonal -Cartagena)

Compas posee terminales portuarias en Cartagena, Barranquilla, Tolú, Buenaventura, Houston (EE. UU.), Panamá y Buenavista (Mamonal -Cartagena)

Archivo particular.

POR:
Portafolio
agosto 14 de 2017 - 09:43 p.m.
2017-08-14

La desinversión que hizo ayer el Grupo Argos al vender su negocio de puertos no afectará su programa de colocación de títulos de deuda por 1,5 billones de pesos, según informó la sociedad calificadora de valores BRC Investor Services.

(Lea: Grupo Argos vende su participación en Compas y se desliga así del negocio portuario

La movida, en la cual el conglomerado empresarial sale del 50% que posee en la Compañía de Puertos Asociados S.A. (Compas), fue anunciada ayer en la página de la Superintendencia Financiera y en una rueda de prensa con el presidente de la holding, Jorge Mario Velásquez.

(Lea: Ampliación del puerto de Cartagena costará 93 millones de dólares

El monto del negocio equivale a 407.000 millones de pesos y el comprador será West Street Infraestructures Partners III, la división de banca de negocios de Goldman Sachs. Esa cantidad, según directivos del Grupo Argos, equivale a 2,5 veces lo que han invertido en los cinco años que lleva esta en Compas, y a 25 veces el Ebitda del año pasado.

(Lea: Compas ampliará un puerto en Cartagena

La operación de puertos había sido presentada en el 2012 como una de las áreas estratégicas para el Grupo Argos, al lado del cementero (Cementos Argos), el de energía (Celsia), carbón (Sator) y el inmobiliario (Situm).

Sin embargo, ayer Velásquez explicó que la enajenación de acciones ahora no obedece a ningún paso en falso, sino a la concentración que han tenido en los últimos años en tres áreas: cemento, energía e infraestructura.

Hay que recordar que Cementos Argos tiene presencia en 17 países y en especial en Estados Unidos, donde está en los primeros lugares en el mercado de esta materia prima para la construcción. Desde el 2015, la holding entró pisando fuerte también en el sector de infraestructura colombiano, con la compra de parte de Odinsa, de la cual hoy posee el 98%. Igualmente, adquirió la firma Opaín, que administra el aeropuerto El Dorado, de Bogotá.

“Iniciamos un proceso de depuración de activos para concentrarnos en una rama que es la que más sentido tiene, como son las concesiones viales y aeroportuarias”, dijo Velásquez, quien añadió que el área de puertos maneja una lógica muy distinta a la de este campo y ambos requieren niveles muy altos de especialización.

Por su parte, el vicepresidente de Finanzas Corporativas, Alejandro Piedrahíta, complementó que la holding dista mucho de ser un “administrador pasivo, es decir un fondo que entra en los negocios y permanece en ellos para siempre. Afirmó que es un jugador que hace desarrollo y cuando hay mejores oportunidades en otra parte sale.

Velásquez agregó que mientras en puertos la operación se centraba solo en Colombia, en infraestructura tiene un alcance continental y la idea es que la compañía cada vez se convierta en un jugador más relevante.

Hay que recordar que el grupo y sus filiales tiene también concesiones viales en República Dominicana y opera el aeropuerto de Quito (Ecuador), entre otros negocios en el extranjero.

Justamente, el dinero que se obtiene servirá para apalancar la expansión en los demás sectores, donde se prevén inversiones por $7,5 billones en cinco años.

Velásquez aclaró que el salir de los puertos no tendrá ninguna incidencia negativa en el costo logístico de su operación, ya que se conservan los muelles y la infraestructura por donde ingresan al país sus materias primas y se exporta cemento.

“Los que se vendieron son los servicio al público para contenedores, carga suelta o graneles sólidos”, añadió.

El vicepresidente de Asuntos Corporativos, Camilo Abello, indicó que aunque la transacción con West Street Infraestructures Partners III está pendiente del visto bueno de entidades financieras, la calidad de este nuevo socio da para pensar que no habrá ningún problema y que en menos de mes y medio se concretaría. Ocurrido esto, a los cinco días recibirán el pago en efectivo.

Siga bajando para encontrar más contenido