Las máquinas inteligentes, nueva forma de comprar

La tecnología de Espacios Digitales permite que un cliente haga una compra virtual y pueda ir a retirarlo en un aparato llamado Annie.

Guillermo Andrés Hernández

Guillermo Andrés Hernández, socio de ED IoT.

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 24 de 2018 - 11:07 p.m.
2018-04-24

Las tradicionales maquinas de venta de golosinas o de bebidas dan un paso adelante para responder a las expectativas de comercios y consumidores con la aplicación del Internet de las Cosas (IoT).

(Lea: La empresa colombiana que hace libros de realidad aumentada para niños)

El logro es de tres emprendedores colombianos, socios de Espacios Digitales IoT. Inicialmente, lo han aplicado a aparatos diseñados para comercializar comida fresca y saludable a nivel corporativo.

(Lea: Dian comenzará visitas para identificar bienes de morosos)

Mediante un código que llega a su dispositivo o a su estación de trabajo, el colaborador puede ir al aparato y acceder al pedido virtual que ha hecho, dice Guillermo Andrés Hernández, socio de la compañía, al explicar un caso de uso de la tecnología. Empresas como BAT, Alpina y Abbot tienen este estos servicios.

Adicionalmente, esta máquina llamada Annie por sus siglas en inglés (Anywhere Anything Internet Exchanger), que será presentada esta semana en un evento de Asobancaria permite entregar productos que los venda un cliente de Espacios Digitales desde su plataforma de comercio electrónico.

Facilitamos la entrega del producto al consumidor final. Si el cliente hace la compra virtual, al final lo recibe en una de nuestras máquinas”, afirma el empresario.

Agrega que este es un caso de uso de logística que ED IoT trabaja con uno de los retailers más grandes de Colombia y las máquinas están en fabricación.

“No puedo comentar el nombre por razones de confidencialidad, pero los aparatos entregarán los productos comprados por Internet. Eso hará que las personas, en su experiencia de compra no tengan que hacer filas ni esperar por los productos, sino que los podrán retirar de manera práctica. Esto lo que hace es automatizar la entrega y agilizar el proceso de compra”, indica.

La plataforma está conectada directamente con el CRM (sistema de gestión de clientes). Una vez la orden de compra haya ingresado al sistema, en el momento en que el empleado de este comercio cierra la puerta del casillero que se le asigna al cliente, se dispara automáticamente un mensaje de texto y un correo electrónico con el código para abrirlo. Así, el comprador sabe que su producto está listo para recoger y que tiene un tiempo para retirarlo.

Luego de un estudio con minería de datos o big data, se puede definir cuáles son los productos más demandados para diseñar los espacios adecuados y funcionales, comenta Hernández.

Respecto a las opciones sobre ubicación de las máquinas, el plan con la gran cadena de comercio que contrató a la empresa es que esté dentro de sus locales, con el fin de rentabilizar la venta por metro cuadrado, un indicador que es clave en su operación.

“No van a necesitar una oficina de entregas, sino una máquina que en unos metros cuadrados puede hacer lo mismo y no va a necesitar de una persona que cumpla esta función. Además, ofrece la posibilidad a los retailers de expandir sus locales en donde no los tienen.

El sistema también está en capacidad de hacer la logística inversa que significa la automatización de la devolución por cambio o garantía. Esto también, en favor de mejorar la experiencia del usuario.

Este servicio es una de las diferencias con lo que ofrece el gigante Amazon, que solo tiene máquinas para entrega, precisa el socio de Espacios Ditigales.

Otra función del aparato es que permite ver qué hay dentro y dar la posibilidad de comprar, siempre y cuando no sea un artículo pendiente de entrega.

Eso posibilita conocer el inventario actual de la máquina, saber qué está disponible para entrega, qué se vendió, qué casilla está vacía u ocupada, o qué producto puede estar vencido (en el caso de la comida)”, plantea.

Con sus socios Felipe Rueda y Nicolás Monroy, Hernández dice que mientras se da la expansión nacional, la mirada está puesta en otros países porque este es un producto de exportación con alto potencial. “Tenemos la tecnología para reducir la brecha de conocimiento entre el Silicon Valley y Latinoamérica y empezamos por la industria del retail al crear a Annie, con nuestra capacidad de aplicar el Internet de las Cosas”, puntualiza.


congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido