Las ventas electrónicas, una oportunidad que no da espera

Las empresas que no hayan incursionado en el comercio ‘online’ están desconociendo la nueva realidad del mercado. Es posible que cuando decidan hacerlo sean más difícil posicionar sus productos y/o servicios en el gusto y la necesidad de los consumidores.

Comercio electrónico

La vitrina electrónica es un almacén abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana, atendiendo sin empleados.

123rf

POR:
Portafolio
octubre 27 de 2017 - 08:25 p.m.
2017-10-27

La creencia de que adquirir productos por internet implica un alto riesgo de recibir un artículo o servicio diferente al que el usuario vio en el momento de ejecutar la orden de compra, es solamente un mito. Aunque los reclamos siguen siendo altos, la mayoría están relacionados a la demora en la entrega del productos, es decir, que las fallas se concentran en el servicio de transporte y mensajería.

(Lea: Aplicaciones generaron US$17.000 millones en el último trimestre)

Sin embargo, expertos aseguran que a pesar de que cada vez hay más confianza en el comercio electrónico, es indispensable que las empresas, y las plataformas de comercio electrónico se concienticen sobre la necesidad de que el modelo no puede tener fallas, pues si estas persisten, más demorada es la masificación de revolución digital.

(Lea: Así fue como el fundador de Amazon le quitó el título a Bill Gates como el hombre más rico del mundo)

De acuerdo con los estudios de comportamiento de los consumidores online, realizados por diferentes protagonistas de este canal de comercialización, cada vez hay mayor confianza en la compras electrónica, y más compañías incursionan en este mecanismo.
Loencontraste.com y Linio, dos de las empresas del sector de ecommerce, afirman que la mayoría de los compradores hace previamente un recorrido vía internet, antes de tomar decisiones de compra, lo que indica que en el canal electrónico hay una revisión más profunda, amplia, rápida y económica de la oferta, lo que resulta muy conveniente para los usuarios.

Un reciente estudio de Linio señala que el 80% de los usuarios de internet colombianos consulta en la web o por medio de una aplicación un producto o servicio antes de adquirirlo; el 50% de esas consultas se concreta mediante una compra en línea, es decir, que las decisiones no se toman al azar.

Todos los estudios sobre hábitos de los consumidores online coinciden en afirmar que las categorías más consultadas en internet son moda y accesorios, hogar, espectáculos, viajes, tecnología y turismo.

Otro de los factores claves, en los que deben ponerse de acuerdo los industriales y los diseñadores de plataformas y servicios conexos, es en las redes de pago. Según los planteado en el Primer Congreso Latinoamericano de Banca Digital, Innovación y Tecnología realizado en San José de Costa Rica, el desarrollo del ecommerce, liderado por compras a través de dispositivos móviles, Amércia Latina aún tiene mucho campo de acción.

En Colombia, el comercio electrónico creció 50% del 2013 al 2016, mientras que el móvil aumentó 40%. De acuerdo con la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, las transacciones mediante comercio electrónico rondan los 20.000 millones de dólares, incluyendo los pagos de impuestos y las transacciones de negocio a negocio.

El pago con tarjetas de crédito es el más empleado con cerca del 60%, señala el informe de Linio. El 94% de los compradores utilizó una computadora para hacerlo, en tanto que el 50% usó teléfonos inteligentes y solo un 26% realizó operaciones a través de tabletas.

COMPRAS FAVORITAS

Según The Cocktail Analysis, los productos que más compran los colombianos por internet son ropa, viajes, electrónicos, entradas a eventos, telecomunicaciones, alimentos, belleza, cultura (libros y revistas), decoración para el hogar y productos deportivos.

Por su parte, el Observatorio de Compras Online de Cámara Colombiana de Comercio Electrónico indica que los productos más adquiridos por internet son indumentaria, electrónicos, alimentos, belleza, cultura (libros y revistas), decoración del hogar, deportes y medicamentos.

Según cifras del Ericsson Mobility Report (junio 2017), para el 2022 habrá 29 mil millones de dispositivos conectados a la red a nivel mundial, de los cuales 18 mil millones serán dispositivos asociados a internet de las cosas.

Para nadie es un secreto que el tráfico en las redes móviles está creciendo a pasos agigantados. Se habla de un incremento del 70% entre el primer trimestre de 2016 y el primero de 2017. Por estas razones, la interacción de este avance tecnológico con servicios en la nube, big data, análisis de información, comercio electrónico y servicios es cada vez más necesario.

En América Latina se hacen negocios por más de US$100.000 millones. Colombia representa el 9% de las transacciones totales registradas. Latinoamérica ya negocia US$100.000 millones anuales mediante comercio electrónico, pero es un mercado todavía en desarrollo y lleno de oportunidades, según un estudio.

El presidente de Datanalisis, Carlos Jiménez, explicó que en lo que va de 2017 el 42% de los internautas compró por internet, siendo el gran mercado Brasil, con el 35% de todas las transacciones. Le siguen México con el 20%, Argentina con el 10%, Colombia con el 9% y Perú con el 6%. Los protagonistas del mercado electrónico admiten que el comprador aún siente la necesidad de tocar y ver el producto, pues no se siente cómodo comprando a distancia. Unos de los logros alcanzados en la región es el avance en la legislación y el aprovechamiento por parte de las nuevas generaciones, de las ventajas que ofrece el comercio electrónico.

De acuerdo con Linio, el acceso y uso del internet seguirá su crecimiento en la región, sobre todo el enfocado a las redes móviles y el comercio electrónico.

La diversificación en los perfiles de usuarios será benéfica para el mercado cada vez más personalizado que continuará dividido entre dos grupos de compradores: los que prefieren el crédito y aquellos que se inclinan por el pago en efectivo.

Siga bajando para encontrar más contenido