Legis seguirá siendo una empresa familiar, tras la muerte de su fundador

Su gerente, Erick Rincón, desvirtúa rumores de que esté en venta. Los Caldas Cano, Caldas Rico y Silva siguen siendo los propietarios. 

La venta incluirá la totalidad de la empresa, conformada por Legis Económica y Legis Editores y Pomeroy.
Negocios
POR:
Portafolio
septiembre 20 de 2016 - 09:41 p.m.
2016-09-20

Erick Rincón, gerente de Legis desvirtúa, en entrevista con Portafolio, los rumores de una posible venta de la firma y asegura que ya se completó la reestructuración para hacerla viable (Lea también: La despedida de Tito Livio Caldas).

¿Se avecina algún cambio tras la muerte del fundador de la empresa?

La organización no tiene una modificación importante en su gestión o estructura, porque realmente el doctor Tito Livio Caldas hacía más de 20 años estaba por fuera.
Obvio que tenía mucha ascendencia y asesoraba a las empresas del grupo en diferentes asuntos, pero la gestión se viene trabajando incluso desde una profesionalización de su junta directiva, que se decidió hace unos dos años y medio. Además, tres décadas atrás los fundadores decidieron que sus familias no participaran de manera directa en la administración.

¿Cómo entraron los Silva?

Tito Livio Caldas fue uno de los promotores de esta iniciativa, junto con su mejor amigo, Alberto Silva. Ambos estudiaban derecho en la Universidad Nacional y comenzaron a trabajar frente a la necesidad de que no había un instrumento de difusión de la información jurídica que fuera actualizable, y crearon la revista Legislación Económica, que ya desapareció.

Luego vino el desarrollo del resto del negocio. Entonces, los Silva están desde el principio y después Miguel Caldas, el hermano de Tito Livio, quien aun vive, se unió como un tercer socio.

Se han oído rumores de la posible desaparición o venta, ¿qué de cierto hay?
Hay muchos comentarios al respecto, pero Legis sigue perteneciendo a las familias Caldas Cano, Caldas Rico y Silva. Es una empresa rentable y sólida, que, en efecto el año pasado trabajó mucho en un proceso de reorganización y reestructuración para acomodar su planta a lo que necesita este negocio.

¿Hoy día qué es Legis?

Una compañía que permite gestionar la información a través de herramientas útiles para los profesionales. Tenemos diferentes unidades de negocios: está toda la parte de impresión, oficinas escolares; otro que se dedica a formas y formatos, como las formas Minerva, que han tenido ya una migración al escenario electrónico, y hay una parte importante con el desarrollo de sistemas de información jurídica y contables, que es donde se encuentran los códigos, la literatura jurídica y todo lo que desarrolla la industria editorial, dirigido sobre todo a abogados, contadores y administradores.

Internet debió cambiar mucho su negocio...

Totalmente. No es que apenas estemos haciendo la transición, sino que hace más de 25 años reconocimos la importancia del tema, incluso con la aparición del fax. En ese momento teníamos un producto, Legis Fax, que les enviaba a través de ese medio, información a los profesionales. Después se insertó en el tema de la información en disquete y se migraron los contenidos a plataformas virtuales.

¿Qué tantos suscriptores conservan en papel?

Hace 25 años eran 240.000 suscripciones en papel y hoy son unos 24.000, menos del 10%, pero no es que Legis se vaya a acabar, porque en medio electrónico tenemos más de 300.000 usuarios.

¿Cómo va el 2016?

Julio fue un mes muy malo para toda la industria (por el paro camionero), pero en general el año va dentro de lo presupuestado, con un crecimiento del 8%, teniendo en cuenta que es una empresa grande y tiene toda la facilidad de diversificación, y vamos cumpliendo. La facturación estaría por los 140.000 millones de pesos, frente a unos 125.000 millones del 2015.

¿El 2017 pinta mejor?

Yo creo que sí. Planeamos crecer al 10%, pero es posible que en el último trimestre se pueda mejorar esa perspectiva. De las tres empresas del grupo, Legis Profesional tendría que crecer al 20%, mientras que Legis Editores es posible que lo haga al 4 o 5%, y Legislación Económica, tal vez esté más bajo.

¿Qué planes tienen?

El año entrante nos vamos a meter muy duro con la factura electrónica y a desarrollar soluciones de gestión documental electrónica que ha venido pidiendo el mercado, soluciones de conectividad para los empresarios –por ejemplo big data– y temas de computación cognitiva.

¿Y en cuanto a nuevos mercados?

Estamos trabajando mucho en la internacionalización de nuestros productos.
Obviamente, para el otro año también tenemos la meta de entrar fuertemente a Centroamérica con nuestros productos de impresos y oficinas escolares. Planeamos estar en Guatemala, Costa Rica y Panamá.

El plan es crecer nuestras exportaciones hacia esos países en un 300%, ojalá con socios locales que nos permitan una estabilidad que tal vez no tuvimos cuando hicimos la primera incursión en el extranjero.

¿Producirán allá o todo lo llevarán de Colombia?

Todo se exporta desde acá. Legis tiene una planta de producción en la zona franca de Cartagena y con el puerto allá es fácil realizar toda la operación logística hacia Centroamérica.

¿De cuánto es la operación en Centroamérica?

Se venden dos a tres millones de dólares, que no son una cifra significativa.

¿Lo inquieta el IVA del 5% a los impresos que están proponiendo en la reforma tributaria?

Nos preocupa la posible eliminación de las exenciones con las que se cuenta en esta industria, pero lo más complicado de cara al consumidor es el IVA, porque lo que no han visto el Gobierno o los expertos es todo el efecto que tendría la cadena de abastecimiento de la industria editorial en los costos. El precio de un libro científico o técnico, dependiendo del IVA con que se grave, podría incrementarse de 12 a 14%.

REINGENIERÍA YA CONCLUYÓ 

La reorganización voluntaria que emprendió la empresa entre el 2014-2015 significó quedarse con 750 empleados, eliminando unas 300 plazas. Su Gerente cuenta que hubo además una reestructuración interna para enfocarse en la nueva estrategia que tiene al cliente en el centro.

Adicionalmente, salió de varias líneas como Legis Soft, desinvirtió en filiales y clausuró formatos de sistemas de información y revistas. Rincón anunció que este año morirán otras publicaciones pero aseguró que, el proceso está concluido, con el fin de hacerse sostenibles a largo plazo.