Lucha contra licor ilegal hizo crecer a importadores

Pernod Ricard facturará 28% más en 2016. Su Gerente destaca la nueva ley que regirá el sector desde enero próximo y las acciones anticontrabando.

Otra demanda de las regiones por licores es posible

La firma anuncia que hacia junio del 2017 introducirá Lillet, un aperitivo vínico que se usa en cócteles.

Negocios
POR:
Portafolio
diciembre 19 de 2016 - 10:25 p.m.
2016-12-19

Este año ha circulado menos licor de contrabando y adulterado en el país por cuenta de los operativos que han desplegado las autoridades. Así lo reconoce Pierre-Yves Calloc’h , gerente de la firma Pernot Ricard en Colombia, que importa productos como vodka Absolut y el wisky Chivas Regal.

A este factor, unido a los cierres de la frontera con Venezuela, le endilga el directivo buena parte del aumento de su facturación en un 28%. Asegura que la nueva Ley de Licores, que comenzará a regir desde enero, tendrá un efecto negativo por el impuesto, pero se compensa con otras disposiciones de la norma que los benefician.

¿Qué tal es este momento para los licores?

Obviamente, hay una parte de la Ley que va a significar un aumento de impuestos en algunos productos. Los de lujo van a incrementarse en precio más o menos un 20%, los premium más o menos un 10% y los estándar se van a quedar igual. Los productos nacionales, como el aguardiente y el ron, aumentarán cerca de 10%.

¿Y sus líneas?

Nosotros tenemos toda una gama de productos. Unos como Absolut o Something Special quedarán igual en precios, y los que más aumentarán son unos como Chivas 18 o Royal Salute, con 20 a 25% en precios al consumidor.

¿Amortiguarán algo el alza?

Este es un impuesto al consumo y se traslada igual en toda la cadena. Con el dólar caro hemos desmejorado nuestros márgenes y no hay mucho espacio para amortiguar el aumento de impuesto.

Así las cosas, ¿la ley es más negativa, o positiva?

El efecto es positivo, en el sentido de que podemos estar mucho más seguros de la inversión que realizamos en el país; hay normas y las cosas están más garantizadas. El Gobierno realmente ha hecho un buen trabajo.

¿Ustedes solo distribuyen?


Exactamente, somos una filial de Pernod Ricard a nivel mundial, que es el grupo dueño de las diferentes marcas que distribuimos.

¿Cómo va la operación en Colombia?

Muy bien, nuestras ventas están creciendo año por año en un 28%. Hay una parte de esto que está en línea con la inflación, más o menos en el 7%, y después los volúmenes aumentan en un 21% por diferentes efectos. Hay, obviamente, una estrategia de mercadeo de las marcas, pero también estamos favorecidos por efectos ajenos.

La gente se aprovisiona (antes de la vigencia de la Ley de Licores) para aprovechar un impuesto más bajo y hay una coyuntura muy buena en términos de favorecer el comercio legal.

El contrabando es mucho menos que los años pasados y el cierre de la frontera con Venezuela nos favorece, porque hay productos que se venden en libres de impuestos en suelo venezolano y ahora estos no pueden entrar al país.

Esto también tiene que ver con muchos operativos de la Polfa (Policía Fiscal y Aduanera), el CTI y las Rentas de Cundinamarca, con los que estamos trabajando mucho, para que no se bajen la guardia en la lucha contra el contrabando y la adulteración de productos.

¿Qué tanto pesa eso en su crecimiento actual?

Del 28%, el 7% es por aumento del dólar e inflación y otro 21% es debido en buena parte a la legalización del mercado.

¿Cuánto facturan hoy?


Acá tenemos poco más de 100 colaboradores y la cifra proyectada de facturación en el 2016 es de 18 millones de euros, o sea unos 60.000 millones de pesos, con una estimación de las ventas de diciembre.

¿Y cómo pinta el 2017?

En los licores premium hay poca elasticidad de precio, entonces esperamos que la tasa de crecimiento sea menor, pero en general vemos una tendencia parecida. Esperemos que sigan las acciones del Gobierno para frenar el contrabando y la adulteración de productos, para tener el mismo nivel de resultados.

Esperamos un crecimiento neto de 15% –sin impuestos y sacando la inflación–, esperando que los precios estén estables.

La nueva ley les facilita la entrada a las regiones. ¿Qué planes tienen?
La buena noticia es que, sabiendo que la ley entra en vigencia en enero, ya los departamentos que nos tenían bloqueados productos, los autorizaron.

¿Solo con el anuncio?


Sí, por ejemplo en el Valle tenemos el Havana Club, que viene de Cuba, y hace como dos semanas fue autorizado a entrar. Hay una competencia sana y evita que la gente busque esos productos por menos ilegales.

¿Pero hay perspectivas de llegar a otros lugares?


Lo bueno es que los procesos van a ser más rápidos y permiten entrar otras innovaciones a diferentes departamentos. Por ejemplo, el año que viene vamos a introducir Chivas Extra, un nuevo miembro de la familia Chivas elaborado en barriles de Jerez. Ahora solo está en algunos restaurantes de Bogotá.

¿Prevén alguna expansión?

En cinco años hemos pasado de 26 a 100 personas, y pensamos crecer mas o menos en la misma proporción. Entre más se legalice el mercado más podemos crecer.