Lograr la felicidad laboral sí es posible

Teniendo la ciencia como punto de partida, expertos dicen que es posible ejercitar la felicidad.

Recordar qué le agrada hará que relacione elementos de su empleo con la felicidad, le hará más fácil lidiar con su rutina y aume
Negocios
POR:
Portafolio
julio 30 de 2016 - 02:10 p.m.
2016-07-30

¿Usted es feliz en el trabajo? Esa es una pregunta que todos deberían hacerse a la hora de evaluar su vida dentro de una organización. Si la respuesta es favorable, maravilloso.
Pero si es negativa hay que prender las alarmas y buscar soluciones.

Esto, lejos de la connotación romántica que muchos le dan, tiene mucho de fondo y es susceptible de ser mejorado de forma práctica y efectiva, desde el punto de vista individual y empresarial.

La semana que viene el escenario en el que se discutirá sobre el tema será el Congreso de Felicidad Empresarial, organizado por PILife en Bogotá.

Ernesto Rey Moreno, presidente de la firma Reymoreno y socio de PILife, al lado de Samuel Arias y Juan David Rojas, explica que “se trabaja mucho sobre el medio ambiente, se trabaja sobre muchas situaciones que generen impacto social y bienestar a la sociedad en muchos aspectos, pero no se ha definido que hay un trabajo imperativo, antes que cualquier otro: y es que cada individuo sea feliz”.

Llama la atención en que el tema debe superar el concepto lúdico y abordarlo con una mirada científica en vista de que ya existen formas de medirlo y de fortalecerlo con un modelo serio que da resultados.

Comenta que PILife es una empresa con cuatro años de experiencia en asesorar a las compañías en materia de felicidad.

“Mal haríamos en cuidar el medio ambiente y no cuidar a los sujetos que están en cada una de las organizaciones. Mal haríamos que la gente desarrollo altos niveles económicos y no tenga una esencia de trabajo en equipo feliz. Mal haríamos que las familias crezcan y que tengan toda la diversidad: abuelos, tíos sobrinos, hermanos, hermanas, y que las familias no sean felices. Es un tema que no es de moda y que es trascendental”.

La compañía ha desarrollado un modelo de felicidad, teniendo en cuenta la experiencia del español Santiago Vásquez, quien estará en el Congreso y ha elaborado una metodología de aproximación a la felicidad para el mundo empresarial. También asistirá Sonja Lyubomirsky, experta en ciencia de la felicidad.

BIENESTAR NO ES IGUAL


Ernesto Rey Moreno señala que las compañías no pueden creer que el bienestar no se puede confundir con la felicidad.

En una empresa puede haber un golfito, una sala de juegos para el entretenimiento de los empleados o una compensación salarial, pero eso no garantiza la felicidad.

“El hecho de que las personas estemos hoy tan bombardeadas por una información negativa reduce el campo de la felicidad, si no hay un replanteamiento sobre esa información y no se da una mirada hacia lo positivo no puede darse la felicidad. Así, puede existir gente con bienestar, pero no feliz.

En el campo empresarial existen metodologías para que las empresas definitivamente se centren en resolver el problema de la felicidad.

Bajo un método la persona identifica todo aquello que la puede hacer de mente positiva.

Empieza a tener imaginación, a sentir que tiene apreciación, y eso hace que todo el entorno empresarial, la unión de todos los integrantes de la organización, sea un conjunto de colaboración. Con esta propuesta, dice Rey “estamos confirmando a las empresas que no es un problema de narcisismo, ni de romanticismo y que debe ser seriamente abordado”.

Partiendo de que ser feliz es una decisión, es crucial que las cabezas de las compañías lo entiendan para que sepan qué hay detrás de un colaborador que expresa que preferiría compartir una fecha especial con su hijo en lugar de tener una remuneración económica.

NO ES UN IMPEDIMENTO PARA LAS METAS ECONÓMICAS

Ejercitar a las personas para ser optimistas y ‘ver el vaso medio lleno’ son dos tareas importantes.

Y eso cuenta para el individuo en forma integral. Por eso, dice Ernesto Rey Moreno, no es correcto que un superior le pida a un colaborador que deje fuera de la empresa sus preocupaciones personales.

Una persona que es feliz en el trabajo, llega con mejor actitud a la casa, juega más con sus hijos. Tal vez, empezar por el mundo empresarial es nuestro estandarte porque es la forma en que podemos llegar a mayor cantidad de personas, comenta Juan David Rojas, socio fundador de PILife.

Tampoco, dice Rojas, es efectivo exigir innovación cuando las condiciones de satisfacción no son completas para una persona en su entorno laboral.

Asegura que ciencias, teorías y prácticas han demostrado que la felicidad es una decisión, y que para que llegar a ella hay que aprender cómo conseguirla.

La felicidad es el bienestar subjetivo de cada uno de nosotros. Por eso cada uno sabe qué lo hace feliz y por eso un golfito no da respuesta al cumplimiento de esa expectativa, asegura.

La neurociencia, la psicología positiva, el coaching, mindfulness (la mente llena) se conjugan para entrenar a los empleados en las técnicas de manejo de emociones. Según Rojas, “aprendemos a entender que las emociones no son buenas ni malas, sino que cada uno las puede orientar hacia algo positivo, entender la razón o aprender del error”.

Los modelos tienen métricas que permiten demostrar que la estrategia funciona en la medida en que mejora variables como la rotación de personal, la productividad, la innovación y el ausentismo.

Al respecto, Ernesto Rey Moreno señala que las empresas deben perderle el miedo a entrar en esta dinámica, porque no es un obstáculo para cumplir las metas económicas.

En el caso de las compañías que asesora, dice el experto, todas mejoran financieramente y no hay ninguna que retroceda.

En muchas empresas se pueden generar riquezas y generar procesos internos para que cada uno sea feliz.

Desde su perspectiva, la recomendación es que no hay que tenerle miedo a la felicidad.