Los errores que llevaron al ocaso de BlackBerry

Reacciones tardías y falta de innovación condenaron al que fue el más grande del mercado.

Blackberry

Archivo Portafolio.co

Negocios
POR:
Portafolio
octubre 02 de 2016 - 11:59 p.m.
2016-10-02

La compañía canadiense BlackBerry, que alguna vez dominó el mercado global de ‘smartphones’, anunció que tercerizará la fabricación de teléfonos, que dejará desde ahora en manos de un socio indonesio (Lea también: Crisis financiera obligó a BlackBerry a no fabricar más teléfonos móviles).

A partir de ahora, los teléfonos BlackBerry serán fabricados bajo licencia por PT Tiphone Mobile Indonesia (TBK), lo que permitirá a la firma canadiense concentrarse en ‘software’ y servicios, indicó un comunicado conjunto.

En su momento, BlackBerry, que hace una década era uno de los mayores fabricantes de teléfonos inteligentes, llegó a dominar el 50 por ciento del mercado en los Estados Unidos. Cuando Apple lanzó el iPhone, en 2007, BlackBerry se dijo tranquila, pues veía al recién llegado como poco más que un juguete, lejos de la reputación de seguridad de sus dispositivos.

Las cosas han cambiado. Su acción, que estuvo en sus días de gloria por encima de los cien dólares, hoy se cotiza alrededor de seis. La empresa tiene actualmente menos de un uno por ciento de un mercado dominado por los dispositivos Apple y Android, según la consultora Gartner.

Así las cosas, BlackBerry buscará enfocarse en el software, incluyendo aplicaciones de seguridad, y este anuncio retira, por completo, a la firma de la fabricación de teléfonos.

“Estamos llegando a un punto de inflexión en nuestra estrategia. Nuestras bases financieras son fuertes, y nuestro eje en el ‘software’ se está afirmando”, dijo el director ejecutivo John Chen.

“La compañía planea poner fin a todo el desarrollo de ‘hardware’ interno y tercerizará la función con sus socios. Esto nos permite reducir los requerimientos de capital y mejorar los retornos del capital invertido”, agregó.

Uno de los errores que cometió la marca, precisamente en su lucha contra iPhone, fue intentar igualar, con celeridad, las innovaciones de Apple y fracasar en el intento con un aparato que no cayó bien en el público (el BlackBerry Storm), debido a que era lento y se dificultaba escribir en su pantalla, lo que sería el primer eslabón de una cadena de errores que terminaron con el imperio de BlackBerry.

Tras el fracaso, la compañía no supo qué camino tomar. Uno era complacer al público que estaba deseoso de aplicaciones y modelos como los que presentaba iPhone y el otro era seguir la ruta que se basaba en seguridad y buena batería, una característica que generó fidelidad de muchos ejecutivos que veían en BlackBerry su dispositivo de confianza.

Durante el 2010, cuando se analizaba este cambio de paradigma, la empresa presentó BlackBerry OS 6.0, que contaba con un mejor navegador, entre otros detalles que lo hacían más atractivos; no obstante, no igualaba a Android ni a iOS.

Para 2012, ya era difícil competir con Apple y Google, situación que generó despidos de 5.000 empleados y pérdidas de más de 500 millones de dólares. En 2015, las pérdidas fueron de 304 millones de dólares, y en 2016 ya suman un déficit de 208 millones.

Tecnósfera