Innovar en el negocio funerario, el objetivo del Grupo Gaviria

La empresa familiar, que celebra 130 años, trabaja en un plan estratégico para ampliar su portafolio.

Juan Fernando Gaviria, miembro de la junta directiva del Grupo Gaviria.

Juan Fernando Gaviria, miembro de la junta directiva del Grupo Gaviria.

Juan Manuel Vargas/Portafolio

POR:
Portafolio
octubre 08 de 2017 - 07:37 p.m.
2017-10-08

Con la historia de 130 años de una empresa familiar que va en la quinta generación, la emblemática Funeraria Gaviria renueva su imagen, se convierte en Grupo y pone en marcha un plan de crecimiento centrado en la innovación de sus servicios.

Juan Fernando Gaviria, miembro de la junta directiva de la compañía, explica los cambios y las alternativas que se evalúan con el fin de demostrar su capacidad de innovación y mantener el posicionamiento en el sector.

¿Cómo nació la Funeraria Gaviria?

Nació en 1887, cuando Mariano Gaviria, un ebanista antioqueño, complementó la producción de muebles con la fabricación de féretros por encargo.

Luego en Bogotá, muchos años después, mi abuelo Eduardo y mi tío Francisco vieron en Estados Unidos cómo era una tendencia despedir al ser querido en un sitio especializado y fue cuando aparecieron en la capital colombiana las salas de velación con la funeraria de la 43, en Chapinero.

¿Cómo se ha fortalecido corporativamente?

Nosotros hemos trabajado para institucionalizarla y generar unas divisiones claras entre la empresa y la familia, porque creo que eso es algo importante y saludable.

¿Qué implica ser ahora el Grupo Gaviria?

Podemos tener líneas de negocios diferentes a la funeraria propiamente dicha. El tema societario no es tan relevante, es más un tema de ampliación del portafolio.

Doy un ejemplo. Seguramente, lo que vamos a hacer en adelante es que la funeraria de la 43 se va a diferenciar de la funeraria de la 98 mucho más drásticamente.

Queremos ahondar con Gratitud, que es un formato que da acceso a un servicio de alta calidad, para llegar a una mayor variedad de clientes.

Vamos a generar negocios desde Gaviria Funeraria (que deja de ser Funeraria Gaviria) para resaltar más un nombre de alta recordación.

¿Cómo está el mercado funerario en el país?

Sabemos la importancia del servicio directo a quienes no tienen una cobertura de previsión.

También reconocemos que en Colombia, el mercado funerario se inclina hacia los clientes corporativos de aseguradoras, fondos de pensiones y de empleados. Por eso tenemos Asistencia Exequial, que coordina la red nacional de funerarias amigas para efectos de atenderlos en cualquier parte .

¿Qué otros negocios les interesan?

Tenemos la conciencia de que debemos estar en el siguiente paso, que es el destino final. Hacemos alianzas con cementerios, con empresas que operan las cremaciones e integramos el servicio.

Ahora creemos que el destino final es un componente muy importante del negocio y queremos explorar la entrada a ese tipo de servicios.

¿Cómo participarían en esa parte de la cadena?

El típico ejemplo es un parque cementerio que no tenemos hoy.

¿Les interesa tener uno?

Estamos explorando. Lo que pasa es que, en el concepto destino final, hoy caben muchas cosas. Eso es muy evidente en Japón. Allí, cuando fallece la persona se llevan el cuerpo, lo creman y entregan las cenizas 8 o 15 días después en una comida con una copa de vino y un video sobre la vida del ser querido.

También puede ser la ida al cementerio tradicional, o la decisión de una familia de cumplir el deseo de la persona fallecida de llevar sus cenizas al río Ganges, en la India. Y eso se le puede ofrecer.

Hay que entender que esto ya no está sujeto a una sala de velación. De hecho, en Medellín ese servicio ya no se demanda. Hay que acomodarse a lo que los deudos quieran.

Sabemos que si nos quedamos como estamos, podemos perder el negocio. No nos puede pasar lo que le pasó a Kodak con sus rollos de fotos que ya nadie los utiliza. Necesitamos evolucionar a un nuevo concepto de servicio y para eso tenemos la innovación en nuestro ADN.

¿Tienen un plan de inversiones?

Sin duda que sí, no nos podemos quedar quietos y lo que viene hacia adelante implica un plan de inversiones. En este momento, tenemos dos negocios en marcha pero no puedo hacer referencia a ellos porque son confidenciales, pero estamos evolucionando hacia nuevos sectores: destino final o seguramente instalaciones distintas.

Si abrimos un parque cementerio no será igual a los existentes. Debe ser radicalmente distinto para marcar tendencia.

Constanza Gómez G.
congom@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido