Mercado de electrodomésticos pasa por momentos de apremio

Cifras de Raddar indican que de mayo del 2016 a mayo del 2017 el consumo de estos artículos apenas creció 0,44% y en el 2015 fue de 0,7%.

Electrodomésticos

Los televisores acaparan una buena tajada de la facturación de electrodomésticos. De estos aparatos, se considera que entre el 80% y el 85% son importados. Dos grandes marcas dominan en ventas.

Reuters

POR:
Portafolio
julio 05 de 2017 - 08:24 p.m.
2017-07-05

Los electrodomésticos en el país no han vivido un buen primer semestre en el 2017, siendo una prolongación del mal año 2016: prácticamente están estancados en ventas internas y han reducido el margen de utilidades a niveles mínimos.

(Lea: La televisión llegó al mundo de los puntos cuánticos

Cifras de la firma especializada en estudios de mercado Raddar indican que de mayo del 2016 a mayo del 2017 el consumo de este tipo de artículos en el territorio nacional creció 0,44%, mientras que en el periodo anterior fue de 0,7%, lo que contrasta con un 2015 en el que la facturación subió un 5%.

(Lea: Lavadoras hechas en Colombia piden pista en Europa

La firma GFK, por su parte, experta en temas de tecnología, indicó que ese campo –en el que están los electrodomésticos, pero también los celulares y computadores– creció en los primeros cinco meses en un 4% en cuanto a valores, pero en volúmenes se redujo en un 2%.

(Lea: Celulares de alta gama y cámaras, los productos tecnológicos más afectados por el dólar caro

Esta última foto contrasta con el auge de toda una década. Como causas, del cambio, la directora de la Cámara de Electrodomésticos de la Andi, Florencia Leal del Castillo, destaca el efecto de la pérdida de las ventas hacia Venezuela, que copaban la mitad de la producción nacional.

Pero con relación al lapso más reciente, el presidente de Raddar, Camilo Herrera, señala el impacto de la tasa de cambio, que ha provocado el encarecimiento de los importados, unido a tasas de interés que apenas empiezan a aflojar y también generan carestía en elementos que muchas veces se adquieren a crédito. Otros expertos mencionan además la pérdida de confianza de los consumidores, por lo cual postergan la compra de bienes durables, como los electrodomésticos, carros y muebles.

Herrera expone que la gente está optando más por los usados.

Y aunque podría pensarse que la devaluación alienta la producción nacional, en desmedro de los importados, como ha ocurrido en otros artículos, el efecto no es tal en los electrodomésticos, ya que esta industria local importa buena parte de sus materias primas y las paga en dólares.

MAL MAYOR

La reacción del comercio ha sido una generalización de promociones, tipo Black Friday, que suelen ser una buena noticia para los compradores, pero tienen con los pelos de punta a los fabricantes, que ven como por cuenta de la prolongación durante varios días y en épocas diferentes del año, alimentan una competencia desmedida que los hace perder casi toda la rentabilidad.

De hecho, hace poco el vocero de la firma Whirlpool en América Latina, Alejandro Toscano, en una entrevista con Portafolio, puso una alerta sobre las consecuencias nefastas para el futuro de las compañías del sector.

“Atravesamos una combinación que podríamos calificar de no sustentable, con una acumulación de stock y ventas con una baja rentabilidad, lo cual es una ecuación poco saludable, no para Whirlpool, sino para todo el sector, porque esto no nos pasa solo a nosotros”, apuntó.

Algo similar piensa Leal del Castillo, quien señala como un fin de semana en los almacenes de grandes superficies se encuentran gran cantidad de elementos con descuentos de hasta el 30% y el 40%.

“¿Hasta dónde tanta promoción puede terminar castigando la rentabilidad más allá de lo que los socios de las empresas consideran sustentable?”, se pregunta la dirigente, quien advierte que se puede poner en riesgo ciertas compañías no tan grandes que no pueden participar de manera tan activa en esa competencia.

Así mismo, teme que se afecten inversiones de empresas extranjeras en nuevos desarrollos en el país, al advertir la posibilidad de montar sus bases en mercados más promisorios.

Según ella, si bien no se tiene noticia de que hayan cerrado compañías, sí pueden haber suspendido la producción de líneas específicas.

Cálculos de la Andi, con base en información de la Dian, dan cuenta de que en el 2016 los operadores del sector electrodomésticos tuvieron ingresos por $7,1 billones, frente a $6,57 billones del 2015. Sin embargo, el valor estuvo influenciado por el crecimiento de las exportaciones, que fue del 57%, siendo las mayores protagonistas HWI (la nueva fábrica de lavadoras abierta por Haceb y Whirlpool), Groupe Seb y Mabe.

La esperanza, en todo caso, es que las cosas mejoren para el segundo semestre, dado que siempre ha sido mejor que el primero, y con ayudas como la buena participación de los colombianos en eventos internacionales y la baja de las tasas de interés, ya que un porcentaje alto de las compras son a crédito.

Una colaboración adicional que espera el sector es que el Gobierno mantenga y si es posible amplíe las exenciones de las cuales ha disfrutado por cuenta del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe).

Según Leal, el anuncio de un decreto al respecto podría darse en los próximos días.

Néstor Alonso López
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido