Óptica Dr. Méndez le deja el mando a la segunda generación

Su actual gerente dice que mejorarán su operación en la web y que buscarán mayor presencia nacional.

Andrés Felipe Méndez

Andrés Felipe Méndez Ortega, gerente de la Óptica Dr. Méndez, quien comenzó a asumir responsabilidades directivas hace tres años y ocupa la gerencia en propiedad hace un año.

Néstor López / Portafolio

Negocios
POR:
Portafolio
julio 23 de 2017 - 09:21 p.m.
2017-07-23

Durante casi toda su existencia, la firma Óptica Dr. Méndez se centró en la atención en sus puntos de contacto con los usuarios de lentes en Bogotá. Sin embargo, en el último lustro ha hecho intentos por penetrar en la web y ahora su gerente, Andrés Felipe Méndez Ortega, anuncia que se enfocarán en conquistar más clientes a través de internet.

(Lea: Llegar a todos los ‘bolsillos’, la tarea de ópticas Lafam)

El directivo reconoce que hasta el momento no se han cumplido las expectativas de ese canal porque ha faltado una estrategia más agresiva.

Este plan, según él, se centrará en mejorar su sitio y en realizar alianzas con proveedores, con el fin de satisfacer la demanda en los lugares del país donde esta se presente.

(Lea: Federópticos abriría en el país 70 locales en 3 años)

Hace un año la empresa familiar está dando también el paso hacia la transición generacional, ya que Luis Jorge Méndez Angulo, el fundador, le cedió el paso a su hijo, el también optómetra y actual gerente.

Hoy día la compañía cuenta con tres locales en Bogotá: en la calle 100 con avenida 19, en el Centro Comercial Santa Bárbara y en la carrera 13 con 42. También, llega a 20 ciudades del país valiéndose de asociados para la realización de brigadas con clientes empresariales, su otra área de trabajo. “Tenemos un portafolio corporativo por el que les proveemos servicios y productos, ya sea desplazándonos directamente nosotros a la compañía, o por intermedio de ópticas aliadas”, explica Andrés Felipe Méndez. Añade que esta relación usualmente es para todo lo que tiene que ver con seguridad industrial en el área de la visión.

El directivo aclara que aunque les ha tocado entrar en la competencia con precios debido a la llegada de grandes cadenas, no le apuestan a ese como un factor diferencial, porque su foco no está en un público masivo y, precisamente por eso, dejaron de pactar publicidad en medios masivos.

Siempre buscamos, por ejemplo, traer monturas de marcas no populares, que eventualmente no hay acá; muchas son europeas o de Estados Unidos”, dice Andrés Méndez.

EL ORIGEN EN LA 19

Méndez padre cuenta que, tras graduarse, comenzó a trabajar en la Óptica Italiana, en el centro de Bogotá, pero en 1973, decidió montar su propio negocio aprovechando algunos ahorros y dinero extra que le llegó. “Esa fue una época de oro, porque yo era el único que estaba en esa parte. Ahora, hay como 100 ópticas de ahí para abajo”, dice refiriéndose a la parte que circunda al cruce de la gran vía del centro con la carrera 10. Un año después inauguró otro local, llamado Óptica Japonesa, a dos puertas de su primer establecimiento y más tarde, la Óptica Dr. Méndez ubicada en la calle 42 con 13. “Me tocó comprarlo porque el dueño de los locales de la calle 19 se dio cuenta de que a todo mundo le iba bien y comenzó a subir el arriendo en el 30 y 40%”. La última apertura fue la de Usaquén.

En ese tiempo tenía como cliente a la Beneficencia de Cundinamarca y a varios ministerios, lo que lo hacía un buen negocio, pero con la ley 100 todo cambió y acepta que tal vez no fueron capaces de adaptarse. A ello se unió que en la crisis de 1998 perdieron mucho dinero en otro tipo de inversiones y, según Andrés, posiblemente hubo además fallas en algunas estrategias. En especial, se refiere a que gastaron dinero comprando locales en vez de montar otras sucursales.

Hoy día facturan unos 2.200 millones de pesos al año. De ellos, los puntos de venta representan el 65% aproximadamente y los servicios de seguridad industrial el resto, siendo un área que ha ido creciendo en importancia.

Según Andrés Méndez, quieren expandirse y tal vez en unos cuatro años llegar a capitales como Cali, Bucaramanga y Medellín, pero no han decidido si lo harían a través de una inversión directa o por franquicias.