Publirreportaje

Póngale mucha atención a la infraestructura tecnológica de su empresa

Cualquier dinero dirigido al ecosistema de equipos que da soporte a la operación del negocio debe considerarse como una inversión, no como un gasto.

SDasdasd

            

          

POR:
ARTICULO PATROCINADO
marzo 16 de 2018 - 02:22 p.m.
2018-03-16

Mucho ha cambiado en la mentalidad de un gran número de empresarios en los últimos años, especialmente en lo que se refiere a la infraestructura tecnológica. Las nuevas implementaciones y las necesidades creadas por el entorno digital han hecho que este subsector crezca a doble dígito (entre el 10 y el 15 por ciento anual, más exactamente) fruto de una cultura más sólida de inversión por parte de las compañías en procura de mejorar sus procesos y madurar su uso, haciéndose con esto más atractivas para el mercado.

“Hemos visto que, tanto los sectores privados como los gubernamentales están dando pasos firmes hacia la transformación digital. Hoy por hoy, servicios como Big Data y el Internet de las Cosas (o IoT, por sus siglas en inglés), entre otros, empiezan a ocupar nuevos espacios en sus agendas. Estos factores, combinados con el subsector de la infraestructura tecnológica, impulsan el crecimiento en la inversión de las empresas en este rubro”, explica Hugo Pachón, director de Ingeniería y Proyectos de UPSistemas.

Esto demuestra la importancia de que todas aquellas soluciones que soportan la operación crítica de las empresas y que requieren continuidad, tengan un soporte tecnológico que asegure la disponibilidad y la flexibilidad en el crecimiento y la eficiencia operativa.

Ricardo Grisales, gerente general de Solpro Construcción y Diseño, asegura que “la infraestructura tecnológica depende del funcionamiento de la empresa, de los puestos de trabajo que tenga, de su operación y del enfoque. A partir de eso se define la plataforma a implementar. En esencia, es posible asegurar que todas las estructuras tecnológicas de las compañías son similares, pero varían en su tamaño”.

De ahí que existan ciertas condiciones que debe cumplir cualquier infraestructura tecnológica. Para Nicolás Méndez, director de Operaciones y Mantenimiento de Claro, estas incluyen contar con todas las condiciones regulatorias, tanto de medio ambiente como de telecomunicaciones, y cumplir con cualquier norma asociada.

“Hay que agregar que debe ser ambientalmente amigable, ofrecer eficiencia energética, confiabilidad y una alta disponibilidad, además de escalabilidad, y ser una plataforma abierta o estandarizada para facilitar la convergencia de cualquier novedad que se genere en el mercado”, explica Méndez.

Otra arista que se debe tener en cuenta por parte de las compañías, es la posibilidad de hacer esa implementación de manera propia o tercerizada, decisión que depende del tipo de empresa que la adopte y el sector de mercado al que pertenezca.

“Ambas tienen ventajas competitivas y generan ahorros, pero todo depende de los objetivos de corto y mediano plazo de cada compañía en particular” dice Pachón.
Las empresas que suelen tercerizar algunos procesos lo hacen porque, o bien no es su core de negocio, o porque buscan tener una operación de respaldo. Las que lo hacen de manera interna prefieren tener ahorros a largo plazo y no depender de las políticas y criterios de algunos proveedores”.

Estos últimos deben tener experiencia en el mercado, ofrecer el respaldo adecuado y las garantías pertinentes, contar con equipos de marcas reconocidas y una gran capacidad de reacción y respuesta ante cualquier imprevisto.

Tenga en cuenta

¿Cuáles son, entonces, los beneficios de contar con la infraestructura tecnológica adecuada?
El director de Operaciones y Mantenimiento de Claro destaca las siguientes:

- Ofrecimiento a los clientes de experiencia de servicio de alta disponibilidad y cumplimiento de la promesa de valor.
- Una mayor eficiencia energética.
- Compromiso con el medio ambiente.
- Reducción de espacios físicos debido que ahora los sistemas son mucho más compactos.

Sin embargo, hay que mirar la otra cara de la moneda: las consecuencias de no contar con la plataforma apropiada.

“Simplemente, la productividad de la empresa cae sustancialmente haciéndose casi que inoperante. Una compañía que no tenga este tipo de infraestructura está, simplemente, incomunicada; su operación interna no existe y sus servicios no son confiables”, advierte Ricardo Grisales.

Visto este panorama, es indispensable seguir ciertas recomendaciones como las que a continuación entrega el director de Ingeniería y Proyectos de UPSistemas, cuando se trata de adoptar este tipo de infraestructura o modernizarla:

1. Reconocer cuáles son las necesidades de la compañía.
2. Considerar la continuidad que la empresa debe garantizarles a sus clientes y estimar los riesgos asociados a la inoperatividad.
3. Establecer la confiabilidad que debe ofrecer el sistema.
4. Determinar los tiempos de implementación.
5. Escoger muy bien a los proveedores.
6. Seleccionar de manera adecuada la tecnología que la organización realmente necesita.

Mirando hacia el futuro, la dinámica de renovación tecnológica con el propósito de contar con equipos más eficientes comienza a definir, por parte de los empresarios, el comportamiento del consumo de tecnología de las empresas en los años venideros, siempre en procura de mejorar su operación interna y ahorrar costos.
Sumado a lo anterior, la consolidación de la era digital y de sus servicios derivados, hará que los proveedores de tecnología tengan una participación más activa al demandar las organizaciones una mayor disponibilidad, en donde el soporte será un tema crucial para aquellas compañías que quieran mejorar su infraestructura tecnológica.