Con el Perlan II, Airbus le apunta a la estratósfera

El aeroplano, que no tiene motor, pretende llegar a 30.000 metros de altura. Además, tomará información, en pro de analizar el cambio climático.

perlan ii

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
octubre 08 de 2016 - 11:13 a.m.
2016-10-08

Contando con una imponente vista hacia los glaciares patagónicos y relativamente cerca de Ushuaia, la ciudad más austral del mundo y donde se ubica el mundialmente famoso Parque Tierra del Fuego, el proyecto Perlan II toma vuelo, con el fin de llegar a la estratósfera.

La ciudad de El Calafate, en Argentina, fue testigo de este, el cual viene siendo financiado por la empresa productora de aeronaves Airbus. Se trata, pues, de un aeroplano sin motor, que puede llegar hasta los 30.000 metros de altura, buscando con ello capturar datos meteorológicos y experimentar condiciones de vuelo similares a las de Marte.

Estamos muy contentos de estar acá en el sur de Argentina, pues se trata del mejor lugar en el mundo para volar este tipo de naves. De allí que conservemos la esperanza de alcanzar los 90.000 pies de altura (27,4 kilómetros)”, señaló Ed Warnock, CEO del proyecto y expiloto.

Y es que, si bien la meta final del innovador aeroplano está en superar la cifra previamente mencionada, durante la expedición que tuvo lugar hace pocos días, solo se logró alcanzar una altura de 22,8 kilómetros. El innovador aeroplano ya está de vuelta en Estados Unidos, para hacer mejoras y analizar los datos obtenidos.

Es importante, pues destacar que se trata de una proeza en la aviación, si se tiene en cuenta que la nave no cuenta con un motor y ‘compite’ con dos aviones especializados en espionaje.

¿Cómo funciona sin motor?

Jim Payne, jefe de pilotos del Perlan II explica  que esto es “sencillo, porque primero nos remolcamos de una avioneta, para luego tener control autónomo de nuestra nave, y ayudados por los vientos, logramos alcanzar alturas incluso mayores a las de un avión comercial tripulado y con motor”.

Lea también: Airbus, volando en Bogotá: abrió oficina en la ciudad

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

Y, claro, se trata de una hazaña que tiene en vilo a toda la comunidad aviadora del mundo, por cuenta de las grandes expectativas que genera, y de la igualmente alta incertidumbre que genera en los pilotos.

Y es que, en 2007, el experimentado aviador Steve Fosset, quien financió el Perlan I en su momento, desapareció misteriosamente mientras sobrevolaba la Sierra Nevada (en California), dejando desamparado el proyecto, que apenas reiniciaría siete años después con Airbus.

Es así que en 2014 este 'alzó nuevamente las alas' y hoy está ad portas de alcanzar el récord mundial de mayor altura alcanzada por un aeroplano.

No obstante la ambición del grupo de pilotos y expertos, originarios todos de Estados Unidos, con la potencial llegada a la estratósfera del Perlan II, se busca también alcanzar un objetivo medioambienta: mejorar las lecturas meteorológicas, con el fin último de analizar el impacto ue está sufriendo el planeta en este tema.

“Más allá de lo que esto representa para nosotros, como apasionados por el tema, tenemos un compromiso con la población mundial, ya que con las mediciones que hagamos en cada viaje, podremos sacar datos medioambientales únicos, buscando ver qué es lo que realmente está pasando con la Tierra y qué podemos hacer para mejorarla”, agregó el CEO, a la par que señaló que harán pública la información obtenida.

El aeroplano, entonces, culminó por este año las exploraciones aéreas en el sur de Argentina y comenzará a hacer sus mejoras, a la par que científicos estadounidenses examinan la información obtenida, en pro de encontrar mejoras para los problemas del cambio climático.

"Esto lo hacemos por pasión, pero no podemos olvidar que tenemos un compromiso con el planeta", concluyó Warnock, agregando que, al ser un proyecto sin ánimo de lucro, donarán la información hallada a la comunidad científica experta en el tema, con el fin de que esta la analice y pueda tomar acciones frente a este dilema global.