‘Queremos para el gremio la parafiscalidad ganadera’

Ricardo Sánchez Rondón, presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas (Unaga).

Ricardo Sánchez, presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas (Unaga).

Ricardo Sánchez, presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas (Unaga).

Archivo particular

Negocios
POR:
Portafolio
octubre 02 de 2016 - 03:09 p.m.
2016-10-02

La controversia generada por la administración de los recursos parafiscales de la carne y la leche ha tomado varios rumbos durante lo corrido del año.

Hoy, a la ‘medición de fuerzas’ le salió un nuevo actor, la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas (Unaga), uno de los gremios tradicionales del sector agropecuario que quiere administrarlos.

Su presidente, Ricardo Sánchez Rondón, habló con Portafolio.

¿Presentarán una propuesta a la licitación de administración de la cuota parafiscal?

Si. Estamos en la construcción de un emprendimiento entre entidades del orden nacional y comités regionales para presentar una propuesta frente a la licitación de la administración de la cuenta parafiscal.

Es una propuesta que cuenta con tres bases: desarrollo tecnológico, fortalecimiento de la asociatividad y descentralización.

¿Por qué una Unión Temporal?

Porque la licitación así lo contempla; además, buscamos un consenso entre la mayor cantidad de actores del sector.

¿Cuál es el modelo de Unión Temporal que propone?

Tiene un componente de orden fundamental que son los comités regionales, los cuales deben ser cualificados y capacitados no solo para la ejecución de los proyectos de inversión de la cuenta parafiscal, sino que deben ser cualificados para desarrollar cualquier programa.

¿El gremio está preparado para recibir la parafiscalidad?

Estamos preparados para asumir cualquier reto; son 62 años de existencia, con toda la experiencia, con un equipo humano altamente calificado, que piensa y trabaja solo en función del sector.

Son 26 asociaciones que tienen presencia con pequeños, medianos y grandes productores.

¿Cree que va lograr consenso con los Comités?

Claro que sí. Porque el consenso se logra a través de ideas fundamentales y la nuestra es una propuesta técnica que transforma al sector ganadero.

¿Cuál es el camino que debería tomar el sector en este momento?

Es necesaria una transformación en la institucionalidad. Si las repensamos, podemos impulsar un desarrollo regional.

¿Cómo ha sido el 2016 para el sector ganadero?

Ha sido impactado por la prolongación del fenómeno de ‘El Niño’, la devaluación que llegó en Febrero de este año a su valor máximo, el paro camionero y por un ‘reacomodo’ en las organizaciones gremiales.

Estimamos que en conjunto representará una caída de la producción que podría estar entre 1 y 3 por ciento en el primer semestre del 2016.

¿Cómo han incidido los precios al consumidor en el sector lácteo?


Tuvieron un impacto en el primer trimestre en lácteos; en el segundo trimestre la declinación de ‘El Niño’ no logro incidir en menores precios como era de esperarse, por el paro camionero; este, a su vez, fue responsable de una tercera parte del incremento inflacionario acumulado entre enero y julio.

¿El sector lácteo ha pasado por momentos difíciles?

Las exportaciones se han reducido a la mitad (en valor) en un mercado internacional deprimido, que recientemente empieza a recuperarse, no ha favorecido la actividad exportadora de la industria láctea.

Por otro lado, el acopio de leche para procesamiento industrial cayó en lo corrido del año, hasta julio del 2016, en 7,9 por ciento.

¿Y el sector cárnico?

El IPC de carne de res se ha incrementado en lo corrido del año en un 20 por ciento.
Además, se han incrementado las exportaciones de ganado, el sacrificio de ganado bovino en el 2016 hasta julio es de 2,15 millones de cabezas, un 0,5 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, la retención de hembras persiste, aunque con menor intensidad, en tanto representa un 40 por ciento del sacrificio total nacional.

Los precios al productor de carne por ventas de ganado en pie se han incrementado en 17 por ciento en lo corrido año, a niveles similares a los que se registraron en el 2009 y en concordancia con los precios al consumidor.

¿En su opinión, entonces cuáles son las expectativas para el sector al finalizar este año?

La producción de leche aumentará en el segundo semestre del año ante un régimen de lluvias más benigno.

Es probable que la retención de hembras persista, aunque en una proporción moderada dado el debilitamiento del mercado interno por un menor crecimiento económico.

En conjunto, se esperaría que la inflación por concepto de carne y leche disminuya y que a la par, se recupere la producción de tal manera que el PIB bovino esté cerca de cero, si se considera una probable recuperación de inventarios y de la producción de leche.

¿Requieren apoyo del Gobierno?

Es necesario que los programas del Gobierno, como Colombia Siembra, se intensifique para los ganaderos, se complementen con un programa de estabilización en los precios de los insumos y, en particular, la sustitución de importaciones de leche por la compra de la producción nacional.

¿Y en el entorno del posconflicto?

Aparte del corto plazo, es importante preparar desde ahora los programas para recuperación de la ganadería que deberán ejecutarse en el 2017 en este escenario.

Está latente una escasez de concordancia con el tema de la paz, ¿está de acuerdo con esa apreciación?

No se puede generalizarse una posición en este sentido. Entre los productores ganaderos hay de todos los tamaños, tendencias políticas y así como de regiones en las que por estar largamente expuestas al conflicto podrían tener más interés en que éste se termine pronto (como es el caso del Huila, Caquetá o Casanare).

Las voces que se escuchan en contra del proceso de paz representan tan solo a un sector de los ganaderos.

¿Salen beneficiados del proceso?


Son los más beneficiados por su alto grado de exposición al conflicto armados que se concentró en las áreas rurales.

Si se diseñan los incentivos y mecanismos adecuados para estructurar este mercado los ganaderos pueden participar con la oferta de tierras subutilizadas.

De otra parte, el apoyo del Fondo de Desarrollo Rural y del sector en general a la movilidad socioeconómica de los pequeños ganaderos que viven en condiciones precarias en muchas de las zonas rurales afectadas por el conflicto armado (como Nariño, Norte de Santander o el Cesar) contribuirán a establecer las bases para un ambiente de paz y equidad a más largo plazo.

¿Frente a las Zidres?

En las Zidres, los ganaderos de mayor tamaño pueden participar en proyectos asociativos con productores más pequeños, bajo esta misma concepción.