El 60 % de los proveedores de Subway son colombianos 

La desaceleración bajó el ritmo de expansión y afectó el nivel de gasto de los consumidores, pero el panorama tiende a mejorar.

Subway llegará a su punto 200 en el país este mes
Negocios
POR:
Portafolio
octubre 02 de 2016 - 06:36 p.m.
2016-10-02

Alfredo Higuera, agente de Desarrollo de Subway, dice que hoy el 60 por ciento de los proveedores de la cadena son colombianos mientras que un año atrás ese porcentaje correspondía a extranjeros.

Explica la desaceleración en las aperturas este año, pero advierte que el panorama no deja de ser positivo. Tiene confianza en que mejore la disposición de gasto del consumidor.

¿Cómo le ha ido a la marca este año?

En este 2016 se ha sentido una desaceleración, en general, en diferentes industrias, no solo en la de restaurantes y, particularmente, en el segmento de comida rápida. Sin embargo el balance que tenemos es positivo. En este momento contamos 373 puntos de venta abiertos en el país. Esperamos cerrar el año con algo cercano a los 400.

¿Son muchas aperturas?

Para nosotros no lo es tanto porque estábamos acostumbrados en los últimos dos o tres años a crecer a un ritmo mucho mayor en el número de puntos de venta, con 100 por año. Y en el 2016 serán entre 50 y 60. Aunque hay desaceleración en aperturas, el balance es positivo.

¿Alguna nueva ciudad?

En este momento no. Estamos en todas las principales y las medianas. Ahora nos concentramos, más que en abrir en nuevas poblaciones, en explorar aquellas que tienen cierta densidad de personas para aprovechar oportunidades.

¿Además del menor ritmo de expansión cómo han sentido la desaceleración? en el
consumidor.


El tráfico para Subway y para otros competidores se ha desacelerado un poco. No quiere decir que ha caído terriblemente, pero sí se ha notado el impacto. Esto quiere decir que, definitivamente, la gente está apretando el bolsillo. Está pensando dos veces si hace este tipo de gasto. Para ser honestos, lo más fuerte se vio en el primer semestre del año y en lo que llevamos del segundo se ve una recuperación en la confianza de los clientes. La voluntad de gasto del cliente está retomando el rumbo.

¿Estas señales serán sostenibles para el 2017?

Creo que hay de todo un poco. Si bien tradicionalmente el segundo semestre es un poco mejor que el primero, también creo que tiene que ver con que la economía colombiana está un poco más estable respecto a finales del 2015 o comienzos del 2016. Para el año entrante pensamos que las cosas van a seguir mejorando un poco, por lo menos en lo que tiene que ver con nuestro negocio y nuestro sector. La recuperación tampoco significa volver a años anteriores. Muchos estamos a la espera de cuáles van a ser los efectos reales de la firma de la paz.

Hay muchas preguntas sobre cómo van a reaccionar realmente los diferentes mercados y la economía frente a eso. La perspectiva es de mejoría pero estamos todos pendientes.

¿Hay zonas geográficas viables para el negocio a propósito de la paz?

Sí, por supuesto. No es un tema tan inmediato. Yo pienso que se va a notar una mejoría y estamos viendo que en el mediano plazo se darán oportunidades de entrar a mercados donde antes no lo veíamos viable. Hay muchas cosas que hay que mirar: cómo está la infraestructura en las diferentes regiones y poblaciones que empiecen a verse como una posibilidad. Hay que analizarlo muy bien pero yo pienso que más adelante se darán oportunidades para seguir la expansión.

¿Cómo ha sido el ajuste tras la devaluación con los proveedores locales?

Desde el año pasado hemos tomado el camino de buscarlos y no ha sido fácil. Desde el punto de vista del costo no ha sido sencillo porque es que mucho proveedor interno utiliza materias primas importadas y también se ve impactado en alguna medida por la devaluación. Invertimos la proporción respecto a lo que teníamos. Hoy estamos más cercanos a tener un 60 por ciento de materia prima colombiana y un 40 por ciento importada. Antes, estábamos al revés.

Seguimos trabajando en eso y les ayudamos a entender, no solamente nuestros requisitos, sino los estándares internacionales de algunas cosas. Ha sido interesante la labor y pensamos que podemos seguir avanzando.

¿Qué ha sido lo novedoso de este proceso?

Pensábamos que muchas empresas del sector tenían más conocimiento sobre cómo funcionaban los estándares internacionales, pero todavía hay, a mi juicio de manera preocupante, un estándar muy local distinto a lo aceptado en otros países. Cerrar esa brecha es lo que hemos intentado trabajar y los proveedores y han sido muy receptivos.

¿Cuánto crecerán en ventas?

Hemos incrementado las ventas de una manera positiva entre 5 y 10 por ciento frente al año pasado. Creemos que podemos seguir creciendo. El tema inflacionario se debe moderar un poco y en el cambiario debe mostrar estabilidad.

¿Tienen ajustes a la carta?

Estamos investigando más profundamente los gustos del consumidor colombiano y estamos intentando productos más basados en esto. Eso no quiere decir que queremos lanzar productos autóctonos o asociados a la cultura colombiana, sino que sean de agrado de los colombianos. Este año sacamos nuestro producto de pollo apanado y tenemos en el camino más novedades.

¿Y cómo va la cultura de las franquicias?

Hemos visto una buena aceptación por el modelo y pienso que los inversionistas colombianos han entendido mejor cómo funcionan las franquicias y han madurado mucho sobre el tema no solamente con compras de franquicias de Subway, sino de otras marcas internacionales y locales. La prueba de eso es la cantidad de franquicias que hemos abierto: cerca de 200 en cuestión de dos a tres años y cada una es en teoría de un franquiciado diferente.

congom@portafolio.co