‘El país se convirtió en la gran expectativa para Europa’

Ante el mayor proteccionismo, la Unión Europea debe dar un paso al frente como socio comercial de la región.

La embajadora de la Unión Europea, Ana Paula Zacarías, destaca el potencial que tiene el comercio entre la UE y Colombia.

La embajadora de la Unión Europea, Ana Paula Zacarías, destaca el potencial que tiene el comercio entre la UE y Colombia.

Cortesía UE

POR:
Rubén López Pérez
marzo 07 de 2017 - 10:39 p.m.
2017-03-07

La paz, la estabilidad económica y jurídica y la seguridad, son algunos de los aspectos que hacen que, de acuerdo con la embajadora de la Unión Europea en el país, Ana Paula Zacarías, Colombia esté en una posición privilegiada para avanzar en su relación comercial con Europa.

Todo esto en un contexto en el que, como afirma la funcionaria, la UE debe dar un paso el frente para ser un socio fundamental para la región ante los brotes de proteccionismo global.

¿Por qué ha dicho que Colombia está de moda?

Principalmente está de moda por la paz, porque es una buena noticia en un mundo en el que todos los días vemos imágenes extremas. El hecho de que un conflicto acabe con un proceso de negociación, generó mucha expectativa y optimismo. Colombia es un país maravilloso pero que ha estado un poco cerrado por las dificultades de seguridad. Ahora, vemos que se abre y muestra una Colombia nueva y pujante, y eso genera interés.

¿Cómo han desarrollado su apuesta por la cooperación?

Tenemos la cooperación bilateral, enfocada a apoyar las políticas públicas en desarrollo rural, de algunos sectores como el lácteo, que se identificó como un problema para el acuerdo comercial, así como la competitividad de sus regiones más alejadas. Otro área de trabajo son los negocios verdes.

¿A cuánto ascienden las inversiones?

Estamos hablando de unos 500 millones de euros. El fondo fiduciario son 95 millones; tenemos cerca de 70 millones de cooperación, 20 millones para la paz y estabilidad y, además, el Banco Europeo de Inversiones con una capacidad de préstamos que llegaría hasta los 400 millones de euros. El Gobierno es el que decide cuanto necesita de estos créditos, los cuales son préstamos con intereses bajos y enfocados a la construcción de vías terciarias e infraestructuras rurales.

¿La economía colombiana se está diversificando?

Hay que destacar que las relaciones económicas han crecido beneficiadas por el acuerdo comercial. En 2016, vemos una caída por la reducción de los precios, pero, a pesar de esto, ocurre una cosa interesante y es que se están aumentado de gran forma las exportaciones agroalimentarias y con más tecnología o manufactura. El volumen ha disminuido, pero a la vez se ha diversificado.

¿Qué tendencias pueden aprovechar las empresas?

Hay un gran potencial en los productos orgánicos y relacionados con el comercio justo. A los consumidores les gusta mucho los productos orgánicos, certificados y con denominación de origen, ya que es un público muy informado, que quiere saber de dónde vienen y cómo se hacen. En el sector agrícola en su conjunto hay diversas opciones.

¿Qué otras oportunidades ofrece Colombia?

Otro de los sectores con potencia es el turismo y, por supuesto, están las posibilidades de trasferencia de tecnología en el sector energético, como es el caso de la electrificación de las zonas rurales o la explotación de fuentes de energía renovables. Todo lo que tiene que ver la economía circular, que es tan importante en Europa, puede llegar aquí ya que hay un espacio grande. Sin duda las renovables van a ser un punto clave.

¿Las empresas ya están preparadas para llevar sus productos a Europa?

Todavía hay un déficit, pero vemos eso como una oportunidad. Han venido muchas entidades europeas para dialogar con el ICA o el Invima para explicar todos los procedimientos. También, aquí se se está haciendo una gran labor con las empresas, explicando las metodologías y adoptando estándares. Hay algunas cuestiones como el etiquetaje o el empaque, que son fundamentales para que los productos sean atractivos.

¿Cree que la relación es más de inversión que comercial?

La UE es el mayor inversionista en Colombia y, aunque ha disminuido, también es más diversificada. En los últimos meses se han dado importantes inversiones, como en el segmento hotelero por parte de NH (US$96 millones) o la danesa Maersk en el puerto de Cartagena (unos US$200 millones), al igual que en infraestructura, donde hay una presencia muy grande de las empresas españolas.

¿Qué cree que puede impulsar la llegada de empresas españolas?

El hecho de que Colombia entre en la Ocde también será un punto clave, ya que al pertenecer a este grupo, supondrá que está cumpliendo con los estándares, y eso le va a dar una gran seguridad a los inversionistas extranjeros.

¿Y la mejora económica?

Esperemos que a medida que la economía europea tome aire, haya más empresas que incrementen sus inversiones en Colombia y también en la región. Hay un gran interés en la Alianza del Pacífico y en Mercosur.

¿Veremos pronto avances en estas negociaciones?

Yo espero que sí porque América Latina es una región muy importante para Europa. A pesar de los problemas, compartimos valores e intereses económicos y por eso, espero que la relación siga creciendo. En un mundo en el que hay situaciones problemáticas, tenemos que tener claro quienes son nuestros verdaderos ‘partners’.

Ante el proteccionismo, ¿la UE debe dar un paso adelante?

Espero que ese sea el camino. Siempre hemos defendido una globalización equilibrada y justa, donde los valores del desarrollo sostenible tengan su lugar, por eso es el momento para que la UE siga adelante con esa política. Esto se ha visto con el acuerdo que acabamos de firmar con Canadá, estamos revisando el acuerdo con México, con Mercosur, así como el desarrollo de los acuerdos con Colombia, Perú y, hace poco, con Ecuador. Es el momento, la UE, usando sus valores, tiene todo a ganar.

En este contexto, ¿Colombia está en una situación privilegiada?

Colombia tiene un lugar muy especial en este contexto, porque sin disminuir nuestros relacionamientos con otros países como Brasil o Chile, Colombia se presenta como una gran expectativa para Europa por la paz, la seguridad y por su política de apertura. Puede haber un espacio para que las relaciones económicas pasen por un momento muy interesante.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido