Ventas y trabajadores, los más perjudicados en el caso Hyundai

Desde abril no se venden carros de la marca y sus trabajadores pasan sus días en medio de la incertidumbre. 700 personas temen por su trabajo.

Neocorp

Decenas de trabajadores de Neocorp protestaron este miércoles en los juzgados de Bogotá. Piden que la justicia defina su situación.

Archivo particular

Negocios
POR:
javier acosta
septiembre 22 de 2016 - 06:50 a.m.
2016-09-22

Hacia las 7 de la mañana de este miércoles, desafiando el frío bogotano, al menos 60 trabajadores de Neocorp y de una red de concesionarios de vehículos de la capital, llegaron hasta los juzgados del centro Bogotá, ubicados en la carrera Décima con calle 14, para pedirle al juez sexto del circuito que defina cuanto la situación que tiene hoy ‘varada’ la venta de carros de la marca Hyundai en el país (Lea también: El caso Hyundai ya hace ruido en el exterior).

Según Luis Guillermo Restrepo, empleado de Neocorp, distribuidora autorizada de Hyundai en Colombia, este lío jurídico tiene en el limbo a cerca de 700 familias y a igual número de trabajadores (entre empleados de Neocorp y la red de concesionarios), que no saben qué va a pasar con sus puestos de trabajo.

“Todo es incertidumbre. Esta situación ya completa 90 días y aún no nos han definido nada. Unas 300 personas de los concesionarios han dejado su empleo y otras 700 estamos en riesgo. Lo peor es que no sabemos qué camino seguir”, le dijo Luis Guillermo a Portafolio.co.

La decisión de ir con pancartas ante el juzgado ya venía rondando en la cabeza de los empleados desde hace días, pero sólo hasta este miércoles decidieron manifestarse públicamente.

Según ellos, durante estos meses que llevan suspendidas las ventas, la compañía ha pagado el sueldo a sus empleados.

“Se ha portado muy bien con nosotros”, dice Luis Guillermo, quien no entiende por qué si el Tribunal Superior de Bogotá levantó la orden que impide que se vendan los carros, otra decisión –la del juzgado sexto del circuito- la tumba, “pisándose las mangueras”.

En el caso Hyundai hay cuatro procesos judiciales en curso, que se llevan en distintas instancias y que tienen decisiones diferentes. Así mismo, la causa de cada medida también es distinta: la del Juzgado 6 se basa en un contrato de agencia comercial, mientras que la del Juzgado 14 se fundamenta en competencia desleal (Lea también: Neocorp celebra un fallo y Hyundai Colombia dice que hace parte de otro proceso).

CAYÓ AL PUESTO SÉPTIMO

Además de que la situación jurídica ya ha empezado a afectar a los empleados, la marca pierde fuerza, las ventas cayeron a cero y su prestigio tambalea y se pierde en el laberinto jurídico que se ha armado, tras la salida de Hyundai Colombia Automotriz, propiedad del empresario Carlos Mattos, como distribuidor de la marca, a inicio de año.

De acuerdo con el último informe del sector automotor, realizado por Fenalco, Econometría y la Andi, en agosto la marca ocupó el puesto 11 en el listado que mide el comportamiento de las matrículas de vehículos nuevos en lo corrido del año.

Según este informe, frente al 2015, las matriculas cayeron en un 51,9%.

El año pasado, Hyundai ocupaba el cuarto lugar en ventas después de Chevrolet, Renault, KIA y Nissan. Este último lo sacó del ‘podio’ en 2015, ya que en el 2014 ocupaba la tercera posición.

En el más reciente informe de Andemos, se evidencia que la marca ya ha caído al séptimo lugar en ventas, ya que desde el 1 de abril no se ha vendido unidades, lo que está volviendo insostenible su presencia en el mercado nacional.

En agosto de 2015 se vendieron 1.292 carros, mientras que este año no se registraron ventas.

Antes de que se iniciara el proceso jurídico que tiene el vilo a Neocorp, se habían adquirido 9.000 unidades de vehículos que no han podido ser comercializadas. Incluso algunos de esos carros ya fueron reexportados. 

Gustavo Lenis, presidente de Neocorp asegura que la marca que representa quedó en la mitad de un lío que no era de ellos y desmintió que hubo acercamientos de Mattos para solucionar este conflicto con ellos (Vea además: Mattos puede reclamar, pero no parar un mercado ni prohibirle a nuestra marca que venda: Neocorp).

Aunque no es claro el panorama y todo es incierto, Neocorp insiste en que seguirá protegiendo la empresa, la marca y los usuarios.

Javier Acosta 
Portafolio.co