Zonas Francas, espacios para el crecimiento de las pymes

zonas francas

Zonas Francas, espacios para el crecimiento de las pymes

Las Zonas Francas se convierten en una gran alternativa de desarrollo por su alto nivel de respuesta a las necesidades y los requerimientos logísticos, presupuestales, tecnológicos y de espacio.

Negocios
POR:
Portafolio
abril 29 de 2016 - 12:26 p.m.
2016-04-29

Las Zonas Francas se convierten en una gran alternativa de desarrollo por su alto nivel de respuesta a las necesidades y los requerimientos logísticos, presupuestales, tecnológicos y de espacio.

La Cámara de usuarios de Zonas Francas de la Asociación de Industriales de Colombia (Andi) señala que en nuestro país existen un total de 101 de estas, de las cuales 40 son Zonas Francas Permanentes, o ZFP, (instaladas en un área declarada de 23,35 millones de metros cuadrados) y que 61 (en 25,87 millones de metros cuadrados) corresponden a Zonas Francas Permanentes Especiales, o ZFPE, es decir, aquellas en las que un único usuario industrial o empresa ampara su actividad con los beneficios propios de esas zonas. Del total, 55 son de tipo industrial, 13 de carácter agroindustrial y las restantes 33, de servicios.

En lo que respecta a la generación de trabajo, el número de empleos directos promovidos por las Zonas Francas es de 58.359 (45.628 en ZFP y 12.731 en ZFPE), mientras que los puestos de tipo indirecto ascienden, en total, a 175.728, de los que 70.057 corresponden a las ZFP y 105.671 a las ZFPE.

Este panorama les abre inmensas posibilidades a las pequeñas y medianas empresas para concentrar en un solo lugar su actividad, con el respaldo que los diferentes parques industriales les ofrecen para su crecimiento.

Édgar Martínez, director ejecutivo de la Cámara, explica que “por lo general, los nuevos usuarios de Zonas Francas son pymes. En este sentido, podemos afirmar que esos espacios se convierten en incubadoras de empresas industriales de bienes y servicios, ya que allí nacen y se desarrollan”.

Lo mejor de estar ahí

Y esto tiene su explicación en varios aspectos. Para comenzar, los beneficios aduaneros y tributarios que las Zonas Francas les brindan a las empresas.
Al respecto, Sandra Martínez, coordinadora comercial de Zona Franca Tayrona, en Santa Marta, explica que, dentro de esas ventajas se cuentan:

En materia tributaria:
- Tarifa de renta preferencial de 15%.
- Impuesto CREE de 0% (aplicable solo para las Zonas Francas creadas antes del año 2.012)
- Las ventas del territorio nacional a usuarios industriales de bienes y de servicios están exentas de IVA.
- Exención del impuesto sobre la renta para los socios de la empresa al distribuir utilidades.

En temas aduaneros:
- Permanencia indefinida de mercancía al interior de la Zona Franca sin necesidad de trámites de nacionalización.
- Salidas al territorio nacional para procesamiento parcial de materias primas y bienes intermedios, sin trámites aduaneros.
- Nacionalizaciones parciales de mercancía.
- La nacionalización de los bienes finales se efectúa liquidando los aranceles sobre el bien final.
- Los insumos que sean consumidos en el desarrollo de los procesos productivos no se nacionalizan.

“Estos beneficios representan para las pymes un mayor nivel de competitividad y oportunidades de desarrollo en tecnología, menores costos de equipos de producción y de materias primas, entre otros, lo que facilita su ingreso a mercados nacionales e internacionales”, dice Sandra Martínez, coordinadora comercial de Zona Franca Tayrona.

Empresas con privilegios

Por su parte Diego Gaitán, gerente general de Zona Franca Bogotá, destaca que “este régimen favorece a las pymes porque les brinda mayores incentivos, como que aquellas que demuestren menos de 500 smmlv de ingresos no tienen ningún compromiso de inversión o de empleo. Este es un mensaje del Gobierno para asegurar que las nuevas compañías que se quieran crear en Colombia o las de inversión extranjera se instalen en estas zonas”

Pero hay más.

Édgar Martínez agrega que en las Zonas Francas los empresarios pueden encontrar también beneficios en localización geográfica, marco normativo, estabilidad jurídica, acceso a mercados, facilitación aduanera, infraestructura para su operación, economías de aglomeración y acceso a la tecnología.

“Las compañías pueden generar encadenamientos productivos con todos sus pares de Zona Franca, ya que las ventas que se realicen entre estas empresas están exentas de IVA y pueden reducir sus costos de producción hasta en 56%, eliminando los excesos de trámites y facilitándoles el manejo de operaciones logísticas”, dice el director ejecutivo de la Cámara de Usuarios de Zonas Francas de la ANDI.

Esto, además, hace de las Zonas Francas “el esquema más apropiado para el crecimiento de las inversiones de las micro, pequeñas y medianas empresas que quieran aprovechar los beneficios e incentivos del régimen franco para impulsar su desarrollo”, destaca Sandra Martínez.

La noticia es que todavía existen cerca de siete millones de metros cuadrados completamente desarrollados para la instalación de nuevas empresas, lo que representa un gran espacio de impacto para el sector de las pymes.

También es necesario mencionar que entidades como ProColombia y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo apoyan de manera decidida este instrumento y desarrollan acciones y estrategias de capacitación tanto a operadores y usuarios, como a empresarios en todo el país.