Alberto Schelesinger Vélez

¿Y de la democracia qué?

El sistema democrático en Venezuela socabado poco a poco por la eliminación de la división de los po

Alberto Schelesinger Vélez
POR:
Alberto Schelesinger Vélez
enero 12 de 2011
2011-01-12 11:56 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb666562c84.png

Como lo habíamos adelantado, el “régimen” que gobierna a Venezuela produjo las decisiones políticas complementarias para eliminar los resultados de las últimas elecciones parlamentarias que a nivel nacional le dieron la mayoría a la oposición.

El proceso de desmonte del sistema democrático en Venezuela con la violación sistemática de la Constitución, desde su expedición, ha venido socabándolo poco a poco mediante la eliminación de la división de los poderes públicos y la manipulación de los procesos electorales en beneficio de un sistema autoritario concentrado en cabeza del “Presidente comandante líder de la revolución”.

Igualmente, han ido cayendo las instituciones cuya independencia es la base del sistema democrático como lo son los organismos de control o las fuerzas armadas. Este proceso se ha acelerado en la medida en que la situación económica y social del país se deteriora y la oposición se organiza recuperandose del erróneo acto de protesta de haber abandonado los organismos de representación popular.

Lo sucedido en los últimos meses es una consecuencia del último capítulo de la destrucción de la democracia en Venezuela. Los primeros gobernadores y alcaldes de la oposición elegidos en las principales ciudades y Estados, empezando por la capital, fueron maniatados mediante el nombramiento inconstitucional de representantes del régimen con atribuciones superiores en sus jurisdicciones o a través de la asfixia presupuestal.

Ello no fue suficiente y el sistema se preparó con decisiones encaminadas a asegurar el futuro anulando cualquier posibilidad de la oposición. Modificó las normas y el mapa electoral, produciendo el absurdo democrático de que con la mayoría en votos del 52% quienes se le oponían sólo lograron el 40,6% de la representación en la Asamblea.

Entonces, para elegir un representante del partido oficial se requirieron 54.388 votos y para uno de la oposición, 88.657 votos. Pero ahí no paro la cosa. Como el régimen no acepta ningún tipo de ingerencia y no contaba con las dos terceras partes en materia legislativa, la Asamblea Chavista, antes de terminar su periodo en pocos días otorgó mediante una ley habilitante al Presidente la facultad de legislar prácticamente en todo durante año y medio.

Con ello le cerraron el camino a los nuevos representantes de la oposición para actuar y, cambiaron el reglamento limitando las sesiones a cuatro por mes, las cuales sólo podrán ser transmitidas por los canales oficales, y el tiempo de intervención a 15 minutos. Además, en uso de su mayoría forzada, muy seguramente impondrán las directivas en las comisiones que quieran, como en la del Parlamento Andino, donde ya lo hicieron. Para cerrar con broche de oro, expidieron la llamada Ley “anti talanquera”, que impide bajo la pena de llegar a perder la investidura el disenso de los miembros de la bancada oficialista y a tres de los parlamentarios elegidos por la oposición que han sido sometidos a procesos penales sin sentencia definitiva, se les ha impedido posesionarse violando la Constitución y sus derechos para reducir el número de representantes de esta.

Todo esto sucede ante la indiferencia de la comunidad internacional donde unos pocos comparten los ideales y sistema del régimen de Chavez. Otros han sido comprados mediante las enormes dádivas que les ha dado o prometido. Y otros atemorizados no quieren molestar al agresivo y vociferante líder. Con la disculpa de la no intervención y el respeto a las decisiones internas usado sin rubor por el régimen, se viene permitiendo que la democracia que muchos dicen defender y los principios y compromisos de la Carta Democrática de la OEA sean destruidos. Con seguridad en un futuro no muy lejano tendremos que responder al pueblo Venezolano y a los principios democráticos por este abandono que el mundo libre vergonzosamente ha adoptado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado