Alberto Schelesinger Vélez

Dos caras de la misma amenaza

Se calcula que en 1900, el 12,4% de la población mundial era musulmana. En el 2025, sería el 30%. Su

Alberto Schelesinger Vélez
POR:
Alberto Schelesinger Vélez
mayo 21 de 2009
2009-05-21 06:32 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb666562c84.png

Con niños, mujeres y aviones usados como explosivos, hasta con la bomba atómica de Irán, el mundo está amenazado por actos demenciales de los que nadie está a salvo.

El último capítulo lo representa Paquistán, país con armas atómicas, donde la ausencia de una mano fuerte ha debilitado la capacidad del Estado y potenciado la presencia de los extremistas islámicos cuya acción puede desestabilizarlo.

Dentro del Islam se engendran los grupos más extremistas, violentos y excluyentes que hoy predican y aplican inflexiblemente postulados que rigen férreamente todos los aspectos de la vida en la misma forma que lo hacían 1.300 años atrás. Desde los más elementales derechos como la educación de la mujer hasta la amenaza reiterada de borrar países de la faz de la tierra.

Dichas acciones, desarrollo de un fanatismo exacerbado hacia el despreciado 'infiel' tiene otra cara y es el rápido crecimiento y penetración islámica donde más que establecer preceptos y formas de vida con consecuencias en el más allá, las impone en esta, con un total aislamiento y exclusión de las culturas, tradiciones, principios y hasta formas propias de los lugares donde se asienta.

No lo hemos sufrido en Colombia. Pero en ciudades y comunidades de Europa, E.U., Canadá, entre otras, con mayoría o importante proporción musulmana, se vive la imposición, intransigencia y control extremos que los convierte en verdaderas colonias irreductibles.

La misma actitud que en sus países y lugares de origen aparta otras religiones y culturas. Son los estados teocráticos por excelencia que subsisten en el siglo XXI, donde la norma de vida y el Estado de Derecho lo constituyen preceptos religiosos, inalterables por los ciudadanos.

Por ello es que debe preocuparnos su proliferación, como no debería serlo si habláramos de otro tipo de religión como el Hinduismo y el Budismo. Bien lo dijo uno de sus dirigentes: Muhamar Kadafi.

Para él "hay señales de que Allah nos dará la victoria en Europa, sin espadas, armas o conquista. No requerimos de terroristas o de homicidas con bombas. Los más de 50 millones de musulmanes (en Europa), lo convertirán en un continente musulmán en pocas décadas".

Y tiene razón. La inmigración descontrolada de los años 50 y 60 en países como Alemania o los beneficios a las ex colonias en Inglaterra o la utilización de los más prolíficos inmigrantes en Italia con fines electorales, impulsaron calladamente esta colonización, para llegar hoy a lo que Oriana Fallaci en sus tres fundamentales obras de denuncia, llama 'Eurabia'.

Se calcula que en 1900, el 12,4% de la población mundial era musulmana. En el 2025, sería el 30. Su tasa de crecimiento anual sería del 2,91 %, superior a la de la población mundial. En el mundo habría 1.550 millones de musulmanes.

Mientras la tasa de crecimiento de la población en la Unión Europea es del 1,38% anual, en Francia, por ejemplo, con 6,4 millones, la musulmana sería del 8,1 y en el 2027, el 20% de la población total sería musulmana.

En Inglaterra, hace 30 años habría 80.000 musulmanes. Hoy 2.5 millones. En Rusia 23 millones. En Alemania habría 3.4 millones de musulmanes y según se dice, el Gobierno alemán, señalando la disminución en la tasa de crecimiento de la población local, anota que los 52 millones de musulmanes en Europa, llegarían al doble en 20 años. Se anota que el 50% de los recién nacidos en Holanda y Bélgica serían de familias musulmanas.

En Canadá, cuyo crecimiento poblacional ha sido en los últimos tiempos inmigratorio, la participación musulmana es la mayor. En E.U. donde hay 9 millones de musulmanes, se afirma que en 30 años esa cifra llegaría a los 50 millones. En Brasil habría 3.8 millones. 

albertosch@cable.net.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado