Alberto Schelesinger Vélez

Magnicidio impune

15 años han transcurrido desde el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado. 15 , sin que se haya producido

Alberto Schelesinger Vélez
POR:
Alberto Schelesinger Vélez
noviembre 04 de 2010
2010-11-04 07:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb666562c84.png

Quince años han transcurrido desde el aleve asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, a las puertas de la Universidad Sergio Arboleda. Quince años, sin que se haya producido el mínimo resultado sobre los autores materiales y, ante todo, intelectuales de esa vil acción. Tremendamente incómoda, imposible de soportar, resultaba para los oscuros hilos del poder la presencia acusadora y transparente del líder conservador.

Como lo seguiría siendo, hoy en día, ante el complot que asecha al Gobierno y las instituciones para lograr, mediante la desestabilización, la corrupción y el descrédito, la infiltración en sectores vitales de la sociedad y el poder público, lo que por las armas les está definitivamente vedado alcanzar.

Como un aporte, sin más pretensiones que recordar sus propias palabras premonitorias, cuando estuvo cobardemente secuestrado por el hoy amnistiado M19, quiero traer estos párrafos suyos que espero sirvan para que quienes han olvidado, intencional o indolentemente, recuerden; quienes eran muy jóvenes o no lo vivieron, tomen conciencia; y para quienes han debido investigar y encontrar, vergüenza:

"Soy un resistente. ¿Es que acaso he sido otra cosa? Y espero seguir siéndolo durante los días que vengan. Durante lo que me quede de tiempo. Hasta el fin. El fin está cercano. Se avecina. Lo veo sin temor. Debe ser ciertamente el comienzo de la vida en Dios.

Resistir es una razón de vivir. En un momento dado, eso basta. Porque esta es decisión de mantenerse en pie sobre los principios que uno ha profesado, esta es la gran proclama del espíritu. Vemos que ideas creadoras, empresas valiosas, fuertes voluntades sucumben sin otra causa que la de no haber logrado resistir.

Ser un resistente es una categoría humana. Es una prueba. Es una fijación de la persona que exige la fijación de valores fundamentales. En el comienzo hubo necesariamente una toma de conciencia. Si uno resiste es porque uno cree obedecer a un imperativo interior, subyugante, imposible de rechazar". "En dos o tres días me van a suprimir.

Me van a despojar de la octava parte de mi vida probable en la tierra. También suprimirán la vejez y la enfermedad, dos perspectivas que necesariamente he contemplado. Parece que ya no me quedan sino unos disparos de ametralladora, varios, y si Dios quiere, superabundantes".

Finalmente, un poco de tiempo después llegaron los disparos. Y esta sociedad, este país, estas instituciones, por quienes tanto luchó y a quienes tanto dio Álvaro Gómez Hurtado, y que para tantos fue esperanza, seguridad de lucidez y probidad vigilante, lo menos que han podido hacer, no lo han hecho: impartir justicia, desenmascarando a sus asesinos para juzgarlos como lo exige la ley.

Quienes se benefician del olvido cómplice y se escudan en el paso del tiempo, pronto tendrán, de nuevo, un motivo de preocupación, que ojalá les remueva la careta, en el recuento acusador de una investigación imposible, próximo a ser publicado. Ojalá sirva, y Dios quiera que no lo ametrallen como lo hicieron con Álvaro Gómez.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado