Alejandro Martínez Villegas

La inviabilidad de las operaciones petroleras

Alejandro Martínez Villegas
Opinión
POR:
Alejandro Martínez Villegas
agosto 26 de 2014
2014-08-26 03:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/16/56c3386dce81d.png

El principal reto del país en materia petrolera es aumentar el nivel de reservas, pero no será fácil lograrlo, ya que las empresas no están pudiendo operar en muchas regiones en el país. Su vigoroso crecimiento las ha vuelto blanco de apetitos económicos y políticos que han logrado, mediante bloqueos, profundizar un estilo de relación transaccional que afecta la viabilidad de sus operaciones.

Es variada la respuesta de los funcionarios gubernamentales, responsables de arbitrar estos conflictos. Hay quienes ven en los bloqueos una oportunidad de aumentar las inversiones en su municipio o consideran que sería un error político aparecer apoyando a las petroleras multinacionales, así tengan claro que es su deber legal. Otros piensan que estas deberían tener programas de gestión social (como si no los tuvieran) y que con eso se prevendrían los conflictos, como si la causa de los bloqueos fuese producida por una mala gestión de relacionamiento de las petroleras.

De otro lado, quienes entienden que la problemática trasciende el actuar de estas empresas porque estamos frente a intereses ajenos a las mismas y a su responsabilidad, han impulsado acciones institucionales loables, pero con bajo impacto porque no responden a una definición estratégica que unifique esos bien intencionados esfuerzos aislados.

El resultado final es que en los últimos cuatro años pasamos de 90 bloqueos anuales a más de 500. La tendencia es preocupante. Es rentable presionar a las petroleras para obligarlas a que cedan en parte o todo a las pretensiones de quienes las presionan mediante vías de hecho.

En un escenario de posconflicto, los desafíos son mayores. No solo serán regiones enervadas por el ‘despojo’ que sienten les hicieron al quitarles parte de sus ingresos por regalías. Se tratará de excombatientes guerrilleros incursionando -afortunadamente- en la política, pero que seguramente impulsarán mediante mecanismos democráticos, de participación ciudadana, prohibiciones o restricciones a la actividad petrolera en las lejanas regiones donde hoy hacen presencia violenta, regiones en las que el Gobierno ha brillado por su ausencia.

Ya se ha visto cómo hacen carrera los falsos dilemas de ‘petróleo o agua’ y ‘petróleo o agricultura’. Falsos, porque la exploración y producción de hidrocarburos implica muy bajos consumos de agua (0,3 por ciento del consumo nacional) e ínfimas extensiones de territorio (1 por ciento de los bloques petroleros adjudicados).

Y estas equivocaciones, más la militancia en ideologías políticas en contra de los capitales privados, generarán un posconflicto en el cual se promoverán todo tipo de decisiones locales y regionales, prohibiendo o restringiendo la actividad petrolera. Esto, en regiones con bajos niveles de gobernabilidad, con una muy débil o casi inexistente presencia de las instituciones estatales.

Así que el desafío es enorme y la tendencia actual no es halagüeña. Pero son buenas las noticias desde el Gobierno, en el sentido de que se ha estructurado un plan de choque, liderado por el Presidente de la República, para garantizar la viabilidad de las operaciones petroleras en el país. El nuevo Ministro de Minas y Energía conoce como el que más esta problemática y su cercanía al Presidente seguramente será clave para avanzar en el propósito de garantizar que las empresas operen, que el petróleo siga siendo la mejor oportunidad del país para acelerar su desarrollo económico.

Alejandro Martínez Villegas
Exviceministro de Minas y Energía
amartinez@amvconsultores.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado